Nuestros muertos no están y no estarán nunca en el lugar del cadáver

Santiago Maldonado. Apresado por Gendarmería nacional, desaparecido durante 70 días y aparecido en el río Chubut el 19 octubre 2017.

 

Nuestros muertos no están y no estarán nunca en el lugar del cadáver. No entrarán en ese espacio nefasto ni en “falsos positivos” criminales.

Murieron demasiado temprano asesinados y desde entonces se conjuran en el viento, flotan en los ríos, murmuran en los lagos suben las montañas, entran en los pueblos, habitan las ciudades. Los vemos y escuchamos cómo respiran siempre atentos a la vida.

No aceptan que digan que han muerto decúbito dorsal, ahogados lanzados desde el aire, destrozados por bombas o balas impunes por picana, patadas, golpes, carnicerías que nunca perdonamos. Y si el asesino se atreve a exigir que los miremos como cadáver lo hace para matarnos dos veces y desarmarnos y desarmarlos.

Quieren que me confunda. Que confunda a mis muertos vivos. Que hable de caso – de cadáver- de fantasma- de desaparecido de forense- de problemas judiciales. Pero hablamos de justicia. El terror expande su oscuridad para conseguir la impunidad. La claridad de nuestra memoria reclama el juicio y el castigo.

Nuestros muertos están vivos y donde estén, vivirán siempre en nuestra voz rebelde y memoriosa. En nuestra conciencia.

No han muerto, han sido asesinados y no vamos a enterrarlos. Desde el río, la montaña y la costa los abrigamos en el pecho en la sangre de los que están y vendrán a esta tierra nuestra con luz y con estrellas porque existimos para crear más vida.

La tristeza y la cólera son arcilla entre manos laboriosas que construyen otro mundo. Nada de lo digan los asesinos los librará de la ira justa y del juicio popular que les espera. Moriremos muchas veces todavía pero siempre defendiendo la vida. Decimos Memoria-Verdad- Justicia hasta cumplirlas.

Cadáver son ya los asesinos: están muertos desde siempre.

 

Fuente: Investig’Action

 

Síguenos en Facebook y Twitter