Habría podido ser el cielo para todos

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Keynes, uno de los más célebres economistas, predecía ya en 1930 que sus nietos no tendrían que trabajar más de 15 horas semanales para disponer de un nivel de vida correcto

 

“This could be heaven for everyone
This world could be fed, this world could be fun”. ( Queen )

 

En Bélgica la riqueza ha llegado a niveles sin precedentes. Hoy en día producimos cinco veces más por habitante que hace sesenta años (1). Para un hogar medio compuesto por dos adultos y dos hijos representa unos ingresos potencialmente disponiblesde 8.650 euros por mes y a un capital de 785.000 euros (2).

Con semejante riqueza podríamos vivir todos en la abundancia y sin preocupaciones. En todo caso, las condiciones materiales para que “este sea el cielo para todos” están más que cubiertas.

 

¿Qué podría significar “el cielo para todos”?

 

Se han aumentado las prestaciones de inclusión y los subsidios por encima del umbral de pobreza. El miedo cotidiano a caer en la pobreza es cosa del pasado. Actualmente concierne al 20 % de los belgas.

Los hogares monoparentales ya no corren peligro de caer en la pobreza o en la marginación. Actualmente el 54% de los hogares monoparentales se enfrentan a esta situación.

Existe el pleno empleo y los que están en paro pueden dejar de temer no llegar a fin de mes. En 2017 sigue siendo un problema para el 70% de los parados.

La semana es de 25 horas con el mismo salario. Si actualmente el trabajo se reparte equitativamente entre la población activa (en el trabajo y entre quienes buscan empleo) se llega ya a un promedio de 30 horas semanales. Además, un trabajador del sector privado no financiero ve desaparecer una parte no desdeñable del valor que él mismo produce. Se trata de aproximadamente un 43 % que va a los bolsillos del patrón o de los accionistas y una parte, entre un cuarto o un tercio, al Estado en forma de impuestos sobre los beneficios. De modo que él o ella trabajan “gratuitamente” 15 horas para el patrón. Si las reducimos a diez horas – suficiente en cuanto a beneficios e ingresos para el patrón o sus accionistas –la semana laboral todavía se puede reducir cinco horas (3).

Por lo tanto, una semana de 25 horas no es nada radical. Keynes, uno de los más célebres economistas, predecía ya en 1930 que sus nietos no tendrían que trabajar más de 15 horas semanales para disponer de un nivel de vida correcto (4).

Las personas pueden acceder a su jubilación a los 65 años y hay maneras de hacerlo a los 55 años. El aumento de la productividad puede absorber cómodamente el envejecimiento. En estos diez últimos años, el envejecimiento ha costado 1,4 puntos de porcentaje del PBI, es decir, menos de 0,2 puntos de porcentaje por año. El crecimiento anual es un múltiplo de ello.

Desde ahora los ciudadanos extracomunitarios ya no viven en la pobreza. Actualmente es el caso de un 70 % de ellos. Tampoco existe subempleo, ni falta de servicios o de vivienda, lo que hace desaparecer las tensiones entre los diferentes grupos de población.

Ya no hay problemas con la factura de la atención sanitaria. Nadie deja de ir al médico o de comprar medicamentos por falta de dinero. Hoy lo padecen respectivamente un 26 % y un 88 % de los belgas(5).

El modelo “kiwi” permite economizar 2.000 millones (6). Pagar a los médicos especialistas de forma “normal”, por ejemplo, dándoles el trato de un profesor universitario, puede aportar 2.000 millones suplementarios. Evitar los exámenes superfluos en el hospital aboliendo el sistema de “pago por prestación” aporta otros 800 millones. Estas medidas son más que suficientes para resolver el déficit sanitario.

La educación cuenta con medios y personal suficientes, y vuelve a estar a la cabeza de la clasificación mundial. El retraso en la construcción de escuelas , que en Flandes llega hoy a 2500 escuelas,se ha solucionado.

Se han terminado las listas de espera para los discapacitados, los niños, las residencias de ancianos o las viviendas sociales. Hoy en día un 10 % de los flamencos se mantiene en estas listas de espera.

Todas las viviendas son de una calidad adecuada y se hallan suficientemente aisladas. Se trata hoy en día del 37 % y el 60% respectivamente de las viviendas.

Todo el mundo puede pagar el alquiler, utilizar la calefación en casa y se puede permitir preparar cada dos días una comida que contenga carne, aves o pescado. Hoy en día no es el caso del 5 % de la población.

Ahora todas las familias pueden ahorrar y guardar algo de dinero para la vejez o para los hijos. Para el 40 % de los hogares esto es imposible hoy en día.

Todo el mundo puede salir de vacaciones sin problemas. Actualmente el 27 % de los hogares no puede hacerlo.

En gran parte son los gigantes energéticos quienes disponen de los remedios  para los objetivos climáticos y por eso están en el sector público. Se han pasado en masa a las energías verdes. Además, un vasto programa de inversiones (transportes públicos, aislamiento, captación y almacenamiento del CO2, etc.)se dedica a llegara tiempo a los objetivos climáticos acordados en París.

 

¿No hay bastante dinero para todo esto?

 

Las empresas belgas y los ricos ya no saben qué hacer con sus montañas de dinero en efectivo. En los últimos tres años han enviado más de 300.000 millones de euros a los paraísos fiscales. (8). Con mil millones de euros se puede emplear a 30.000 personas durante todo un año. (9)

Calculen lo que se podría hacer aunque fuera con una parte de ese monto. Las diez familias más ricas de nuestro país disponen de un capital de 42.000 millones de euros, prácticamente lo mismo que los dos millones de belgas más pobres.

Nunca antes había sido tan grande como ahora la brecha entre lo posible y lo que se hace realmente. Dicho de otra manera, dado el elevado nivel de prosperidad en nuestra sociedad es un verdadero escándalo que haya tantas personas que no pueden satisfacer sus necesidades más elementales.

Efectivamente, este mundo podría ser un paraíso para cada uno de nosotros/as. Pero para muchas personas, para demasiadas personas, sigue siendo, por desgracia, un infierno. Es el momento devolver a empezaren profundidad. O para decirlo como Jacques Brel: “la mayor locura es aceptar este mundo tal como es y no luchar por un mundo como debería ser” (10)

 

Notas

 

(1) Cálculo sobre la base de Maddison A., Contours of The World Economy, I-2030AD, Oxford 2007, p. 377 y 379.

(2) El ingreso disponible en Bélgica es de 28.700 dólares anuales por persona. El equivalente en euros es para una familia de dos adultos y dos hijos de 8.650 euros por mes. http://www.oecdbetterlifeindex.org/fr/countries/belgique-fr/ El capital neto total (financiero y no financiero) equivale a unos 2.200.000 millones de euros. Estas cifras corresponden a 2014 y a 2015 respectivamente. Fuentes: https://www.nbb.be/doc/dq/n/dq3/histo/nndc15.pdf p. 119 y http://moneytalk.knack.be/geld-en-beurs/sparen/in-deze-landen-hebben-de-inwoners-het-hoogste-nettovermogen/article-normal-755253.html .

(3) Fuente de la relación entre gastos de personal y “valor añadido” : http://economie.fgov.be/nl/binaries/analyse-Structurele%20ondernemingsstatistieken_nl_tcm325-244851.pdf  p. 4

(4) http://www.econ.yale.edu/smith/econ116a/keynes1.pdf  p. 5

(5) Wetenschappelijk Instituut Volksgezondheid, Gezondheidsenquete 2013. Rapport 3: Gebruik van gezondheids- en welzijnsdiensten, Bruxelles 2015, https://his.wiv-isp.be/nl/Gedeelde%20%20documenten/Summ_HC_NL_2013.pdf, p. 36. Gebruik van gezondheids- en welzijnsdiensten, Bruselas.

(6) El modelo kiwi se basa en la iniciativa de Nueva Zelanda: se convocanlicitaciones públicaspara los mejores medicamentos. La plena aplicación de este modelo puede reducir el precio de los medicamentos en Bélgica entre un 50 % y un 90 % https://ptb.be/articles/le-modele-kiwi-pour-les-nuls

(7) https://hiva.kuleuven.be/nl/docs/persberichten/201502_perstekst-GWO.pdf, p. 4

(8) http://www.standaard.be/cnt/dmf20160714_02385565 ; http://www.standaard.be/cnt/dmf20170814_03017672 .

(9) Un empleo cuesta alrededor de 50.000 euros al año, lo que equivale a 20.000 por mil millones de euros. Con el efecto del retorno fiscal, las cotizaciones de la seguridad social por una parte y menos prestaciones por otra es fácil llegar a 30.000 empleos o más. Además, esos nuevos empleos impulsan aún más la economía.

(10) Citado en Mertens P., “Comment osent-ils ? La crise, l’euro et le grand hold-up”, Bruselas, 2012, p.312

 

Traducción del francés al castellano por Susana Merino

Traducción del neerlandés al francés de Anne Meert para Investig’Action

Fuente: Investig’Action