Tres preguntas a Marc Vandepitte acerca de la apertura de los colegios en Bélgica

Desde hace unos cuantos días no se habla de otra cosa en Bélgica. Después de la primera fase de desconfinamiento, los niños de prescolar y primaria van a volver al colegio de una forma casi normal. Hasta ahora la previsión era solo restablecer algunas clases y acondicionar los colegios con dispositivos que garantizasen las distancias de seguridad y el número máximo de alumnos en los locales. Pero ¿Por qué este cambio? ¿Cómo está funcionando la vuelta al colegio en los otros países? Parece que hablan de que es la única manera de salvaguardar la salud mental de los niños ¿Pero no había otra manera de salvaguardarla? Filósofo y educador, Marc Vandepitte nos aclara algunos puntos de este tema tan delicado.

Ya se ha decidido la apertura de los colegios para los niños de preescolar y primaria ¿Hay algún estudio que sea capaz de afirmar que los niños menores de 12 años no son contagiosos? ¿Según usted es arriesgado que vuelvan ahora al colegio?

Hay una pre-publicación que acaban de subir a la plataforma de investigación médica MedRxiv. Como es una pre-publicación todavía tiene que ser evaluada. Pero este trabajo es muy interesante porque los autores se consagran al estudio de la transmisión del Covid-19 en niños y adolescentes. Se basan en algunas investigaciones realizadas en diferentes países, y en estudios realizados a través de la detección y seguimiento de los contagios. Este meta-análisis publicado el 24 de mayo hace una buena síntesis sobre todo lo que sabemos de este tema. Y la conclusión está clara: si bien los niños tienen menos propensión a contraer el Covid-19, tampoco existen pruebas de que no propaguen este virus.

Por otro lado, el prestigioso instituto Johns Hopkins Center for Health Security acaba de posicionarse con de la cuestión de la apertura de las escuelas en los Estados Unidos. Este centro universitario estima que a día de hoy no se dispone de suficiente información para saber si la apertura de los colegios en Estados Unidos presenta riesgos o no. Plantean llevar un seguimiento y una observación de la situación en Europa y sacar conclusiones. Para el centro John Hopkins, nuestros hijos, profesores, maestros y padres serán de alguna manera auténticos conejillos de Indias. Y sobre todo teniendo en cuenta que la apertura de las escuelas primarias tal y como se va a hacer en Bélgica, todavía no ha sido efectuada en ningún otro lugar.

A propósito, ¿qué está sucediendo en los países donde los niños ya han vuelto a las escuelas?

Los niños han vuelto a la escuela en países como Dinamarca, Suiza, Australia, Israel o Shanghái. Pero estos países tienen medidas de seguridad que en Bélgica parece bastante claro que no van a aplicar. Por ejemplo, las distancias de seguridad entre alumnos en clase con no más de un alumno por pupitre. O que los estudiantes de secundaria lleven todos mascarilla. También han dispuesto escáneres térmicos en la entrada de los colegios. Algunos establecimientos solo abren la mitad del tiempo, otros acogen solamente un número limitado de alumnos. Ningún país por ahora ha llevado a cabo una apertura de los colegios “normal”.

En la federación Wallonie-Bruxelles, la ministra Caroline Désir justifica esta decisión por un llamamiento realizado por pediatras y respaldado por numerosos médicos: el confinamiento prolongado es muy nocivo para la salud mental de nuestros niños. ¿Piensa usted que podrían plantearse otras soluciones que puedan aliviar la situación de confinamiento en los niños en lugar de enviarlos a todos al colegio?

Claramente habría hecho falta priorizar otras actividades que mantengan el nivel de seguridad aceptable. Esto habría sido muy útil también para los profesores que no paran de recibir informaciones contradictorias por todos lados y casi no tienen tiempo para organizarse. Hay otras opciones posibles. Es cierto que no se debe infravalorar la salud mental de los niños en el confinamiento. Es por esta razón que muchos colegios han optado por anteponer el bienestar socio-emocional en lugar del aprendizaje de las materias normales. También los niños pueden volver a ver a sus amigos de una forma organizada. Además, los que tenían problemas en casa tendrán por fin a alguien a quien contárselo todo.

También hay un asunto importante que consiste en que la brecha entre alumnos con y sin dificultades es muy grande en Bélgica. Muchos alumnos han tenido problemas con el tema de la enseñanza a domicilio. De hecho, la enseñanza online puede haber acrecentado más esta brecha Desde esta perspectiva, podríamos aprovechar estas próximas semanas para dar a estos alumnos con dificultades una mejor atención.

En definitiva, este virus estará probablemente mucho tiempo con nosotros. No debemos excluir la posibilidad de tener otros periodos de confinamiento. Deberíamos aprovechar del tiempo que tenemos ahora para organizarnos a largo plazo en lugar de intentar forzarlo todo en las semanas próximas. También hay algunos problemas a los cuales hay que dar respuesta. Pero la apertura de los colegios tal y como está prevista en Bélgica es una mala opción.

 

Traducido del francés al español por Enrique Cebrián para Investig’Action

Fuente: Investig’Action