Carta desde Honduras

Lunes 30, tarde
Hasta en este momento retorno a la oficina. Bueno las cosas estuvieron bastante bien como resistencia del pueblo. Como se esperaba fuimos reprimidos por el ejercito y la policía. Hay heridos, detenidos, de algunas personas todavía no las localizamos pero esperamos que estén bien.
Después de la dispersión, algunos grupos se concentran en sedes sindicales y campesinas para retomar la RESISTENCIA el día de mañana. Otro grupo de jovenes estudiantes se fueron al Congreso Nacional, relativamente cerca de Cofadeh, allí dispersados con golpes y bombas lacrimógenas.

La presión sobre estos usurpadores crece cada vez más. la reacción internacional ha sido invaluable, mucha gente se informa por lo del exterior, en la movilización constantemente llega la gente a informar de lo que sucede en el ámbito internacional en apoyo a la resistencia que tenemos. Nos enteramos de la gran manifestación en Venezuela, nos informaron que en Argentina también habría una movilización. Hoy recibimos con beneplácito de lo que están haciendo en Chile.

Ahora tenemos que salir de la oficina, el toque de queda lo han pasado para las seis de la tarde, y nos imaginamos que hoy va a estar muy peligroso después de todo lo que pasó este día.

Hoy fue paralizada Tegucigalpa, se tomaron boulevares, los empleados públicos se unieron, algunos pobladores del interior lograron burlar los cercos militares y llegaron hasta Casa Presidencial, sindicalistas cerraron sus centros de trabajo y en manifestación con mantas y pancartas llegaron a la reunión.

Lamentamos profundamente la muerte del empleado de la empresa de telecomunicaciones HONDUTEL, algunos jovenes del Cofadeh presenciaron el arrollamiento que hizo el ejercito y la saña con que le pasaron el vehículo por su cuerpo, incluso patinando en su axila y brazo. Fue terrible, me apersoné al lugar de los hechos unos minutos despues del suceso, todavía corría la sangre en el pavimento.
 
Estuve conversando con el Presidente del Sindicato y me relató como el ejercito se tomo la sede de Hondutel el domingo en la madrugada, llevaron un tecnico de una empresa privada Multifon que debe a esta institución más de 20 millones de lempiras ($1.2 milllones); esta gente desconectó aparatos sin conocer los procedimientos que se requieren para apagarlos, con lo cual se ha ocasionado daños millonarios. Hay lugares que no se puede restituir la comunicación sino es haciendo inversiones en su reparación. Esta empresa es de un millonario de acá Rafael Ferrari, dueño de las principales empresas de televisión y radio, uno de los golpistas.
Saludos, tenemos que irnos ya.

Ninoska