Jorge Freytter, la vida entregada al cambio

  • 31 Août 2017

“Persona comprometida, capaz de ayudar a cualquiera que lo necesitara, cercano a su familia y honesto como pocos”, así recuerda Jorge Enrique Freytter Florián a su padre, el profesor, abogado y sindicalista egresado de la Universidad del Atlántico de Barranquilla, cuya vida fue apagada el 28 de agosto de 2001 a manos de agentes del Estado, que en este momento se encuentran en absoluta libertad.

 

Con camisas de algodón mangas largas y botas de cuero solía vestir Jorge Adolfo Freytter Romero, el samario Licenciado en Ciencias Sociales y Económicas, perteneciente a la Asociación de Jubilados de la Universidad del Atlántico (ASOJUA), Asociación de Profesores Universitarios (ASPU) y Cooperativa de trabajadores, profesores y jubilados de la Universidad del Atlántico (COOTRAUDEA).

 

Su capacidad intelectual, la lucha por proteger los derechos de la educación pública y garantizar su calidad lo llevaron a convertirse en un líder para sus compañeros de facultad, este seguidor de las tesis marxistas-leninistas, logró que sus pensamientos fueran seguidos por movimientos que convivían al interior de la Universidad.

 

El 3 de 10 hermanos y hermanas, su padre Nestor Freytter Puertas afirma que, desde niño le gustaban los baños de mar y en época de vacaciones ir a visitar a sus abuelos maternos en una pequeña finca ubicada en la zona bananera.

 

La capacidad de liderazgo lo llevó de Santa Marta a Barranquilla y no en las mejores condiciones, ya que a sus 23 años, cuando estaba terminando sus estudios en la Escuela Normal para Varones de Santa Marta, sufrió las consecuencias que estaba dejando el gobierno de Misael Pastrana, puesto que el conservador ordenó capturar a los líderes estudiantiles y someterlos a consejo de guerra, razón por la cual tuvo que escapar.

 

Solía frecuentar la bahía de Santa Marta, se quedaba ahí, mirando a su alrededor, iba nadando hasta la boya de medición de profundidad, guiando a los buques de carga hasta el puerto marítimo, tenía un particular gusto por el pescado bocachico, muy popular en San Andresito, Barranquilla.

 

A sus 51 años, se encontraba realizando fuertes denuncias, debido a que el dinero que estaba destinado para los pensionados se estaba desapareciendo, desconociendo que los paramilitares se estaban apoderando de este, para poder financiar las campañas políticas de sus representantes.

 

Durante sus 20 años desempeñándose como docente, ocupó diferentes cargos, fue jefe del departamento de admisiones de la Universidad del Atlántico, puesto al que renunció el 14 de abril de 1990 después de haber ejercido durante 3 años, también fue representante de los profesores en el Instituto Pestallozi, ante la junta de cesantías de la Universidad del Atlántico en 1994, para la época previa a su muerte se encontraba como comisionado de la ASOJUA, realizando gestiones en Ministerio de educación y en la Federación Nacional del Pensionado en Bogotá.

 

Un mes antes de la desaparición del sindicalista, fue detenido por los miembros de la SIJIN, argumentando una supuesta demanda por alimentos, que posteriormente se comprobó que todo fue un montaje para que sus victimarios pudieran reconocerlo previamente y planear su ejecución.

 

El 28 de agosto de 2001 el profesor se encontraba en la Asociación mientras las directivas estaban en una rueda de prensa, cuando se dirige para su casa ubicada en el Barrio San Isidro en Barranquilla, es abordado cerca de las 12:30 pm por personas que se lo llevan a la fuerza, en una camioneta roja con vidrios polarizados y destino incierto.

 

A la mañana del 29 de agosto de 2001 es encontrado un cadáver en la vía que conduce de Barranquilla a Ciénaga, cerca de Palermo-Magdalena, con señales de tortura y un impacto de bala en la cabeza, es identificado como Jorge Freytter.

 

El único testigo que presenció los hechos fue Carlos Arturo Romero Cuartas, alias “Monteria” perteneciente a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) bloque norte, quien en su declaración con la fiscalia, confiesa que, cuidó al profesor mientras estuvo esposado en una bodega de Barranquilla, en donde fue cruelmente torturado y posteriormente ejecutado, también involucra a Albeiro de Jesús García Rendón y Rafael Mariano Silvera, soldado profesional y agente del Grupo de Acción Unificada por la Libertad Personal (GAULA) respectivamente.

 

Desde el 26 de diciembre de 2008, el Teniente Flover Argency Torres y el patrullero del GAULA German Antonio Sáenz Cuesta tienen medida de aseguramiento y hasta el día de hoy no se sabe absolutamente nada de su paradero.

 

El 18 de junio de 2010 el Juzgado Único Penal del Circuito de Barranquilla, profirió sentencia por los delitos de secuestro extorsivo agravado, homicidio agravado y concierto para delinquir en contra de Rendón y Silvera. El 1 de abril de 2013 el Tribunal Superior de Distrito Judicial de Barranquilla absuelve a Albeiro de Jesús García y Rafael Mariano.

 

El 10 de julio de 2017 la Asociación Jorge Adolfo Freytter Romero (AJAFR), realiza una petición al GAULA para que, informen acerca del proceso que se está llevando para encontrar a los agentes del Estado involucrados en el crimen. El 24 de julio del mismo año, GAULA responde a la petición de (AJAFR) informando que ha puesto el trámite a la INTERPOL para que, determinen si se tiene algún requerimiento judicial en contra de Torres Sánchez y Antonio Sáenz.

 

Así fue el líder sindical, un amante de los libros de Literatura Rusa, China pero sobre todo Latinoamericana, aquel hombre que siempre quiso desarrollar un pensamiento crítico en sus estudiantes, cuyo único fin era la construcción de la paz con justicia social.

 

Víctima de Estado Colombiano y que transcurridos 16 años de su magnicidio, aún se siguen buscando a los responsables de este atroz crimen que apagaron la voz del profesor universitario. 

 

 

 

 Fuente : https://ximenava.wixsite.com/misitio/single-post/2017/08/27/Jorge-Freytter-la-vida-entregada-al-cambio-2