¿Cómo explicar el éxito del Hamas?

Para los grandes
medios de comunicación, el tema es claro: el Hamas es un grupo terrorista,
integrista y fanático. Sin embargo, este movimiento ganó las últimas elecciones
y su popularidad no deja de crecer ante los palestinos. ¿Por qué? Le
preguntamos a Mohamed Hassan, autor de « Irak frente a la ocupación »,
y uno de los mejores especialistas sobre Oriente Medio.

 

Entrevista:
Grégoire Lalieu y Michel Collon

Traducción:
Patricia Parga-Vega

Corrección: Lisette
Maillet H. y Rodrigo Olivares Vergara

¿Qué es realmente
el Hamas?

El Hamas nace de
uno de los más viejos movimientos políticos de Egipto, llamado los Hermanos Musulmanes.
La palabra “Hamas” significa el despertar, y hace referencia a algo que está en
erupción… Es un movimiento nacionalista islamista que se podría comparar al grupo
nacionalista irlandés que hizo frente a la ocupación colonialista británica, y
que se desplegó a partir de 1916 como movimiento de resistencia, el Irish
Republican Army. Como los irlandeses eran católicos y los colonos británicos
protestantes, el inquilino intentó hacer una guerra de religión. La religión
puede utilizarse para movilizar a un pueblo por una causa.

 

¿Qué contexto
histórico explica la aparición del Hamas?

Para comprenderlo,
debemos tener en cuenta distintos acontecimientos históricos. El primero, es la
guerra de los Seis Días que desacreditó al nasserismo en 1967. Nasser, fue un
Presidente egipcio que fomentó la revolución árabe por la independencia y el
desarrollo, pero a raíz de la severa derrota que le ocasionó Israel, su
ideología perdió influencia. Tras su muerte, Egipto e Israel entraron de nuevo
en conflicto en la guerra de Octubre, en 1973. Egipto y Siria querían recuperar
territorios bajo la ocupación israelí. Finalmente, Egipto e Israel firmaron un
acuerdo, pero este acontecimiento marcó una profunda división en el mundo árabe
entre los países que estaban dispuestos a aceptar las condiciones israelíes y
los que querían resistir como Siria, Argelia, Irak… por supuesto, la cuestión palestina
continuaba siendo un elemento crucial en estos conflictos. La resistencia a
Israel por otra parte había conducido a la formación de la OLP, la Organización
para la Liberación de Palestina, esta organización fue creada a fin de reunir
los distintos movimientos rebeldes para combinar sus esfuerzos. Antes de
negociar con esta organización -en los llamados Acuerdos de Oslo-, Israel la
consideraba como un grupo terrorista y le infligió varias derrotas que pueden
explicar la aparición del Hamas.

 

La primera derrota,
ocurrió con el denominado “Septiembre negro” de 1970. La OLP tenía su cuartel
general en Jordania donde el rey Hussein negoció un pacto con Israel para
reprimir brutalmente la insurrección palestina. La OLP entonces se vio obligada
a huir hacia Beirut. La segunda derrota importante, ocurrió en 1982. Israel
atacó el Líbano y la mayoría de los combatientes de la OLP debieron partir muy
lejos de Palestina. La dirección general de la organización se estableció en
Túnez. Es en este contexto particular que llega la primera Intifada en 1987. La
Intifada fue un levantamiento popular en reacción a la ocupación israelí que
empezó en Gaza y continuó en toda Palestina. Como lo dije, la OLP se situaba
muy lejos a ese momento. El Hamas al contrario se encontraba en Palestina y
participó de la Intifada. ¡Este acontecimiento marca la llegada de este
movimiento que comenzó en las prisiones!, que eran consideradas como un lugar
de castigo.  Sin embargo, tras la
encarcelación de los resistentes de la Intifada, esta situación va a cambiar
debido a que es en las prisiones, que el Hamas comenzó a reclutar y a
desarrollarse como organización. Con la Intifada, el Hamas se dio a conocer
ante la opinión pública de Palestina, Israel y ante la comunidad internacional.

 

¿Cómo la OLP
reacciona ante la Intifada?

Con el Intifada, la
OLP se dividió en dos alas: la más fuerte -cuya base se encontraba en Túnez-
era la que quería continuar con la resistencia; y otra -menos importante- la que
quería negociar un acuerdo. Los miembros de esta facción se ocultaban y no
tuvieron el valor de defender sus opiniones hasta los Acuerdos de Oslo, donde
se manifestaron oficialmente, y se volvieron más fuertes. Arafat era uno de los
estrategas de esta última, quien después del final de la primera Intifada,
utilizó las distintas corrientes palestinas con el fin de llevar la OLP a
territorio palestino.

 

¿Cuáles eran esas corrientes?

En primer lugar, estaban
los que deseaban seguir el combate contra Israel sin concesión a los que Arafat
debía marginalizar para obtener algo. Luego, estaban los que querían capitularse,
y que son quienes dirigen al Gobierno palestino hoy; y –finalmente- la
burguesía, que deseaba obtener beneficio de una negociación, a estos Arafat los
utilizó para obtener lo que quería. Ese proceso nos conduce a los Acuerdos de
Oslo en 1993, que permitieron a la OLP volver de nuevo a Palestina pero aparte
de eso, el resto fue una gran derrota. Los palestinos aceptaron un 22% de sus
tierras. ¡No hay ningún acuerdo en la historia que confiera a una parte sólo el
22% de lo que pide! La OLP deja de ser considerada como una organización
terrorista y gana el reconocimiento de Israel, pero no consigue mejorar
realmente la situación en Gaza y Cisjordania. No se mencionó nada en el acuerdo
para poner fin a la colonización israelí, este elemento desacreditó a la
autoridad palestina ante la población y también contribuyó al éxito del Hamas
como movimiento de resistencia. Otro componente importante, es el hecho de que
la autoridad palestina, que recibía fondos del Occidente, se convirtió en una
organización corrupta. Nada indica que el Hamas tenga este problema. Por una
parte, sus principales fuentes de ingresos proceden de un sistema basado en la
caridad del mundo musulmán, y dado que criticaron duramente a la autoridad
palestina sobre el problema de la corrupción, velan seriamente para que eso no
se produzca en sus filas.


¿Cómo explicar el éxito del Hamas?

Tres factores
explican el éxito del Hamas. El primero, es el mantenimiento de la resistencia
y la denegación de toda solución impuesta, lo que corresponde a la voluntad de
la población.

 

El segundo factor,
es que el Hamas exige la vuelta de los refugiados de 1948 y de 1967. En 1948,
después de la creación del Estado de Israel, se expulsó a muchos palestinos del
territorio. Con la guerra de los Seis Días en 1967, aproximadamente 300.000
refugiados fueron a Jordania. ¡En la actualidad, hay más de seis millones de
refugiados que no tienen el derecho a volver nuevamente a su país! En cambio, el
Estado judío de Israel acoge a cualquier judío de donde quiera que venga:
España, Rusia, Etiopía… ¡Personas que no se vieron nunca antes en Palestina! El
tema de los refugiados es un elemento importante de las pretensiones palestinas
de las que el Hamas se hizo portavoz.

 

El último factor
que contribuyó al éxito del Hamas es la eliminación en el seno de la comunidad
palestina de las personas corrompidas por Israel para obtener información. Algunos
fueron ejecutados, pero la mayoría –entre los que se contaban delincuentes, alcohólicos
o traficantes- fueron reinsertados mediante los programas sociales del Hamas.
La información no circuló más. Es muy importante, porque Israel había creado a
una sociedad palestina corrupta dónde estaban todos en contra de todos, lo que
se explotaba para construir una red de información y establecer un determinado
control sobre la resistencia. Esta es una  típica estrategia utilizada por las mentalidades
colonialistas. Los británicos la aplicaron en Irlanda del Norte, nada nuevo.
Pero el Hamas consiguió destruir esta red, lo que constituye una gran victoria
sobre Israel.


Algunos dicen que Israel favoreció deliberadamente la ascensión del Hamas. ¿Es
verdad esa afirmación?

¡En absoluto! No existe
ninguna prueba de eso. Israel toleró el Hamas esperando que ocurriera un  conflicto interpalestino. Querían debilitar a
la OLP y al Fatah, pero no se esperaban la calidad, la capacidad y la
organización de la que hizo prueba el Hamas desarrollándose de esa manera. Toda
potencia colonial tiende a considerar a los sometidos como niños ingenuos.


¿Cómo un movimiento islamista se volvió tan popular en Palestina?

Bajo la ocupación
de Gaza y de los otros territorios, no era posible para los palestinos discutir
abiertamente o incluso imaginar su futuro excepto en dos lugares: la mezquita y
la universidad. El Hamas era ya activo por supuesto en el primero, pero
enseguida comenzó, como cualquier otro partido político, a manifestarse en las
organizaciones estudiantiles. ¡El mercado se abre para todos los partidos! El
Hamas reclutó, entonces a jóvenes estudiantes brillantes, que se destacaban en
la sociedad debido a su dedicación y su honradez. Era fácil para el Hamas
convencerlos, ya que la voluntad de resistir los unía. ¡No hay misterio! El
Hamas expresa abiertamente lo que la población siente en su corazón. Con los
elementos más combativos, los más inteligentes y los más educados de la
sociedad, el Hamas pasó a ser una gran organización.

 

¿Cómo las
autoridades palestinas reaccionaron a la evolución del Hamas?

Estaban afectadas
por la corrupción y los escándalos, incluso varios periodistas palestinos las
condenaron por eso. Arafat era una especie de árbitro entre las distintas
facciones, pero después de su muerte, las contradicciones entre el Hamas y el
Fatah se volvieron antagónicas. Israel explotó estas disensiones y comenzó a utilizar
a Fatah para popularizar al Hamas, pensando que éste no aceptaría participar en
las elecciones. Esta es la razón por la que proyectaron rápidamente poner en
pie un escrutinio. Todo el mundo se sorprendió que el Hamas aceptara
participar, pero nadie estuvo realmente impaciente. Pensaban en efecto que el
movimiento, al presentar una manera de pensar dogmática y muy limitada, sería
superado por el partido mayoritario. Contra toda proyección, el Hamas creó una
coalición y ofreció una imagen flexible, muy lejos de lo que se habría podido
esperar de una organización fundamentalista. En realidad, el Hamas deseaba un
Estado islamista pero la realidad es diferente.

 

¿El Hamas va o no a
instaurar un régimen islamista en Palestina?

Un régimen
islamista es el objetivo último del programa del Hamas, pero se debe precisar
que no podrá nunca aplicarlo. En efecto, in situ, la organización está basada en
un movimiento patriótico, es necesario saber que la guerra brutal llevada por
Israel contra Gaza no sólo movilizó las fuerzas del Hamas, sino todas las
fuerzas patrióticas, incluidas las de Fatah. Esta agresión unificó al pueblo
palestino.

 

¿El Hamas puede convertirse
en un movimiento más progresista en alianza con otros movimientos?

Sí, debido a la
agresión israelí. La idea que el Hamas pueda crear una sociedad basada en modos
de producción islamistas es una ilusión. Es simplemente imposible, por múltiples
aspectos, esta organización se asemeja al Hezbollá que dice: “El Líbano es un
país de una gran diversidad, sólo representamos una fracción y nuestro objetivo
es construir con todos los progresistas libaneses una economía nacional
independiente.” Quisiera señalar -de paso- que nadie se cuestiona esa misma
política en relación a países como la Arabia Saudí.

 

¿Cuál es el
programa socioeconómico del Hamas?

Su proyecto es una
economía capitalista caracterizada por una intervención importante del Estado.
¡Tengamos en cuenta que actualmente, incluso los liberales europeos desean una
intervención del Estado! Si observan Irán, tienen un régimen islamista: con un
sistema capitalista y con la intervención del Estado, pero rechazan las dominaciones
exteriores y redistribuyen las riquezas procedentes del petróleo. Por lo que se
refiere al Hamas, es necesario saber que no es su programa esencialmente social
el que seduce a los palestinos sino el hecho de que este movimiento personifica
la resistencia. Y hoy, la resistencia es lo que cuenta más para el pueblo de
Palestina.


¿Cuál es el papel de la mujer según el Hamas?

Su visión del rol
de la mujer es diferente de la teoría a la práctica. ¿Por qué? Pues en
Palestina, la situación es muy difícil, las mujeres deben trabajar para ganar
su propia comida y criar a sus niños. El Hamas nunca podrá impedirles que trabajen
y tampoco forzarles a volver al rol de amas de casa, aparte de algunos ricos
países petrolíferos, nadie piensa de esa manera en el mundo árabe. ¿Cómo el
Hamas podría retirar de la sociedad más del 50% de la fuerza de trabajo
palestina? En realidad, el que no respeta a la mujer es el que cree que es
posible controlarla como un sujeto pasivo.

 

Hay diferencias
culturales entre el mundo árabe y Occidente que no son bien comprendidas porque
se basan en estereotipos. Tomemos un ejemplo, cuando van en una librería por
aquí, encuentran montones de revistas en cuyas coberturas aparecen mujeres rubias
semidesnudas… Nadie se dice que es desagradable y que a estas mujeres debería tratárseles
mejor. ¡Pero cuando se ve a una mujer que lleva velo sobre su cabeza, se habla
de opresión! Hay un doble estándar e hipocresía en Occidente. Por ejemplo, en
Indonesia, el régimen actual fue establecido en 1965 por un golpe de Estado, el
que masacró un millón de comunistas. En la actualidad, la mayoría de las
mujeres de allí van cubiertas, pero nadie se indigna por su situación, ya que
este país es  productor de petróleo y se
alinea con Occidente.


¿Por qué el Hamas es rechazado en Europa?

El Islam no se ve
bien en Europa porque ésta se identifica con el cristianismo, entonces hay un
verdadero rechazo de la contribución musulmana al desarrollo de la civilización
occidental. En tanto grupo islamista, el Hamas es mal visto. ¿Pero por qué una
persona, que condena el sionismo, tiene un problema con el Hamas? ¿Y por qué la
misma persona, que apoya la causa irlandesa, no tiene ningún problema en lo que
se refiere a una organización católica? Las diferencias culturales explican eso
y es un fenómeno que se puede observar.


Vuelvo, justamente,
desde Egipto, donde pude constatar que al cruzar el Mediterráneo, se cambia de
mundo, se cambia la manera de pensar. No culpo a los europeos, que están
marcados por su educación y la propaganda de información. Además, estamos en un
sistema donde debemos siempre identificar enemigos para justificar nuestra
propia existencia. Pero creo que es necesario reflexionar sobre el justo
equilibrio. Yo mismo, como marxista vivo en un país occidental, tengo por
supuesto contradicciones con el Hamas o el Hezbollá. Lamento que la resistencia
esté llevada por un movimiento que toma su inspiración en el Islam, pero estas contradicciones,
actualmente, son secundarias. En cambio, soy completamente contrario a personas
como Abbas o Moubarak, que son laicos pero que sirven a los intereses de los
Estados Unidos. Leo las informaciones en árabe, conozco bien la situación allí
y percibo las contradicciones desde un punto de vista diferente al de la
izquierda europea.

 

¿Por qué la
izquierda europea no apoya abiertamente la resistencia palestina?

El problema de la
izquierda europea, es que se niega a hacer una gran alianza contra el
imperialismo, debido al Hamas, a las mujeres con velo y toda clase de
pretextos. En realidad, se deja llevar por la gran alianza de los cristianos
contra el Islam, vuelve a entrar en la ‘guerra de las civilizaciones’ lanzada
por los ideólogos americanos. Sufre, muy profundamente, esta influencia, mucho
más de lo que cree. ¿Por qué la izquierda europea no se irrita cuando fascistas
cristianos, como los falangistas, masacran el Líbano? Por mi parte, como laico,
apoyé la resistencia de los irlandeses contra la ocupación británica y no tenía
ningún problema con el hecho de que estos irlandeses eran católicos. En realidad,
el problema del europeo, es que ha crecido en una civilización que tiene
prejuicios sobre los judíos y los musulmanes.


¿Por qué la cuestión palestina es tan importante para los Estados Unidos?

Palestina es un
pequeño país que -a pesar de todo- se convirtió en uno de lo que está en el juego
más importante en el mundo por dos razones. La primera, es que el Estado colono
que fue creado, debe ser defendido por las potencias imperiales, los Estados
Unidos y Gran Bretaña, para volverse el elemento dominante de Oriente Medio. Es
el medio de aplastar el movimiento revolucionario democrático en la región, si
aplastan la causa palestina, impiden una alianza del mundo árabe con todas las
líneas de resistencia en Irak, en el Líbano… Antes, era el Sha de Irán que desempeñaba
el papel de policía en la región, los Estados Unidos habían colocado una
dictadura militar para servir sus intereses en la región. En la actualidad, es
Israel. Uno de los ejemplos más destacados de esta práctica es la revolución en
Yemén del Norte en los años 60. Un golpe fue perpetrado por algunos
funcionarios sostenidos por Egipto para instaurar una República democrática. El
Cheik que dirigía Yemen, huye hacia Arabia Saudí. Entonces, los británicos
organizaron tropas contra la joven República para aplastar el movimiento
nacionalista árabe e implicó a soldados, entrenados por Israel, para combatir
las fuerzas de liberación. Israel envió también milicias a El Salvador, Sri
Lanka, Colombia… En realidad, por todas partes donde los Estados Unidos se introducen,
Israel estuvo o esta implicado.

 

La segunda razón, es
que está en juego Jerusalén -como Ciudad Santa-, ya que es la segunda ciudad en
orden de importancia para el Islam. La cuestión moviliza, entonces, a todos los
musulmanes a través del mundo, y como Jerusalén es también muy importante para
los cristianos palestinos, Israel no lo abandonará, eso sería considerado como
una victoria para los palestinos y el Islam. Además, situada sobre la frontera
entre Israel y Cisjordania, Jerusalén ocupa una posición estratégica en la
política de extensión israelí. En realidad, es necesario saber que este Estado
no tiene fronteras bien definidas. ¡Ni siquiera hay una Constitución! Israel tiene,
francamente, todos los medios para seguir extendiéndose.

 

¿Masacrando así, salvajemente
a Gaza, qué mensaje quiere hacer pasar Israel?

El mensaje es:
“Israel estará siempre allí, incluso con armas nucleares y puede imponerles lo
que quiera”.

 

¿Y eso resultará?

No, porque del otro
lado hay combatientes que no tienen ya nada que perder y que están dispuestos a
sacrificarse, cosa que no se encontrará en las filas a Tsahal. Con su ataque,
Israel no obtuvo nada de fondo, muy al contrario, el Hamas va a salir reforzado
de este conflicto. Incluso en Cisjordania, la gente dice que si hoy hubiera
elecciones, votarían por este partido. En realidad, los que resisten ganan
siempre.