Obama plantea la posibilidad de un conflicto mundial

La diplomacia o la guerra. Pronto. Obama alerta : algunos en EE.UU. quieren atacar a Irán. Con el riesgo que nazca un conflicto mundial que implica Rusia, China y Europa. Esto desestabilizará el sistema financiero mundial. ¿Que hará el próximo presidente?

1. La decadencia imparable de los Estados-Unidos

«El rechazo por parte del Congreso de un acuerdo con Irán dejaría una sola opción a la administración estadounidense: una nueva guerra en Oriente Medio.»

«Irán es un país cuatro veces mas grande que Irak y tres veces más poblado.»

«La elección a cual nos enfrentamos está entre la diplomacia y un tipo particular de guerra. Quizás no mañana, ni en tres meses pero pronto.»

“El sistema financiero estadounidense estaría forzado a romper relaciones con China, principal comprador de nuestra deuda.»

En esta serie de artículos, vamos a examinar las consecuencias de un sorprendente discurso de Obama, pronunciado el 5 de agosto y curiosamente silenciado por los medios de comunicación aunque advierta sobre posibles catástrofes. En el Congreso, el 8 de septiembre, los republicanos bloquearon el acuerdo con Irán, mientras que Obama apenas pudo reunir algunos demócratas. La elite de EE.UU. aparece muy dividida a propósito de la estrategia a adoptar. ¿Eso seria nuevo?

Para nada. Esta división apareció en el año 2000. A su origen, una idea compartida tanto por los demócratas como por los conservadores: los Estados-Unidos están en decadencia.

En su libro sobre la estrategia imperial de los EE.UU., The Grand Chessboard, seguramente el mas influyente de los últimos 50 años, Zbigniew Brzezinski, el antiguo responsable de la política internacional bajo Carter, se mostró pesimista:

«A largo plazo, la política global será cada vez menos propicia a la concentración de un poder hegemónico en las manos de un solo estado.»

«America no solo es la primera superpotencia global, probamente será también la ultima.»

¿La razón? «También el poder económico corre peligro de disolverse. En los próximos años, ningún país tendrá la posibilidad de alcanzar el 30 % del PIB mundial, cifra que los EE.UU. han mantenido durante la mayor parte del siglo 20, ni hablar de la tasa de 50% que alcanzaron en 1945. Según algunos cálculos, America podría desplomarse entre un 10-15% hacia el año 2020.”

Para seguir siendo la única superpotencia, Brzezinski proponía entonces un “imperialismo inteligente” (smart power): dividir las potencias rivales e impedirles formar un frente común.

Muy opuestos a las teorías de Brzezinski, los neoconservadores influyendo a Bush, proponían en cambio una estrategia de guerra generalizada (que usaría el 11 de septiembre como justificación). Sin embargo, su plataforma, Project for a New American Century (PNAC), creada entre 1997 y 2000 no era mas optimista:

«Actualmente, los EE.UU. no encuentren ningún rival al nivel mundial. La estrategia global de America tiene que mantener y extender esta posición ventajosa el mayor tiempo posible. Mantener esta situación estratégica deseable, en la cual los EE.UU. se encuentran, requiere capacidades militares predominantes al nivel mundial.»

Analizando estas dos opciones en la víspera de la presidencia Obama, en 2008 habíamos escrito:

«de todas maneras este imperio no se volverá pacifico. Tarde o temprano, declarará guerras como las de Bush. Porque de hecho, la élite estadounidense practica un ciclo de alternancias entre ambas opciones.»

Ocho años después, ¿asistiremos a una nueva alternancia ? Para entender la situación, vamos a examinar las diferentes partes del rompecabezas: China, EE.UU., Rusia, Europa…

 

2. La clave : como controlar Eurasia ?

¿Cuál fue la clave para que los Estados Unidos lograran mantenerse como única superpotencia global? La única solución es controlar Eurasia, afirma el estratega estadounidense Brzezinski en su libro El Gran Ajedrez (1997).

« Eurasia (Europa + Asia) sigue siendo el ajedrez sobre el cual se desarrolla el combate por la supremacía global. (…) La manera con la que los Estados Unidos “gestionan” Eurasia es de una importancia crucial. El continente más grande del planeta es también un eje geopolítico. Cualquier potencia que lo controle, controla también dos de las tres zonas más desarrolladas y más productivas. El 75% de la población mundial, la mayor parte de las riquezas físicas, ya sea bajo la forma de empresas o de yacimientos de materias primas, algo como el 60% du total mundial. » (1)

« Cualquier potencia que lo controle »: en vez de dejar las otras naciones decidir libremente de sus relaciones comerciales y del uso de sus riquezas, Washington considera que todas esas riquezas tienen que estar bajo su control. Una lógica propiamente imperialista.

Ya fuesen demócratas o republicanos, los estrategas estadounidenses sabían desde hacía mucho que la batalla decisiva iba a jugarse en Asia. Había que hacer todo lo posible para dividir y aislar las potencias de ese continente. Brzezinski apuntaba a Pekín como peligro principal: « China podría ser el pilar de una alianza antihegemónica China-Rusia-Irán » (2)

De la misma manera, el ex ministro estadounidense de Asuntos Exteriores Henry Kissinger justificaba asi los bombardeos contra Afganistán en 2001: « Existen tendencias, apoyadas por China y Japón, para crear una zona de libre comercio en Asia. Un bloque asiático hostil integrando las naciones más pobladas del mundo, con recursos importantes y algunos de los países industriales más importantes sería incompatible con el interés nacional norteamericano. Por estas razones, Estados Unidos debe mantener una presencia en Asia… » (3)

¡La verdad sale de la boca de los viejos! Al haber terminado sus carreras, Brzezinski y Kissinger pueden permitirse un lenguaje directo, al contrario de los responsables actualmente en función. Estos mismos deben enmascarar sus estrategias con un embalaje diplomático.

Por lo tanto, no fue una sorpresa ver la administración Obama desplazar el centro de gravedad de su política internacional hacia Asia, en un intento, bastante desesperado, para aislar y debilitar a China. El politólogo Mohamed Hassan ha analizado uno de los terrenos de este enfrentamiento:« China tiene una necesidad vital de recursos energéticos. Por lo tanto Washington busca controlar estos recursos para impedir que lleguen a China. » (4)

Hoy en día, la batalla para controlar las rutas del Océano Índico y las rutas terrestres del continente asiático es decisiva : Washington quiere tener la posibilidad de bloquear el acceso de China al petróleo de Medio Oriente, al gas de Asia Central, a los minerales y recursos agrícolas de África. El Océano Índico es la clave. Pero hoy en día, en 2015, esta eventualidad que daba pesadillas a los estrategas americanos está realizándose. E incluso de forma vertiginosa. Con un sólido eje Pekín – Moscú – Teherán, Asia formaría esa gran potencia económica muy atractiva para Japón, la India, y hasta para Europa. Los Estados Unidos serían excluidos del principal corazón económico y comercial del mundo.

¿China volverá a ser el centro del mundo? Eso sería el declive definitivo del Imperio norteamericano. Eso dependerá mucho de la construcción de la « Nueva Ruta de la Seda ».

Notas :

1) – El Gran Ajedrez, p. 59-61.

2) El Gran Ajedrez, p. 263

3) Henry Kissinger , Does America need a Foreign Policy ?, New York 2001, p. 111-112.

4) La Estrategia del Caos, Investig’Action, Bruselas, 2011, p 246.

 

 3. Sabotear China y su « Nueva Ruta de la Seda »

El 7 de mayo de 1999, la US Air Force golpeaba la embajada china en Belgrado, causando tres muertos. China había cometido el delito de oponerse a la guerra de la OTAN contra Yugoslavia.

Desmontando las excusas baratas, en aquel momento escribíamos: “El bombardeo era una advertencia. Washington quiere evitar a toda costa una gran alianza entre China, Rusia, véase la India y otras potencias.” El responsable de los bombardeos, el presidente Clinton, declaraba por otra parte: “Mi principal preocupación, hoy en día, es China”. Pero hoy, la pesadilla de Washington se está haciendo realidad y tiene nombre: Nueva Ruta de la Seda. La antigua ruta, conformada por rutas que unían China con Turquía, hizo la fortuna de numerosos países y mercaderes. ¿La nueva ruta alterará los equilibrios mundiales?

La economía china posee tres características:

1. Es la economía más dinámica del mundo desde hace 20 años. Muy irónicamente, una “dictadura comunista que no entiende nada de economía” es en la actualidad el bote salvavidas de un capitalismo mundial en crisis pero que sigue siendo igual de arrogante.

2. Careciendo de materias primas, China depende fuertemente de sus importaciones. Consume el 75% del cobre congoleño, el 70% del hierro sudafricano, gran parte del petróleo y del gas de Medio Oriente, y también de Rusia y de las repúblicas ex-soviéticas de Asia central, etc.

3. Habiéndose convertido en el “taller del mundo”, exporta muchos bienes de consumo. Las rutas comerciales actuales siendo lentas e insuficientes, Beijing lanzó un proyecto gigantesco: construir gigantescos “corredores” que la unan a otros continentes. La ruta terrestre estaría compuesta por trenes de alta velocidad, autopistas, gaseoductos y fibras ópticas de telecomunicaciones. Atravesando Asia central, no sólo uniría a Beijing con Moscú, sino que también podría ser prolongada hacia Irán (en cuanto se levanten las sanciones), Turquía y… toda Europa en realidad. Rotterdam, Amberes y Berlín estarían así directamente conectadas a China y las economías asiáticas.

Las rutas marítimas unirían a China con África, Europa e incluso América Latina, lo cual desarrollaría fuertemente las economías de todas estas regiones. Pero el transporte marítimo moderno necesita puertos en aguas profundas que permitan el avituallamiento y el paso rápido de los barcos. Hace falta construirlos.

Actualmente el trayecto Shanghái-Rotterdam dura un mes por mar, menos de tres semanas en tren, y dos semanas en camión. Mejorando las infraestructuras y los pasos de aduanas, la duración de los transportes terrestres se vería reducido a la mitad. En el plano ecológico, multiplicar el número de camiones no es muy responsable, pero esto es otro debate.

De hecho, Beijing ofrece a los países del Sur el poder desarrollar sus economías intensificando sus intercambios. Y a los países del norte, que encuentren salidas para sus fábricas en plena desaceleración. Por supuesto, las empresas europeas – sobre todo las alemanas – babean ante la perspectiva de firmar gigantescos contratos de construcción. Para financiar todo esto, Beijing ha creado dos grandes bancos abiertos a los inversores extranjeros. La Nueva Ruta de la Seda concierne a 65 países y a 4.4 billones de personas, y estos países representan actualmente el 29% de la población mundial, pero este porcentaje podría duplicarse con el nuevo proyecto.

Los únicos que no se alegran, son los Estados Unidos, excluidos de esta nueva ruta comercial. ¿Hasta llegará irá el conflicto Washington-Beijing? ¿Y qué papel juega Irán sobre este tablero?

 

4. Irán: ¿Obama se convirtió en un amigo?

¡Alarmista! No hay otra palabra para calificar el discurso del próximo ex Presidente sobre el acuerdo nuclear con Irán. Y nos alerta diciendo: “Algunos sectores estadounidenses quieren una guerra contra ese país”

Obama admite que las sanciones económicas fallaron en debilitar a Irán. Reconoce que ese boicoteo castiga a la población:

“Les faltan quinientos mil millones de dólares para pagar sueldos, pensiones e infraestructuras en ruinas. Pero más sanciones no producirán el resultado deseado.”

“Los que se oponen a este acuerdo exigirán, sin ninguna duda, del futuro Presidente de Estados Unidos, quienquiera que sea, bombardear las instalaciones nucleares iraníes”.

¿ Quiénes son “los que se oponen” ? Los mismos que exigían una guerra en Irak. Obama criticó la administración Bush, que :

“Prefirió la fuerza militar a la diplomacia, la acción unilateral de los Estados Unidos en vez de construir un consenso internacional, y exageró las amenazas a pesar y en contra de los informes de nuestros servicios de información”.

Obama juzgó el balance de Bush catastrófico:

“Se perdieron miles de vidas, sin contar las de los iraquíes. Se gastaron mil millones de dólares. E irónicamente, quien más se benefició de la situación en la región, fue Irán”.

”Esa guerra ha aislado los Estados Unidos”, observa Obama, reconociendo a su manera el declive del Imperialismo Estado Unidense.

“Si hemos aprendido algo estos diez últimos años, es que las guerras en general, y en Oriente Medio en particular, son todo, excepto sencillas. ”

Vaya, ¿Obama se habrá convertido en un adepto del “Peace and Love” ?

“No rechazo el uso de la fuerza cuando es necesaria. He enviado decenas de miles de jóvenes Americanos al combate”.

Irak, Afganistán, Pakistán, Libia, Siria, Gaza (vía Israel), Bahréin y Yemen (mediante los Saoud)… Efectivamente, en realidad no parece un balance pacifista.

¿ Entonces, Obama se convirtió en un amigo de Irán?

¡En absoluto ! Su discurso repite los habituales refranes de “antisemitismo”, de“apoyo a los terroristas del Hezbollá”, de “la voluntad Iraní de destruir Israel”. Incluso, Obama sigue amenazando :

“Este acuerdo ofrece una mejor base (…) para intervenir, incluso – en caso necesario – opciones militares. El presupuesto de la Defensa estadounidense supera 600 mil millones de dólares. El de Irán es de cerca de 15 mil millones de $. Nuestro ejército sigue siendo nuestra garantía última. ”

Obama y los republicanos están de acuerdo sobre el fondo: los Estados Unidos tienen derecho a dictar sus voluntades a las otras naciones, incluso usando la violencia. Lo que les divide es únicamente la estrategia. Obama desea un “imperialismo inteligente” (smart power).

En 2006, Bush tuvo que sustituir a su Ministro de la Guerra Donald Rumsfeld por Robert Gates, quien pronunció un discurso notable en la Academia militar de West Point: “No combatan a menos de estar obligados. No combatan nunca solos. Y no combatan nunca durante mucho tiempo. ”

Consciente de los medios limitados de los Estados Unidos, Obama añadiría muy justamente a Robert Gates: “Y no combatan a todos sus enemigos al mismo tiempo”.

Desde 2001, los Estados Unidos se han mostrado cada vez más agresivos a la vez contra Irán, Rusia y China. No obstante, en 2011 ocurre un acontecimiento decisivo : La “jugada libia” de Washington hacia Moscú y Pekín, cuando solicitó crear una “No Fly Zone” con el fin de proteger los civiles libios sabiendo que su verdadero objetivo era derrocar a Gadafi, que no se repetirá en el asunto sirio.

Cuando Obama y François Hollande quisieron bombardear Damasco (esta vez con la “mentira mediática” de las armas químicas), China y Rusia pusieron su veto en la ONU. Siria incluso recibió una ayuda militar discreta. Fue un momento histórico que se puede comparar a la batalla de Stalingrado en 1943. El mundo ha podido observar que los Estados Unidos ya no pueden atacar un país cuando les apetece. El Imperio se ha quedado en pelotas.

¿ Puede ser que Obama retroceda en el expediente iraní, con el fin de concentrar sus fuerzas sobre su objetivo fundamental: debilitar China y Rusia?

 

5. Brzezinski quería « dividir a Rusia en tres »

« China y Rusia seguramente no van a mantener las sanciones (contra Irán) durante otros diez o quince años para cumplir con lo que impone el Congreso (US). » (1) De ahora en adelante Obama considera imposible actuar sin tomar en cuenta a Beijing y Moscú.

¿La mentalidad de los belicistas que exigen intervenciones militares? Obama la resume con ironía :« No deberíamos preocuparnos por lo que piensa el resto del mundo, ya que una vez que actuemos cada uno va a alinearse ». Pues no, dice, han cambiado los tiempos, los Estados Unidos tienen que adaptarse e hilar más fino.

No siempre ha hablado así Washington. En 1997, su gran estratega Brzezinski presionaba para que se debilitase a Moscú lo antes posible. « Si Rusia rompe con el Oeste y construye una entidad dinámica, capaz de iniciativas propias ; si (…) forja una alianza con China, entonces resultará terriblemente debilitada la posición norteamericana en Europa ». (12)

Traducción en lenguaje imperialista claro: una Rusia incapaz de iniciativas propias sería una colonia. De hecho, Brzezinski quería dividirla en tres : « Una Rusia europea, una república de Siberia y una república extremo-oriental. » (13)

En aquella época lo comentábamos asi : « Separar Asia central y el Cáucaso de Moscú, es permitir a las multinacionales norteamericanas controlar a su antojo el petróleo, el gas y los minerales » (14) (Casualidad por supuesto, Brzezinski fue contratado por una filial de BP).

En Rusia algunos pensaban : « Ahora que nos hemos pasado al capitalismo, nos tratarán como amigos ». Pero las grandes potencias no tienen amigos, solamente intereses. Para los Estados Unidos, una Rusia incluso capitalista no podía ser un aliado respetado, solamente una presa en la guerra global de recolonización del mundo iniciada en 1991 (el ataque contra Irak era una advertencia para el mundo entero).

Washington aplicó pues el plan Brzezinski con la mayor energía : 1. Infiltrar la economía rusa. 2. Controlar su política. 3. Cercar y neutralizar su ejército. Una auténtica guerra no declarada : infiltraciones en las compañías rusas, apoyo a los secesionistas terroristas del Cáucaso, cambios de régimen en Cáucaso y en Asia central, costeo de 1500 ONGs anti-Kremlin, diabolización mediática de Putin, multiplicación de bases en el Este de Europa ( pese a las promesas hechas en el momento de la caída del Muro), « escudos antimisiles » para impedir cualquier réplica rusa a un ataque, golpe de estado de la CIA en Ucrania entre otras cosas para expulsar a la armada rusa del Mar Negro…

Pero fracasó el plan Brzezinski. Colocando sus intereses antes de los de las multinacionales norteamericanas, Moscú se alió con Beijing para crear en 2001 la Organización para la Cooperación de Shanghai. Otros socios : las repúblicas de Asia central ricas en petróleo y gas, que de ese modo escaparon de la codicia y de las bases militares norteamericanas. Maniobras militares conjuntas ruso-chinas que ya tuvieron lugar desde 2005, la coordinación frente a los movimientos terroristas manipulados por la CIA, India y Pakistán que pronto pasan a ser socios, Irán y Afganistán « observadores » interesados…

Asia se le escapa a Washington. El polo Beijing-Moscú que tanto temían Brzezinski y Kissinger pronto se fue ampliando con los BRICS (Brasil, India, Suráfrica) y representa por fin una alternativa para los países más pequeños del Sur, asfixiados por Occidente.

Hoy, ya no queda duda : dado que los Estados Unidos se niegan a aceptar un mundo multipolar, multiplican las guerras e intentan socavar la economía rusa, el interés de Moscú es evidente : darle la espalda al dólar y aliarse al yuan, darle la espalda a Wall Street y mirar hacia las bolsas de Hong Kong y Shanghai, vender gas ya no solamente a Europa sino también a China. Y proveer a los chinos con el sistema de defensa aérea S-400 y dentro de poco S-500 que les permitirá hacer frente a las amenazas que representan los misiles norteamericanos. (15)

Y…¿qué es de Europa en este gran tablero ?

6.¿ Europa seguirá a los Estados Unidos hasta el mismo infierno ?

Que Obama se plantee un conflicto contra China o Rusia no sorprenderá a nadie. Pero ¿contra Europa también? Esta amistad, « basada en los valores » nos dicen, ¿no sería eterna?

 

Obama previene a los neoconservadores que se oponen al acuerdo con Irán : « Nuestros aliados más cercanos en Europa (ya no aceptan) las sanciones. Una guerra reforzaría a Irán y aislaría a los Estados Unidos »(1).

Un alto diplomático lo confirma : « Si el Congreso estadounidense rechaza el acuerdo, sería una pesadilla y una catástrofe.»(2)

¡Por supuesto ! Inmediatamente después del acuerdo, las empresas alemanas se precipitaron a Teherán para firmar los contratos que estaban bloqueados por Washington ¡desde hace varios años ! En realidad, el principio que « las grandes potencias no tienen principios, sino solo intereses » también se aplica a las alianzas : una amistad eterna puede rápidamente convertirse en un agudo conflicto.

Para controlar Eurasia, Brzezinzki proponía en 1997 controlar bien a Europa : « La cuestión central para los Estados Unidos es la construcción de una Europa basada en las relaciones franco-alemanas, viable, ligada a los Estados Unidos y que expanda el sistema internacional de cooperación democrática del cual depende el ejercicio de la hegemonía global de los Estados Unidos».(3)

« Democrática » significando « sometida a los EE. UU », Brzezinzki utliza a Europa para evitar una alianza Berlin–Moscú. Siendo Rusia un socio geográficamente « natural » de las empresas alemanes, la política de los EE.UU. sembrará la cizaña. Ucrania sirvió para eso. Cuando la UE obtuvo un acuerdo en Kiev entre todas las partes sobre las elecciones anticipadas, Washington planificó un golpe de Estado el día siguiente ¡apoyándose sobre grupos neonazis ! La enviada especial de los EEUU, Nuland, lo resume con clase « Fuck the EU ! » (¡Qué se joda la Unión Europea!)

¿Es esto nuevo ? No, desde el año 1997, Brzezinzki anunciaba : « Europa debe ser un trampolin para que el desarrollo de la democracia prosiga en Eurasia. Entre 2005 y 2010, Ucrania debe estar lista para discutir seriamente con la OTAN. »

Brzezinzki quería centrar Europa sobre un eje París–Berlín–Varsovia–Kiev. Contra Moscú. Temía que la unificación europea fracasara (¿nos acercamos a eso ?), y que Berlín optase por el Este. « Las tres grandes prioridades se resumirían así : evitar la conspiraciones entre los vasallos (sic) y mantenerlos en un estado de dependencia (…), cultivar la docilidad (sic) de los súbditos protegidos ; impedir a los bárbaros que formen coaliciones ofensivas »(4).

¿Una estrategia desfasada ? No. Recientemente, el influyente analista estadounidense Georges Friedmann, a quien le preguntaron « ¿Daesh es una amenaza para los Estados Unidos? », respondió de manera asombrosa : « No es una amenaza existencial. Debemos tratarla de manera apropiada, pero tenemos otros intereses en nuestra política internacional. El principal interés (…) es la relación entre Alemania y Rusia, porque si se asocian podrían llegar a ser una amenaza para nosotros. Nuestro principal objetivo es que nunca se produzca eso. »(5)

Para evitar que las empresas europeas se orienten hacia la Nueva Ruta de la Seda propuesta por Pekín, la clave está en impedir cualquier entendimiento entre Berlín y Moscú. Y alejar Europa de la energía rusa. Bueno, detrás de las sonrisas oficiales en televisión, los « amigos » occidentales no se quieren tanto. El espionaje de la NSA lo confirmó : no hay amigos en cuanto a los negocios.

La relación EEUU–UE tiene dos aspectos : unidad y rivalidad. Las empresas multinacionales europeas necesitan a los EE.UU. como gendarme para aterrorizar a los países del Tercer mundo y para alejarlos de China. Pero las empresas multinacionales estadounidenses aprovechan cada guerra para robar cuotas de mercado de sus rivales europeos. Y Washington es muy talentoso para hacer pagar las guerras a sus « amigos », que sirven solamente a sus propios intereses, en detrimento de los de sus « amigos ».

En realidad, detrás del enemigo directo y oficial, cada guerra tiene un segundo nivel de conflicto. En 1991, Bush ataca Irak también para debilitar los contratos franceses y rusos. En Yugoslavia, Clinton quiere neutralizar a Francia y sobre todo bloquear la formación de un euro-ejército. En Libia, Obama (con Sarkozy) debilita los contratos franceses e italianos firmados con Gadafi. En Siria, Obama (con Hollande) trabaja una vez más contra Alemania. Igual en Ucrania. Y todas estas guerras estadounidenses ocasionan situaciones de caos que repercuten sobre la « amiga » Europa (crisis migratoria, atentados terroristas, pérdidas de socios económicos).

A plazo, la OTAN es un suicidio para Europa. ¿Esta va a seguir a los Estados Unidos hasta el infierno ? El futuro del mundo depende de esa respuesta.

 

1) www.washingtonpost.com/news/…

2) Politico.com, 6 de agosto 2015.

3) El grand tablero mundial, p. 103, 107, 108.

4) El grand tablero mundial, p. 68.

5) Conferencia en el Chicago Council, 4 febrero, traducción francesa por Arrêt sur info,https://youtu.be/u1a0FD6iiek (a partir de 2’)

 

7. « ¡It’s the economy stupid ! »*

¿Por qué tantas guerras ? ¿Y por qué Obama teme que provoquen un conflicto mundial ? Quien desea la paz debe entender las causas de fondo del fenómeno de la guerra.

Resumamos su importante discurso del 5 de agosto : Obama teme que una guerra contra Irán aumente las tensiones entre Moscú y Pekín, e incluso Europa :

« Tendríamos que excluir del sistema financiero americano a países como China. Y puesto que China forma parte de los principales compradores de nuestra deuda, tales acciones podrían causar graves perturbaciones en nuestra propia economía y suscitar cuestionamientos a nivel internacional sobre el papel del dólar como moneda de reserva mundial ».

En fin, un conflicto mundial. Porque el crecimiento espectacular de la potencia de China amenaza en realidad tres instrumentos esenciales de la supremacía de los EEUU : 1. Las aventuras militares. 2. El control sobre el Banco Mundial. 3. El dólar como moneda central del comercio y de las finanzas.

Lo que desencadena las guerras, no es la personalidad de tal o cual presidente de los EEUU, –  que solo son empleados de las empresas multinacionales –  sino realmente la economía : los intereses de las empresas multinacionales.

Después del periodo 1945 – 1965 (que fue excepcional por tres razones : 1. Había bastante por reconstruir . 2. Los trabajadores habían conseguido la Seguridad Social, y por ello también un poder adquisitivo. 3. La Unión Soviética ofrecía un contrapeso al Occidente capitalista), es decir después de 1965, los márgenes de beneficios de la economía occidental se desplomaron, pues la crisis, así como el aumento de la competencia, intensificaron la explotación de los trabajadores, ampliando las disparidades entre los ricos y los pobres.

Cuando desapareció la Unión Soviética, el neoliberalismo pudo iniciar su cruzada de destrucción de las conquistas sociales concedidas. El resultado: hoy, los Rolls Royce se están vendiendo muy bien pero los trabajadores que producen se empobrecen y consumen mucho menos. La economía capitalista es una serpiente que se muerde la cola : ¿A quién va a vender cuando se destruyen los salarios y mientras aumenta el desempleo ? Paradójicamente el neoliberalismo ha sido en realidad víctima de su propio éxito.

Entonces, ¿cómo están saliendo del paso las empresas multinacionales ? ¿Restableciendo el poder adquisitivo de sus trabajadores ? No, la ley de la competencia lo prohibe. La única solución para ellas : conquistar nuevos mercados en el extranjero para todos los capitales que no logran invertir en ninguna parte. Pero ya que todas las colonias fueron distribuidas o se independizaron, la guerra es el único medio para reconquistar nuevos mercados. Para triunfar, e incluso solo para subsistir, tienen que controlar sin falta las materias primas, los mercados y la mano de obra barata. Y sobre todo tienen que privarselas a sus rivales.

Y cuando la crisis se empeora, ya que todas las salidas, todas las burbujas y las otras especulaciones no hicieron más que profundizar el problema más intensamente, por tanto la guerra resulta como la única salida para las empresas multinacionales. Otra ventaja : incentivar el chovinismo puede desviar el descontento. Mientras que los movimientos sociales están preparándose en Europa y en los EEUU, todo termina siendo « la culpa de los árabes, de los rusos, de los chinos, de los refugiados… ». Nunca del sistema. Por el año 1900, el multimillonario británico Cecil Rhodes aconsejó : « Si quieren evitar una guerra civil (quería decir : una revolución), hay que ser imperialistas».

Las guerras siempre son económicas : ¿qué empresas multinacionales controlarán las colonias ? Y las guerras mundiales siempre responden a la misma cuestión : ¿qué superpotencia va a dominar el mundo ? La gran crisis de 1900 provocó la Primera Guerra Mundial que permitió a las grandes potencias «repartirse» el acero, el carbón, la colonias de África, las rutas estratégicas de los Balcanes, el petróleo.(21)

La gran crisis de 1929 provocó la Segunda Guerra Mundial (mientras el capital alemán financiaba a Hitler para la « revancha »). Hoy, en los Estados Unidos, algunos piensan que solo la guerra puede evitar la caída del imperio que provocaría la formación de una alianza Pekin – Moscú – Berlín. Y Obama dice, a su manera, que un nuevo conflicto mundial nos amenaza.

Existen dos posibilidades. O hacer como el avestruz y tratar a Obama, también a él, como a un « complotista ». O reflexionar con todos los ciudadanos conscientes : ¿cómo reconstruir un movimiento que pueda defender la paz mundial ?

Sigue en: ¿Qué hará el próximo presidente ?

*Famoso lema de la campaña electoral victoriosa de Clinton contra Bush padre en 2001.

21) Ver el vídeo de Investig’Action (con subtitulos en castellano) http://www.investigaction.net/14-18-…

 

8. ¿Qué hará el próximo presidente del régimen de EEUU?

Imperio en declive, ¿EEUU se prepara para un gran conflicto mundial? La élite estadounidense parece estar dividida. ¿Qué pueden hacer los ciudadanos del mundo?

¡Qué follón en Washington! Netanyahou impulsado a desafiar a Obama en pleno Congreso. Obama denunciando a los republicanos belicistas. Kissinger criticando la Casa Blanca por su imprudencia hacia Rusia (cuando se escucha que escuadrones musulmanes luchan bajo bandera ucraniana, perdemos el sentido de las proporciones.) Veamos, la élite estadounidense está profundamente dividida: ¿gestionar hábilmente el declive del Imperio o intentar la gran aventura militar?

Esta división no es una novedad. En 2008, escribíamos: «Después del fracaso de Bush, la élite parece estar bastante dividida. La primera opción posible es militarista: multiplicar las guerras, incrementar al máximo los pedidos militares, intimidar también los aliados y los rivales. La otra opción, defendida por Brzezinski: formas de violencia menos directas, menos visibles. Contando más intensamente con los servicios secretos, las maniobras de desestabilización, las guerras indirectas mediante otros países, y la corrupción. »

Respecto a la primera opción, exponíamos el plan aterrador tramado por cinco altos responsables militares occidentales (entre ellos John Shalikashvili, ex jefe del Estado Mayor y comandante en jefe de la OTAN en Europa.) Este plan preveía un mando agrupando los EEUU, la Unión Europea y la OTAN, coordinando todas las operaciones dentro de la esfera atlántica. Un super gobierno mundial, desde luego.

Apuntando de manera explícita al peligro chino en el campo de la financia y en África, ultrajando el derecho internacional y abogando por la guerra preventiva, militarizando los medios de comunicación (esta campaña mediática podría preparar las mentes a una intervención armada), anti democrático (elegimos no expresar nuestras propuestas respecto a la reforma de la Unión Europea de manera tan detallada como para la OTAN, para evitar una consulta a las poblaciones). Hasta osando declarar: A primera vista, el arma nuclear puede parecer desproporcionada, pero si tenemos en cuenta los daños que evita, es posible que sea razonable. ¡Sin comentarios!

Pero en 2008, las multinacionales eligieron a Obama (dándole muchos más fondos que a Clinton y Mc Cain). ¿Para qué resultado, finalmente? ¿Sus “éxitos” en Libia, Ucrania y Siria no crean más nuevos problemas? ¿La estrategia del caos no destruye las alianzas que él mismo deseaba?

De hecho, todos los presidentes de EEUU han utilizado la política del palo y la zanahoria. Hasta Obama aumenta el presupuesto militar: para llevar a Moscú y Pekín a una nueva carrera armamentística. Los medios occidentales culpan a la agresividad china, olvidando que los EEUU gastan el 4% de su PIB en su presupuesto militar (Pekín 2,1%), o sea 460 mil millones de dólares (Pekín 95). Sin embargo, Stoltenberg, jefe de la OTAN, pretende imponer a los países europeos “gastar más y mejor” para la guerra. ¿Bajar todavía más el nivel de vida para financiar bombardeos y llevando desgracia por todos los sitios?

Finalmente, ¿Qué hará el presidente? No es la buena pregunta, sino: ¿Qué vamos a hacer para pararlos? Las elecciones presidenciales están presentadas como un espectáculo, pero hay que transformarlas en una lucha de masa mundial. Presión máxima sobre los EEUU para obligarles a renunciar a sus planes mortales. Lo trágico es que en el momento en que la guerra gruñe, el movimiento anti guerra a desaparecido.

Reconstruirlo necesita estas etapas:

1. Analizar y exponer las estrategias escondidas por los medios.

2. Estudiar los grandes momentos de la historia de los movimientos anti guerra.

3. Y sobre todo, relacionar las guerras con los problemas cotidianos de la gente.

Estemos donde estemos, combatiremos al mismo enemigo: Las multinacionales. Si las dejamos dominar el mundo y todas sus riquezas, materias primas o trabajo, las diferencias entre ricos y pobres crecerán y también la guerra que sirve a mantener la injusticia. ¡A las armas, ciudadanos! ¡Contra la guerra!
Traducido por Julie Quenon, Mercedes Casanova, Rémi Gromelle, Sylvie Carrasco y Michel Frechina para Investig’Action

Fuente: www.investigaction.net