Los Bolsonaro ya anuncian la guerra contra Venezuela

Ciertamente, este fascismo no es calcado ni la copia exacta, históricamente localizada y fechada, del fascismo de Mussolini. Pero el “Bolsonarismo” como el fascismo italiano también lleva en él la guerra “como la nube lleva la tormenta”. Y eso independientemente de la guerra terrorista – al igual que el fascismo de Mussolini por cierto-, que se comprometió a llevar a cabo contra las fuerzas progresistas, democráticas y revolucionarias de Brasil.

 

Después de que su padre haya prometido sangre, terror, exilio, encarcelamiento a las fuerzas democráticas y progresistas, en un furioso discurso digno del Fuhrer, uno de sus hijos se dirigió a la misma multitud de fanáticos y futuros milicianos fascistas que gritan, se enojan y odian con las tripas, que una vez que el poder esté en manos de su criminógeno genitor, Brasil declarará la guerra a Venezuela, contando con el acuerdo del general Mourao, candidato del ejército brasileño a la vicepresidencia y nostálgico de los años de la dictadura militar (1964-1984).

Después de decir que basta con un soldado raso para poner fin a la existencia del Tribunal Supremo Federal (Consejo Constitucional), que, sin embargo, durante más de dos años ha legitimado la toma del poder por parte de los parlamentarios y trabajó con entusiasmo por la legitimación de los neofascistas brasileños y el proceso de fascistización de las instituciones estatales, entre otras judiciales, el hijo del candidato de extrema derecha ha gritado en una retransmisión de video en la Avenida Paulista el domingo 21 de octubre:

La próxima operación de paz de Brasil tendrá lugar en Venezuela. Vamos a liberar a nuestros hermanos venezolanos del hambre y el socialismo. Daremos una lección al “narcodictador” de Venezuela, Nicolás Maduro”. Además, vociferó que el general Mourao, previsto en el equipo de candidatos para la vicepresidencia ya se ha expresado sobre ello.

En verdad, estas palabras solo confirman los planes de invasión de Venezuela planeados por Estados Unidos en los últimos años y sus Estados-Clientes del continente, (concepto que nunca ha sido tan actual, forjado por Noam Chomsky en la década de 1970 – Plan Condor): Colombia, Paraguay y Brasil, si esta pandilla de aventureros neofascistas tomase el poder el 28 de octubre.

 

Fuente : Investig’Action