La vergonzosa situación de Cisjordania

En todo el mundo, millones protestan en contra de la brutal agresión sionista en contra de Gaza. Enormes manifestaciones en países árabes, asiáticos, europeos e incluso en los países más alejados como Chile, Brasil, Venezuela, México y Argentina.

Mientras tanto en Cisjordania, no pasa nada. El silencio reina en todas partes. Algunas tímidas expresiones dirigidas por el oficialismo palestino y aquellos que negocian la “Paz” con Israel.
Fuente: Departamento de derechos Humanos, Comité Democrático Palestino – Chile

http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=12023

La información proveniente de Palestina, hablan de una brutal represión en contra de aquellos que pretenden expresar su ira y dolor por lo que pasa en Gaza. Un ejemplo claro de esto, es la bestial agresión y detención por parte de agentes de la Autoridad Palestina de militantes y simpatizantes del Frente Popular para la Liberación de Palestina en el campamento Al-Ein en las cercanías de Nablus por “atreverse” a protestar públicamente por lo que sucede con sus hermanos en la Franja (02-01-2009). En esta misma ciudad, la mas grande de Cisjordania, agentes de seguridad rodearon la única manifestación impidiendo su avance y obligando a los manifestantes a disolverse.

Los servidores de la Autoridad Palestina, podrán dar todo tipo de justificativos y explicaciones, e incluso hacen dudar de la veracidad de estas noticias, sin embargo, la realidad es una: Cisjordania bajo silencio total.

En los pueblos palestinos ocupados el año 1948, como Sejnin, Nazaret, Haifa o Um al Fahem, decenas de miles se han manifestado, a pesar de la represión israelí sin embargo en Cisjordania el férreo control de los agentes palestinos ha sido más eficaz y ha logrado callar todas las voces.

Los palestinos están exhaustos y decepcionados con la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna Cisjordania, y con la tibia reacción ante la masacre de su presidente, Mahmud Abbas.

Munther Amira, líder de las juventudes de Fatah en Belén señala: “la gente está muy enfadada con la ANP. No podemos hacer nada”.

Nader Abu Amsha, vicealcalde de Beit Yala, pueblo lindante con Belén, también se siente amargado. Seguidor del izquierdista Frente Popular, esperaba una actitud acorde con la gravedad del asalto israelí. « La población tiene la impresión de que la Autoridad colabora con Israel. Al menos podrían haber presionado a Egipto para que abriera la frontera, pero no hacen nada », comenta junto al campo de refugiados de Aida, adyacente a Belén. Cerca, los agentes no pierden ripio.

La actitud de los cuerpos de seguridad palestinos es de las que agradan a sus homólogos israelíes. Cuando el jefe del Comando Central del Ejército israelí, Gadi Shamni, dice estar satisfecho con el desempeño de las fuerzas policiales de la Autoridad Nacional Palestina, la lectura en las calles palestinas es bien diferente: los agentes de la ANP hacen el trabajo sucio a Israel. Lo piensan incluso muchos policías que ejecutan la misión de reprimir a los grupos armados y clausurar docenas de instituciones vinculadas a Hamás: orfanatos, clínicas, centros comerciales, casas de cambio, escuelas.

En la plaza de la Iglesia de la Natividad, donde una docena de abogados protesta por los « crímenes contra la humanidad » perpetrados en la franja, Rana y Fawaz sentencian: « Fuera, fuera todos », en alusión a los líderes de la Autoridad. (Declaraciones y expresiones publicadas en el Diario El Pais de España 31-12-2008)

La situación es vergonzosa, la Autoridad Palestina, ha logrado cumplir cabalmente con las instrucciones israelíes.