Sin sanciones, sin armas nucleares, sin guerra

Un cambio sísmico está enviando ondas de choque a través de la economía global. El bien establecido desorden capitalista, dominado por el imperialismo estadounidense y vigente desde la Segunda Guerra Mundial, está en terreno movedizo. Las sanciones económicas extremas impuestas a Rusia están arrastrando al mundo entero a una guerra que comenzó mucho antes de la intervención rusa en Ucrania el 24 de febrero.


 

Durante un partido de la Copa de la Europa League en Belgrado, el 17 de marzo, los aficionados al fútbol serbios levantan pancartas en las que se nombran las “intervenciones” militares de Estados Unidos llevadas a cabo desde la década de 1950, incluso con la OTAN, y condenan de forma contundente a Estados Unidos como fabricante de guerras.

Un gran cálculo es qué países se verán obligados a aceptar las onerosas sanciones económicas impuestas a Rusia por Estados Unidos. Los países que representan la mayoría de la población mundial no están dispuestos a atar su soberanía al control total de Wall Street. Para sorpresa de los estrategas de guerra de Estados Unidos, casi toda América Latina, el Caribe, muchos países de África y la mayor parte de Asia han rechazado las sanciones contra Rusia.

El desafío abierto de tantos países y de los principales bloques comerciales es una confirmación asombrosa del debilitamiento del poder económico de Estados Unidos.

 

El dominio de Estados Unidos en tela de juicio

 

Es bien sabido que el dominio económico de Estados Unidos en Europa, y en todo el mundo, se ha visto desafiado por el aumento del comercio de la Unión Europea con Rusia y China. La creciente integración del bloque de países euroasiáticos, que se extiende desde China y el sur de Asia hasta Europa, pasando por Asia Central y Rusia, supone una enorme ventaja económica para los países implicados.

La creciente integración del comercio y la inversión de la Unión Europea con Rusia y China amenaza tanto el dominio del poder corporativo estadounidense en Europa como la hegemonía mundial de Estados Unidos.

Al poder corporativo de EE.UU. le interesa provocar cínicamente un conflicto donde menos le afecte, pero haciéndolo en una región donde sus rivales capitalistas de la UE llevarán la carga más pesada.

 

EE.UU. amenaza guerra nuclear para conseguir sanciones 

 

Estados Unidos ha instigado una crisis rodeando a Rusia con bases de la OTAN, organizando constantes operaciones militares y suministrando armas pesadas a Ucrania para que dispare contra las fronteras rusas.

Estados Unidos es el único país que ha utilizado armas nucleares. Incineró dos ciudades enteras -Hiroshima y Nagasaki- en 1945. Estados Unidos se ha negado a aceptar una política nuclear de “no primer uso”.

Al colocar armas nucleares en Europa e instalar armamento con capacidad nuclear en las fronteras de Rusia, ha estado provocando abiertamente a Rusia para que ataque en defensa propia. Estados Unidos utilizó la amenaza nuclear no sólo sobre Rusia, sino para impulsar a la Unión Europea a imponer duras sanciones a Rusia, aunque fuera en contra de los intereses de la UE cortar los lazos económicos con Moscú.

Como la UE, y especialmente Alemania, no estaba dispuesta a imponer sanciones que rompieran todas las relaciones con Rusia, Estados Unidos jugó duro. El presidente Joe Biden amenazó a la UE el 26 de febrero, dos días después de que Rusia comenzara su operación militar en Ucrania, que la única alternativa a seguir las sanciones de Estados Unidos “sería la Tercera Guerra Mundial”.

“Tienen dos opciones. Empezar una Tercera Guerra Mundial, ir a la guerra con Rusia, físicamente. O, dos, asegurarse de que el país que actúa de forma tan contraria al derecho internacional acabe pagando un precio por haberlo hecho. . . . Sé que estas sanciones son las más amplias de la historia, y sanciones económicas y políticas”.

En una entrevista con el bloguero Brian Tyler Cohen, Biden dijo que su “objetivo desde el principio” era mantener a la OTAN y a la Unión Europea “en la misma página”. (tinyurl.com/22dbb5d7)

La UE, un bloque de economías capitalistas dominado por Alemania, es incapaz y no está dispuesta a desafiar directamente la hegemonía de Estados Unidos, especialmente cuando se les amenaza con una guerra nuclear en Europa si no cumplen. La UE impuso todas las sanciones exigidas por EE.UU. Sus sanciones reflejan las impuestas por Washington. Sin embargo, todavía pueden comprar algo de gas a Rusia, en base a un acuerdo con Estados Unidos.

Las sanciones se impusieron a Rusia en 2014 después de que la mayoría de la población rusa de Crimea votara a favor de la reincorporación a Rusia. Esto siguió a un golpe de estado apoyado por Estados Unidos que incluía elementos fascistas en la capital ucraniana de Kiev. En ese momento, dos regiones del este de Ucrania -Donetsk y las Repúblicas Populares de Lugansk- se separaron de las bandas fascistas de Kiev.

Desde el bombardeo de Yugoslavia por parte de Estados Unidos y la OTAN en 1999, y a pesar de las constantes advertencias de peligro incluso por parte de sus propios estrategas políticos, la política del gobierno de Estados Unidos ha sido seguir absorbiendo más países de Europa del Este en la OTAN, construyendo bases de la OTAN alrededor de Rusia, reclutando y entrenando soldados y mercenarios, creando provocaciones en la frontera rusa y utilizando a Ucrania como peón para desestabilizar toda la región.

Estos años de constantes ataques económicos y militares a Rusia se ocultan a la opinión pública de Estados Unidos y de la UE.

 

¿Qué hay detrás de la política de guerra de Estados Unidos? 

 

¿Por qué el comercio y la integración entre la UE y Rusia son tan amenazantes para el imperialismo estadounidense?

La UE es el mayor inversor en Rusia. Se construyó un nuevo y mayor gasoducto, llamado Nord Stream 2, para transportar gas natural barato desde Rusia a través del Mar Báltico y hacia Europa. Proporciona combustible a las industrias de la UE y calefacción a millones de hogares. Supone una ruptura con la dependencia del carbón y el petróleo, altamente contaminantes.

La energía representa el 62% de las importaciones de la UE procedentes de Rusia. Cuesta mucho menos que el gas de Estados Unidos, que es el mayor exportador de gas natural licuado. Esto supone un reto para abrir nuevos mercados. Con la guerra y las sanciones, las corporaciones estadounidenses del gas y el petróleo se beneficiarán inmediatamente de la subida de los precios del combustible y garantizarán su futuro control del mercado europeo.

El choque es mayor que un simple gasoducto. La economía estadounidense está centrada en la producción militar. Es el mayor exportador de sistemas de armas. Pero el imperialismo estadounidense es incapaz de igualar los planes de desarrollo del Cinturón y la Ruta de China. Más de 138 países han firmado para obtener nuevos puertos, ferrocarriles, centros industriales y préstamos a bajo interés.

Los préstamos para el desarrollo de la Franja y la Ruta de China son mucho más atractivos que los sistemas de armamento de Estados Unidos y los duros planes de austeridad que conllevan los préstamos del FMI y el Banco Mundial.

Los capitalistas financieros estadounidenses están alarmados por el hecho de que dos tercios de los países miembros de la Unión Europea hayan firmado como miembros formales de los proyectos de desarrollo de la Franja y la Ruta de China. Se están reconstruyendo ciudades portuarias en Grecia, Italia, Portugal y Hungría. Hay nuevos proyectos energéticos en marcha. El comercio de Europa con China supera ahora su comercio con Estados Unidos. (tinyurl.com/5bw7t6yv)

En la lucha por mantener su posición dominante, el imperialismo estadounidense sólo tiene una herramienta contra estas relaciones económicas en rápido desarrollo y en fuerte competencia: la guerra. Tanto la guerra militar como la guerra económica de las sanciones.

 

Las sanciones son la guerra

 

Las sanciones no son un elemento disuasorio de la guerra ni un sustituto de la misma. De hecho, son una escalada de la guerra.

Utilizando el papel dominante del dólar en la economía mundial, Washington ha impuesto más de 5.500 sanciones a Rusia y está obligando a otros países a reconfigurar sus economías para acatar estas sanciones económicas extremas. Las sanciones a Rusia son las medidas de guerra económica más extremas del mundo. (tinyurl.com/2p95893c)

Las sanciones crean hiperinflación, hambrunas artificiales, trastornos sociales y crisis sanitarias que castigan a la población civil. Tan mortíferas como las bombas, las sanciones son un acto de guerra. Están correctamente calificadas como un Crimen contra la Humanidad.

¿Lograrán las sanciones restaurar la posición del imperialismo estadounidense? Ese es claramente el cálculo.

La subdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional, Gita Gopinath, dio una visión autorizada de esta expectativa de que las sanciones financieras llevarán a Rusia a una “profunda recesión” y “cambiarán el orden económico mundial. . . . Tiene implicaciones para el orden económico mundial tal y como lo conocemos”. (tinyurl.com/2chjw8fe)

Otros artículos de prensa predicen que la economía rusa está “bajando por el tobogán de hielo”, se “desplomará”, “entrará en caída libre”, etc.

Varios economistas advierten que tendrá un impacto en la economía mundial. Para los banqueros y financieros, el dolor de millones de personas, incluso dentro de Estados Unidos, no es motivo de preocupación, siempre y cuando puedan recoger los pedazos después.

Los especuladores predicen que las industrias de “defensa” y las empresas energéticas prosperarán. Todas las predicciones financieras en EE.UU. y Europa son que esto golpeará mucho más a la economía europea.

 

Un tercio del mundo sancionado

 

En la actualidad, más de 40 países, que abarcan un tercio de la población mundial, ya sufren las medidas económicas impuestas por Washington.

Estados Unidos ha sancionado a Cuba, Venezuela, Nicaragua, China, Irán, Irak, Siria, Palestina, Afganistán, Zimbabue, Etiopía y Sudán, entre otros.

Los países que comercian con los objetivos de las sanciones estadounidenses se enfrentan a fuertes multas. Esta forma mortífera de guerra económica repercute en todos los países circundantes y destruye el desarrollo regional.

Sin embargo, muchos de estos países están encontrando formas de sobrevivir a través de complejos programas de trueque e intercambio que se están desarrollando a medida que aumenta el número de países sancionados.

Casi todos los países afectados por estas duras medidas desestabilizadoras de Estados Unidos y las sanciones de confiscación de activos se han adherido a los programas de desarrollo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China. Muchos de los países sancionados, como Venezuela, Cuba y Siria, reciben de Rusia envíos fiables de combustible y cereales necesarios. Estas nuevas formas de intercambio, desarrolladas por la necesidad, están empezando a debilitar el pretendido estrangulamiento económico. Rusia sigue teniendo un fuerte mercado para sus exportaciones fuera del alcance de las sanciones estadounidenses.

Rusia también es miembro de la Organización de Cooperación de Shanghai. Se trata de una alianza económica y de seguridad que es la mayor organización regional del mundo, que abarca aproximadamente el 60% de la superficie de Eurasia, el 40% de la población mundial y más del 20% del producto interior bruto (PIB) mundial. De los 14 miembros de este bloque comercial, seis ya están sometidos a sanciones de Estados Unidos, pero mantienen relaciones económicas normales.

 

Los países se niegan a cumplirlas

 

Para sorpresa de los estrategas de la guerra de Washington, muchos países que no están actualmente bajo sanciones estadounidenses se niegan a cumplir las sanciones impuestas por Estados Unidos y la UE a Rusia. Hasta la fecha, India, Pakistán, Bangladesh, Indonesia, Sudáfrica, Kenia, Tanzania, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Qatar, Brasil, Argentina, Bolivia, México y otros países con economías más pequeñas se han negado a cumplir las medidas estadounidenses que perjudican sus propias relaciones comerciales.

Se trata de naciones con economías en crecimiento y grandes poblaciones. Varios países que antes formaban parte de la Unión Soviética y que ahora forman parte de la Unión Económica Euroasiática (UEE) -Bielorrusia, Armenia, Kazajstán y Kirguistán- no es probable que cumplan.

Varios países, que no están dispuestos a enfrentarse abiertamente a la ira económica de Estados Unidos, han declarado vagamente que sólo cumplirían las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU, donde un veto ruso o chino haría improbable esa votación.

La presión económica y política de Estados Unidos sobre todos estos países para que cumplan las sanciones se intensificará en el próximo período.

 

La amenaza de China

 

El principal regulador bancario de China, Guo Shuqing, dice: “No participaremos en tales sanciones, y seguimos manteniendo intercambios económicos y comerciales y financieros normales con las partes pertinentes.” (New York Times, 11 de marzo)

Después de que Mastercard y Visa interrumpieran sus operaciones, los bancos rusos recurrieron a la china UnionPay, que ofrece opciones de pago en 180 países.

China aún no ha prestado ayuda económica o militar a Rusia. Simplemente se ha negado a cortar sus relaciones económicas normales. Esto está enfureciendo a la administración Biden.

Estados Unidos amenazó públicamente a China por ayudar a Rusia a eludir las sanciones. A China le recordaron que dos de sus mayores socios comerciales son Estados Unidos y la Unión Europea. China necesita acceder a esos mercados.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, amenazó directamente a China, declarando: “Estamos comunicando directamente y en privado a Pekín que habrá absolutamente consecuencias” si China ayuda a Rusia a “compensar” sus pérdidas por las sanciones. “No permitiremos que eso siga adelante y que haya un salvavidas para Rusia de estas sanciones económicas desde cualquier país del mundo”.

Sullivan dijo que China y todos los países están advertidos de que no pueden “básicamente sacar a Rusia de apuros… dar a Rusia una solución a las sanciones” con impunidad. (tinyurl.com/j35ueywt)

Si se lanzan amenazas tan descaradas e insultantes a China, se están lanzando amenazas más duras a otros países.

Las nuevas formas de comercio e intercambio desafían el poder hegemónico del dólar estadounidense. Pero las medidas extremas impuestas a Rusia crearán un intenso dolor económico de inflación y desempleo en espiral a escala mundial.

La clase dominante estadounidense, el Congreso de Estados Unidos y los medios de comunicación corporativos de Estados Unidos apoyan unánimemente en este momento una guerra económica e incluso una confrontación militar, sin importar lo destructivas que serían para la vida humana, siempre y cuando abran nuevos mercados y destruyan a sus rivales.

Los demócratas abandonaron rápidamente las promesas de Build Back Better y un paquete de salud COVID-19 para saturar de armas a Ucrania. Los trabajadores, tanto en Estados Unidos como en Europa, pagarán el precio.

El peligro creciente es que una guerra imperialista de Estados Unidos a esta escala, combinada con la demanda de que todo el mundo participe, podría escalar peligrosamente.

 

Foto de portada: Estación Aérea Naval Sigonella en la isla de Sicilia, 20 de marzo. “No pagaremos por las guerras de los ricos. Bases de la OTAN, EE. UU. fuera de nuestra tierra”.

Fuente: Workers World