La Guerra mediática de los EEUU contra Venezuela

El intento de golpe de estado en manos de la derecha venezolana del 12 de febrero del corriente año, es una señal de que los EEUU tienen los ojos bien puestos en Venezuela. Este hecho no lo podemos tomar a la ligera, debido al interés de la oposición venezolana que no ha podido aplicar con todas luces en el país el cambio de gobierno que desean ejecutar sus dirigentes cipayos y vende patria.

Por este segundo golpe fallido, el imperio norteamericano se ha dado a la tarea de atacar ahora al número 2 de la República Bolivariana de Venezuela, Diosdado Cabello, Presidente de La Asamblea Nacional, etiquetándolo de narcotraficante y general del Cartel de los soles. Esta mentira ha sido ingeniada por el Departamento de Estado para desprestigiar y deslegitimar al presidente de la Asamblea Nacional con el apoyo de los medios de comunicación trasnacionales, entre ellos dos periódicos de la derecha venezolana, que son miembros de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Tambien el ABC de España y el diario americano Wall Street Journal, empresas que están al servicio del gobierno de los Estados Unidos de América [http://www.contrainjerencia.com/?p=105515->http://www.contrainjerencia.com/?p=105515] además de otros que en América Latina están al servicio del Pentágono como organizaciones no gubernamentales presentes en este proceso desestabilizador. Por ejemplo, la ONG Reporteros Sin Fronteras que es financiada por la CIA y por la {National Endowment for Democracy}, la principal organización que sirve de cobertura a la CIA.

En una oportunidad, Diosdado Cabello denunció a dos medios de comunicación venezolanos por difamación. El presidente de la Asamblea introdujo un documento ante el Ministerio Público denunciando a los diarios El Universal y El Nacional por difamarlo como narcotraficante sin presentar pruebas que sustenten las publicaciones de estos periódicos. El objetivo de la derecha venezolana y del imperio americano sigue siendo el mismo de {{CERRAR Y ERRADICAR LAS FILAS DEL GOBIERNO VENEZOLANO}}. La oposición venezolana ha tratado de tumbar la administración actual con el dinero aportado por varias de esas organizaciones internacionales anteriormente mencionadas y entre ellas también está involucrada la ONG Manos Blancas.

Los Estados Unidos siguen aplicando la misma estrategia de manipulaciones mediáticas contra Venezuela desde hace 14 años. Entre ellas el “Falseamiento de hechos” que consiste en insertar dentro de los relatos periodísticos informaciónes o datos falsos que alteran los hechos reales, de omitir fragmentos de información que cambiarían la percepción sobre el hecho que se explica. Entre otras fórmulas, se mesclan hechos y juicios de valores, o modificando la secuencia de su ocurrencia a fin de distorsionar la percepción acerca del tema.

La otra estrategia que se está aplicando contra el Presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello es el “Desbalance del uso de las fuentes” que consiste en manipular o centrar las informaciones exclusivamente en fuentes que presentan posiciones preponderantemente contrarias al gobierno venezolano como el caso de los diarios El Universal y El Nacional.

Otra de las estrategias que se viene aplicando a este dirigente venezolano es el “Efecto contaminación” que consiste en presentar un hecho y luego satanizarlo, asociándolo con una imagen negativa (no necesariamente cierta), a través de una operación lógica identificada como silogismo. Un claro ejemplo que se llevó a cabo en la nación fue con el Presidente Hugo Chávez como un hecho falso. Nótese este ejemplo:

1. A Chávez se le acreditó que fue discípulo del presidente cubano Fidel Castro (allí están apelando al imaginario negativo que ya han creado los medios de comunicación en todo el mundo sobre Cuba).

2. Otro complemento y característica de esta estrategia es que los medios se prestan y certifican que un país cuando se distancia de EUA se distancia de las democracias del mundo.

Con estas trasmisiones o publicaciones, la aplicación del recurso de la “Reiteración de hechos falsos”, se logra hacer creer a la opinión pública internacional que las mentiras son verdades. Recordemos lo que dice el refrán: una mentira dicha mil veces se convierte en una verdad.

A continuación podemos apreciar como un impreso venezolano, El Nuevo País, miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa, ha abandonado su función social y prestación de servicio para publicar contenidos tendenciosamente orientados. Esto ha tenido como consecuencia una total desinformación y evidente manipulación de los usuarios. Otro detalle que se logra en estas dos portadas es el impulso subliminal en la palabra “{{Comunismo}}” publicada en color rojo, narración que resalta esta publicación ya que en su manual de estilo las portadas siempre son en color negro. También podemos apreciar la siguiente publicación del mismo diario la palabra compuesta “{{Democradura}}” (democracia, dictadura), la cual es otro impulso subliminal que induce al lector a formar parte de la postura del dueño de este impreso. En pocas palabras, este medio opera como si constituyera un poder político operante. Esto significa el uso abusivo, sesgado de la información y una clara aplicación del ejercicio mediático para fomentar angustia, odio y descontento con estas publicaciones contra el gobierno venezolano fue en una oportunidad otra estrategia subliminal de “propaganda negra” contra esta administración.

Actualmente los EEUU vienen aplicando otro recurso de forma reiterada y descarada la cual es denominada como “el Anonimato”. En varias oportunidades la vocera de prensa de la Casa Blanca {{Jennifer Psaki}}, en sus declaraciones ha manifestado que los órganos de seguridad norteamericanos están haciendo un seguimiento al Presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello. En varias de sus declaraciones esta funcionaria no mencionó soporte alguno ni fuente confiable en sus afirmaciones. Sus fuentes fueron desconocidas por parte de la misma representante de la Casa Blanca. En otra ocasión {{Jennifer Psaki}}, fue cuestionada por algunos periodistas norteamericanos que acudieron a esa sala situacional revelando que sus afirmaciones carecían de bases dejando mal parada a esta representante del presidente Barack Obama por declaraciones que no tienen razón de ser pero que ha tomado curso en el mundo mediático como un hecho noticioso.

Otra de las técnicas que se la viene aplicando al gobierno venezolano desde hace 14 años es el “Efecto contaminación” que consiste en satanizar una personalidad o institución y vincularlo como imagen negativa no necesariamente cierta a través de otra operación lógica (silogismo) ejemplo:

• Venezuela va a crear un canal de televisión.

• El canal de TV va a parecerse a Al-Jazeera.

• Se acusa a Al-Jazeera en tener nexos con el terrorismo.

• De esta manera se deriva que Tele Sur tendrá vinculaciones con el terrorismo.

Por lo tanto: Venezuela merece ser tratada igual que Irak. Después de estas afirmaciones, el presidente Americano de turno firma el famoso decreto que le da poderes universales para invadir naciones como lo han hecho los dos presidentes que lo antecedieron, Bill Clinton y George Bush, con administraciones imperialistas que tienen más de 20 años invadiendo países en nombre de la paz y dejando naciones en caos económicos, políticos y sociales en varias regiones del planeta.

El presidente Barack Obama emitió una nueva orden presidencial al declarar una emergencia nacional con respecto a la amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos contra Venezuela. Esta acción como un hecho noticioso dio la vuelta al mundo y se convierte en un complemento más de la estrategia del “efecto contaminación” para hacer ver a Venezuela ante la comunidad internacional como un Estado forajido y dejar un falso antecedente que seguramente será usado en próximas oportunidades contra Venezuela, contaminando a futuro las notas de prensa internacionales de medios de comunicación que están al servicio del imperio americano.

Aquí podemos apreciar unas publicaciones de circulación nacional que sustentan esta investigación de ejercicio mediático contra Venezuela :

Para concluir este trabajo debemos tener presente que la guerra sucia mediática liberada en Venezuela, apoyada por el imperio americano contra el presidente Hugo Chávez y ahora contra Nicolás Maduro, es la réplica exacta de lo que hizo de 1971 al 1973 el periódico El Mercurio en Chile contra el gobierno democrático de Salvador Allende.

Por Richard Moya, desde Caracas para el Diario de Nuestra América n°5