Llamado a los intelectuales del mundo entero

Lo que Occidente no quiere admitir

¿ Puede expresarse una opinión diferente de la que predomina en Occidente sobre la situación genocida en Palestina ? Al parecer, eso parece casi imposible. Los datos están tan manipulados que incluso las personas de buena fe son engañadas. Todos no se dejan engañar y las manifestaciones internacionales son alentadoras, pero los discursos oficiales y mediáticos se vuelven armas de encierro. Impiden la crítica. El sistema occidental, a pesar de la diversidad de palabra, impone sobre ciertos temas una única manera de ver. Llamo a que nos cuestionemos sobre lo que Occidente se niega a admitir. En Gaza, no se trata de una guerra parecida a las otras, ni de una agresión banal, sino que concierne el porvenir del mundo. ¿ Regirá el derecho las relaciones internacionales o gobernará el mundo la ley de la selva ?
Fuentes : :www.mustapha-cherif.net

26 diciembre 2008

Toda persona objetiva sólo puede sentir estupefacción ante las reacciones de las autoridades de Occidente que pretenden que esta agresión es “defensiva” y, en el mejor de los casos, colocan en el mismo plano a las partes en presencia, ocultando la injusticia que padece el pueblo palestino desde hace 60 años. ¿ Quién reconocerá que hay opresores y oprimidos, colonizadores y colonizados, agresores y agredidos ? Todo llamamiento a la paz que no vaya acompañado de una distinción y de una denuncia de la injusticia no puede ser oído. El mito burdo de un cerco de Israel ya no puede perdurar. Después de años de tergiversaciones – porque el mundo árabe es inocente de los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra mundial para con los judíos – en 1979, Egipto firmó un acuerdo de paz. Fue imitado, en 1996, por Jordania. Desde el año 1991, cuando la Conferencia internacional de Madrid, la voluntad de paz de los Árabes, basada sobre la recuperación de los Territorios ocupados desde junio 1967, es evidente. En 1993, las autoridades palestinas han aceptado el proceso de paz sin tener la garantía de construir su Estado.

Desde entonces, los palestinos sobreviven en una prisión en descampado, bantustán que ocupa tan sólo el 8% de los territorios que les corresponden. En 2002, por unanimidad, los 22 países árabes someten una solución diplomática de normalización confirmada más tarde en cada cumbre. A eso, Estados Unidos e Israel siempre han preferido el lenguaje de la fuerza y la demonización de los musulmanes. Esa trágica injusticia ha empeorado. A fuerza de explotar los crímenes cometidos por grupos político-religiosos manipulados, empujados a la desesperación y asimilados al Islam, Occidente, desde el derrumbe del muro de Berlín, en 1989, y más aún después del “11 de septiembre 2001” se ha inventado un nuevo enemigo y no hace distinciones para desviar la atención de los impasses políticos. Al contrario de lo que se propala, la inmensa mayoría de los musulmanes, en el mundo, rechazan la instrumentalización de la religión y el islamismo que son el anti-Islam. Además, en Palestina, lo que tenemos es un problema de colonización. Frente a la brutalidad de la represión, el atentismo de la mayoría de las élites y de las autoridades morales y religiosas, en Occidente, es inaceptable.

El mismo papa no interviene, cuando tres días antes, con motivo de la Navidad, llamaba a la paz en Oriente Medio. ¿ Es que pueden el miedo y la propaganda volver hasta ese punto ciegos, mudos y, por consiguiente, cómplices ? Los islamófobos sólo ponen el acento en la violencia episódica de los débiles y no en aquélla, a gran escala y permanente, de los poderosos. Peor aún, toda crítica de los crímenes de guerra de Israel es asimilada a antisemitismo. Terrorismo de un régimen potente dotado de armas de destrucción masiva, Estado diferente de los otros, de fronteras desconocidas, que actúa impunemente contra una resistencia legítima ya que defiende el derecho a vivir libre y dispara contra fuerzas de ocupación. ¿ Qué hacer a sabiendas de que los regímenes árabes felones son ilegítimos, pasivos o cómplices ? Se trata de denunciar sin tregua la barbarie que el mundo occidental deja prevalecer sin olvidarse de que no-musulmanes de todos los países son solidarios de los palestinos. Es urgente exigir sanciones internacionales contra Israel y la cita de los responsables israelíes ante una corte de justicia internacional.

Como hace tres años, a continuación de la agresión contra el pueblo libanés, todo no-musulmán debe comprender por qué son insoportables esas masacres. La actual guerra total, por aire, tierra y mar, de una potencia militar cada día más parecida al fascismo, con casi 500 muertos palestinos y más de 3 000 heridos, demuestra que nos situamos al principio de una “solución final” para aniquilar al pueblo palestino y, por consiguiente, la noción de libertad en el mundo. “Sólo nos pararemos cuando hayamos acabado la tarea”, repiten los jefes de la soldadesca sionista. Después de un largo bloqueo, es la continuación del muro del apartheid en Cisjordania, de las ejecuciones extrajudiciales, de los crímenes de Chabra y Chatila, de Jenine, de Naplús… Llevar a cabo represalias feroces, premeditadas y preparadas desde largo tiempo, contra operaciones irrisorias de muy poca amplitud como son los disparos de cohetes, con operaciones de guerra total y de destrucción masiva, prueba que lo que importa no es el pretexto sino un proyecto de dominación. Los países europeos cierran los ojos y les piden a las víctimas, cortadas del mundo y condenadas a vivir en condiciones inhumanas, que reconozcan a su verdugo. Esta política inicua está condenada a fracasar. En Gaza, los palestinos unidos resisten y luchan. Apoyarlos es defender la dignidad humana y nuestro propio porvenir.

¡ Qué locura esta guerra perpetrada por Israel ! ¿ Cómo podrán creer los sionistas que sembrando la muerte y el odio y manteniendo a un pueblo bajo un diluvio de fuego es cómo podrán conseguir la paz y la seguridad ? El sionista no parece poder vivir sino en el belicismo. A los profetas bíblicos es a quien se traiciona, al judaísmo es a quien se traiciona. Así como es traicionado el profeta cada vez que un “islamista” mata a un inocente. Aunque su ideología es discutible, el problema no es “Hamas”, movimiento de resistencia, escogido democráticamente por los palestinos y que nunca cometió un atentado fuera del territorio del ocupante, y nada hará doblegarse la voluntad de libertad de los palestinos.

Un millón de resistentes volverán a nacer de las cenizas de Gaza. Sin justicia no puede haber paz. La impunidad destruye la imagen del Occidente moderno y cava la tumba del actual “orden mundial”. Que los seres amantes de la justicia asuman sus responsabilidades. Si no, nada tendrá ya valor. ¿ Cuál es lo reprimido de esta guerra que Occidente no quiere ver ? ¿ Quién ha tomado al mundo como rehén ? Antes de que la humanidad se hunda, decídnoslo.

Traducido por Manuel Colinas para Investigaction.

/