Iraq : « ¿Qué aprendiste hoy en la escuela, pequeño Alí?

En 2003, Bush Jr. Decidió llevar la democracia a Iraq. Ocho años más tarde ¿Cuáles son los beneficios de la ocupación USA en el sistema de educación del país?

El seminario sobre Iraq celebrado en la Universidad de Gante del 9 al 11 de marzo de 2011, estaba organizado por el BRussells Tribrunal y por el grupo de investigación sobre el Medio Oriente y África del Norte de la Universidad de Gante (MENARG) y reunió a expertos iraquíes e internacionales.


En el curso de la sesión de apertura, el profesor Sami Zemni, dibujó la enseñanza iraquí con tintes particularmente sombríos. Un reciente informe de la Unesco afirma que 5 de los 30 millones de iraquíes son iletrados, siendo así que el país recibió en 1982 un premio de este mismo organismo por la erradicación del analfabetismo. 40% de los niños iraquíes abandonan la escuela prematuramente a causa de la guerra: tienen que trabajar para aumentar los ingresos familiares o huir con su familia.

Más de 400 profesores y enseñantes han sido asesinados en el marco de una cruzada sistemática. Responsables americanos como Wolfowitz (viceministro de defensa con el gobierno Bush, jr. Hasta 2005) hablan sin ningún pudor de la política del “state end”, el fin puro y duro de un Estado. Esto se traduce igualmente por un envejecimiento en el equipamiento de los servicios de utilidad pública como la electricidad, red de colectores, aprovisionamiento de agua,… El sistema de salud es una catástrofe. El profesor Saad Naji Jawad de Bagdad, lo ha ilustrado con cifras espeluznastes. Un informe de la Salud pública aparecido recientemente revela que entre 8000 y 9000 médicos han huido del país después de la invasión y la ocupación de Iraq en 2003 y que más de 2000 han sido asesinados.

 

Un escándalo olvidado.

Hans von Sponeck era el coordinador de las Naciones Unidas en Iraq en octubre de 1998 cuando el país estaba sometido a las sanciones occidentales. Dimitió en febrero de 2000 como acto de protesta. Más tarde se convirtió en un eminente escritor, orador, profesor y activista, luchando siempre contra la ocupación. Califica la situación en Iraq de “escándalo internacional olvidado”, y añade que “cada uno de los puntos del derecho internacional en vigor desde hace 150 años ha sido violado allí”. Ocho años de guerra y de destrucción han hecho de Iraq ”el mayor basurero del mundo”, lleno de toneladas de desechos de armamento, de municiones no utilizadas y campos de minas. Pero el país parece haber abandonado también la educación de su población. Von Sponeck presenta un informe de Oxfam : « 92% de los niños iraquíes se enfrentan a graves problemas de aprendizaje”.

El ex-coordinador de la ONU hacía responsables de esta situación a EE UU y a Gran Bretaña, pero subrayaba que la responsabilidad era de todos nosotros por dejar a Iraq en el olvido. Saad Naji Sawad reclamó también con insistencia que no podíamos contentarnos con la crítica, que teníamos que aportar soluciones y ponerlas en práctica.

Es lo que viene haciendo BRussells Tribunal desde hace años. Gracias, sobre todo, a la instauración de la “Carta de Gante” para la protección de la enseñanza iraquí, inmediatamente firmada por los rectores de las cinco universidades belgas y toda una serie de personalidades belgas y extranjeras.

Una revolución árabe en el Iraq ocupado.

Igual que en el Cairo (Egipto), Bagdag tiene su plaza Tahrir. El viernes 4 de marzo, 10 000 a 12 000 personas se echaron a la calle para manifestarse en contra de la corrupción y la represión del gobierno Maliki.

Jahya Al Kubaisa es un joven profesor iraquí en Amán (Jordania), pero sigue los acontecimientos de su país muy de cerca. Me cuenta que la revolución popular iraquí es singular, es “el cambio cualitativo más importante en Iraq desde 2003”. Me explica las razones: “Una: es la primera vez que las jóvenes generaciones se echan a la calle. Dos: con las mismas exigencias que en todo el país, en contra del gobierno nacional. Esto va en contra de la imagen y de las tentativas que pretenden normalidad a lo largo de las líneas de demarcación sectarias. Tres: por todo el país, en 16 de las 18 provincias, hay protestas. Cuatro: es la primera vez desde los años 60 que es cuestión de manifestaciones ciudadanas espontáneas y libres”.

Le pregunto sobre las exigencias de los manifestantes que son indudablemente del mismo tenor que las de los pueblos tunecino y egipcio. Jahya Al Kubaisi: “Yo clasificaría estas exigencias en cuatro categorías. Algunos reclaman mejores servicios públicos (agua, electricidad, salud). Otros se manifiestan contra la corrupción ampliamente extendida. El pueblo quiere asimismo más empleo. Por fin los manifestantes quieren más libertad y se oponen a la violación de los derechos humanos. Estas exigencias no están necesariamente todas juntas en todos los sitios. Y como medida de precaución, no incitan a la caída del régimen, sino más bien a su reforma”.

Traducción : J.Mª Fdez.Criado de Corriente Roja