Represión y alineamiento internacional

[24 de julio] – Del discurso del presidente Mauricio Macri esta mañana en Campo de Mayo se desprenden, a primera vista, por lo menos dos grandes conclusiones: el regreso de las Fuerzas Armadas a ejercer tareas represivas y el alineamiento del país con la agenda de Estados Unidos en materia de seguridad en el mundo. Dos cuestiones absolutamente coherentes con la política nacional e internacional que viene desplegando la Alianza Cambiemos desde que asumió el gobierno.

 

Para hacerlo Macri sigue utilizando el mismo lenguaje con el que suele adornar y encubrir sus verdaderas intenciones: “modernizar”, mirada “estratégica”, “los desafíos del siglo XXI”; y usar siempre la referencia a la “democracia”. Dicho esto como si la democracia fuese un principio abstracto que se puede construir al margen de lo que el Gobierno refuta a diario con decisiones que van en contra de los derechos de los ciudadanos y ciudadanas que son sujeto de los derechos que pretende defender.

Aunque todavía no se conocen en detalle los recursos legales que el Gobierno utilizará para que las Fuerzas Armadas vuelvan a ocuparse de la “seguridad interna” -deben reformarse varias leyes para darle legalidad a la medida- es inocultable la intención de disponer de más efectivos para la represión de la protesta de todo tipo. Y si no es mediante la utilización directa de las Fuerzas Armadas con este fin, lo será porque sus integrantes suplirán tareas de vigilancia en lugares (fronteras, centrales atómicas, etc.) hoy controladas por Gendarmería y hasta por distintas policías. Estos gendarmes y policías podrán dedicarse entonces a la represión de la protesta que el gobierno avizora en un futuro no demasiado lejano como consecuencia inevitable del ajuste brutal decidido por el macrismo en acuerdo con el FMI.

La escasez y la pobreza de argumentos que suele utilizar el Presidente son inversamente proporcionales a la brutalidad de los anuncios. Que las Fuerzas Armadas regresen a la “seguridad interior” constituye un enorme paso atrás respecto de la construcción que la sociedad argentina viene realizando desde el restablecimiento de la democracia. No hay, como dice Macri, “una deuda” que saldar con los militares, porque las Fuerzas Armadas están al servicio de la democracia y no para jugar el papel de restringirla de la manera que sea.

Y porque todo está relacionado, la mencionada “reforma del sistema de seguridad nacional” cuando no hay una hipótesis de conflicto real no es otra cosa que una nueva decisión de alineamiento de la Argentina con la política de Estados Unidos en materia de seguridad internacional que señala como enemigos “al terrorismo” y al “narcotráfico”. Ejemplos sobre las consecuencias de esa política y de la actuación de Estados Unidos como gendarme universal está el mundo lleno y también quedan a la vista las dolorosas secuelas que ello trae para pueblos y naciones. Pero, para mirar cerca, basta con observar la historia reciente de Colombia y sus consecuencias.

Alimentar la idea del enemigo es una acción multipropósito: justifica el apoyo a las Fuerzas Armadas, permite desviar fondos con ese fin, busca sacar la mirada de los crecientes problemas internos y, simultáneamente, hacer un guiño al gobierno norteamericano, uno de los principales sostenes de la gestión de la Alianza Cambiemos.

En breve podremos observar que con la pretensión de “modernizar” la Argentina comprará más armas a la industria militar internacional y en consecuencia “tendrá” que capacitar a sus Fuerzas Armadas en el uso de las mismas. No es difícil imaginar que Estados Unidos, generosa y solidariamente, ofrecerá a sus propios expertos para enseñarles a los nuestros como usarlas. No solo eso. ¿Quiénes conocen más de “narcotráfico” y de “terrorismo” en el mundo? Los mismos. Para todos estos propósitos, el Presidente quiere “poner en valor a la familia militar”. Comenzó por recomponer los salarios castrenses por encima del recorte con el que castiga a todos los empleados del Estado. Un reconocimiento necesario para las nuevas tareas represivas que requiere el modelo económico, político y social del macrismo. Una manera muy particular de entender la democracia mientras avanza en medidas que hacen detonar sus principios.

Es una historia que los argentinos ya conocemos y cuyas consecuencias padecimos. Pero no menos cierto es que esa historia también sirvió para aprender y desarrollar capacidades a  partir de la valoración de lo que la vigencia de los derechos humanos significan para la democracia. Porque, como bien lo ha señalado Adolfo Pérez Esquivel, “un pueblo sin memoria está condenado a ser dominado”.

 

Fuente: Página 12