¿ Darles una buena lección a los palestinos ?

El primer canal (israelí) de televisión ha emitido este sábado por la mañana una mezcla interesante : los corresponsales hablaban desde Sderot y Ashkelon, pero las imágenes venían de la franja de Gaza. Así el reportaje emitía, involuntariamente, el mensaje conveniente : un niño de Sderot es como un niño de Gaza y quienquiera que le haga daño a uno o al otro es encarnación del mal.

Pero el asalto a Gaza exige menos una condena moral que algunos recuerdos históricos. La justificación que se ha dado, así como los blancos elegidos, constituyen una reposición de aquellas mismas hipótesis fundamentales que han resultado falsas, desde siempre. Lo que no le impide a Israel volver a sacarlas del sombrero, una y otra vez, guerra tras guerra.

Titulo original : Gaza : de algunas falsas hipótesis

Ha’aretz, 29 de diciembre de 2008

Fuente : http://www.haaretz.com/hasen/spages…

Israel golpea a los palestinos para “darles una lección”. Se trata de una concepción que acompaña a la empresa sionista desde sus orígenes : somos los representantes del progreso y de la Ilustración, de la racionalidad y de la moral, cuando los árabes sólo son muchedumbres primitivas y violentas, niños ignorantes que han de ser educados y a quienes se ha de enseñar la sabiduría con el método del palo o la zanahoria, claro está, como lo hace el arriero con su borrico.

El bombardeo de Gaza también es supuesto « liquidar el régimen del Hamas”, lo cual corresponde a otra de las hipótesis de base del movimiento sionista : es posible imponer a los palestinos un liderazgo “moderado” dispuesto a renunciar a sus aspiraciones nacionales.

Corolario : Israel siempre se ha creído que los sufrimientos infligidos a los civiles palestinos harían que éstos se sublevarían contra sus dirigentes. Esa hipótesis ha resultado falsa, cada vez.

Todas las guerras de Israel tuvieron como fundamento otra hipótesis : no hacemos sino defendernos. “Medio millón de israelíes bajo el fuego” gritaba el título que cubría la portada del diario Yediot Aharonot del domingo. Como si la franja de Gaza no hubiera soportado un sitio de larga duración que ha destruido las esperanzas de toda una generación de poder vivir una vida que merezca la pena ser vivida.

Evidentemente, es imposible vivir bajo los tiros diarios de cohetes. Pero el Hamas no es una organización terrorista que mantiene rehenes a los habitantes de Gaza. Es un movimiento religioso nacionalista y una mayoría de los habitantes creen en la vía que éste ha escogido. Seguramente se le puede atacar; y con las elecciones a la Knesset en el horizonte, ese ataque podría incluso tener como consecuencia un alto el fuego, de una u otra manera. Pero existe otra verdad histórica que merece la pena ser recordada en estas circunstancias : desde el alba de la presencia sionista sobre la tierra de Israel, ninguna operación militar ha hecho avanzar el diálogo con los palestinos.

De todos los clichés el más peligroso es aquél de que no hay nadie con quien hablar. Eso nunca fue verdad. Existen incluso maneras de hablar con el Hamas, e Israel tiene algo que ofrecerle. Poner fin al sitio y permitir la libertad de circular entre Gaza y Cisjordania podría volver a poner de pie la vida en la franja de Gaza.

Al mismo tiempo, convendría desempolvar los viejos planos preparados después de la guerra de los Seis Días que preveían el desplazamiento de varios millares de familias de Gaza hacia Cisjordania. Esos planos nunca se llevaron a cabo porque Cisjordania estaba destinada a la colonización judía. Y esa hipótesis fue la más perjudicial de todas.

Traducido del francés al español por Manuel Colinas Balbona para Investigaction.