Uribe criminaliza las asociaciones campesinas

El 29 de septiembre de 2007 fueron asesinados durante una asamblea campesina, Andrés Gil, Oscar Duque, Mario Martines y Evaristo Mena, dirigentes de la Asociación Campesina del Valle del Rió Cimitarra. Tanto el apartamento como la oficina, situados en Barrancabermeja, fueron violentados, los computadores y los documentos de la organización, fueron confiscados. El 11 de junio último Miguel Ángel González Hueca y Ramiro Ortega Muletón fueron arrestados cuando participaban en una reunión del Consejo de Acción Comunal que se desarrollaba en Pueblo Nuevo, Municipalidad de Yondó en el Noroeste Antioqueño.

Demanda judicial contra la Asociación Campesina del Rió Cimitarra

Las detenciones tuvieron lugar dentro del marco de un proceso por el delito de rebelión, lanzado por la Fiscalía Seccional Tercera Delegación ante los Jueces del Circuito de Barrancabermeja, quienes luego acordaron la competencia para que la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía de la ciudad de Medellín la continuara. Once de los doce miembros de la Junta Directiva de la Asociación Campesina del Valle del Rió Cimitarra están comprometidos, como también otros miembros del equipo de trabajo. Seis fueron privados de la libertad y sobre los otros hay orden de captura.

Dicho proceso se basa sobre las declaraciones de supuestos ex guerrilleros que fueron acogidos dentro del programa de reinserción. Se trata de un programa que hace parte de la política gubernamental de “seguridad democrática”, en el que se les otorgan ventajas a los guerrilleros que abandonen las armas a cambio de informaciones “eficaces contra las guerrillas” (ventajas no solamente jurídicas y económicas sino también en los informes de inteligencia militar, que solos no podrían servir de prueba).

La Asociación Campesina del Valle del Rió Cimitarra (ACVC), fue creada en 1996 durante las marchas campesinas en San Pablo y Barrancabermeja, para exigir del gobierno inversión social y respeto por los Derechos Humanos; sus antecedentes remontan a 20 anos de defensa por los derechos del campesinado de la región. Se trata de una organización regional que integra los objetivos de la comunidad campesina a través de Juntas de Acción Comunal, cooperativas, pequeños comités de pesca y otros grupos de trabajadores rurales, dentro del marco de la defensa integral de los Derechos Humanos y la lucha por la tierra.

En junio de 2007 se originó una grave crisis humanitaria causada por la violación de derechos humanos, en la que centenares de campesinos del Valle del Rió Cimitarra tuvieron que abandonar sus parcelas y se declararon en Refugio Humanitario en la ciudad de Barrancabermeja. Dentro de dicho contexto el presidente Álvaro Uribe se reunió con la ACVC y se comprometió a fomentar el proceso de levantamiento de la suspensión de la Zona de Reserva Campesina (ZRC), precisando que ello solo se podría llevar a acabo con el consentimiento de las Fuerzas Militares. El 5 de junio de ese mismo año se concluyó un acuerdo entre el gobierno nacional y la ACVC, en el que el primero se comprometía a garantizar los Derechos Humanos, a dar alternativas a los cultivos ilícitos y a lanzar el proceso de levantamiento de la suspensión de la Zona de Reserva Campesina del Valle del Rió Cimitarra.

Las acusaciones lanzadas contra la ACVC y sus dirigentes, señalan que dicha asociación es una organización creada por la guerrilla de las FARC a la que ésta le obedece ciegamente, cuyos objetivos son el de desacreditar las Fuerzas Militares denunciando las violaciones de derechos humanos por éstas cometidas, combatir las fumigaciones de glifosato para asegurar los ingresos de los cultivos de coca a la guerrilla y colectar las ayudas financieras de la cooperación internacional – especialmente las de la Unión Europea – para ingresarlas a dicha guerrilla. También se declaró que los campesinos jamás benefician de proyectos de producción sostenible por la ACVC los cuales son financiados por la UE, asegurando que dichos fondos acaban siempre en manos de la guerrilla y que todas las organizaciones de Derechos Humanos, nacionales e internacionales que sostienen la ACVC, son igualmente aliados de las guerrillas.

El proceso comenzó en 2005 y actualmente, la defensa de los dirigentes encarcelados presentó a la Fiscalía numerosas piezas que prueban la legitimidad, la legalidad y la transparencia de las intervenciones de la Asociación Campesina del Valle del Rió Cimitarra, como también todos los proyectos, acuerdos y contratos de cooperación, los informes narrativos y financieros, las convenciones académicas suscritas con entidades públicas y privadas; numerosas personas que hacen parte de la ACVC o que han sostenido o desarrollado trabajos coordinados por ésta entidad, se presentaron a la Fiscalía y demostraron que las acusaciones contra esta asociación son falsas.

Dichas detenciones y en general la persecución sistemática contra la ACVC han sido amplia y públicamente condenadas por numerosos organismos nacionales e internacionales comprometidos en la defensa de los Derechos Humanos, la causa de la justicia social y la construcción de la paz en Colombia; aquellas personas que han sostenido o desarrollado trabajos coordinados por la ACVC expresaron igualmente su conocimiento y confianza en la legitimidad, la transparencia e hicieron hincapié sobre la necesidad de su acción a favor de sus compromisos.

Continuar la campaña de denuncia y sostén a la Asociación Campesina del Valle del Rió Cimitarra, se revela indispensable, con miras a obtener la liberación de Miguel y Andrés, de exigir al Estado colombiano las garantías necesarias para que sea posible continuar la obra de la ACVC la cual favorece la defensa del derecho a la tierra, a través del levantamiento de la suspensión de la Zona de Reserva Campesina, de la defensa de los Derechos Humanos y la construcción de la paz con justicia social para el campesinado.

Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra – Humanidad Vigentes

Junio 2 de 2008

Contacto: Asociació[email protected] ; [email protected]

Traducción: Maria Piedad Ossaba