En Nuestra América, la justicia como arma de guerra

En este principio de año, el camino hacia la segunda independencia sigue siendo tortuoso para los pueblos latinoamericanos.

 

La señal de partida fue dada por la crisis postelectoral en Honduras, cuya secuencia fue una mascarada que puso en escena el apoyo de Estados Unidos al fraude electoral, prolongando así el golpe de 2009.

En cuanto a los gobiernos de Macri y Temer, ebrios del poder recientemente adquirido, se apresuran a desmantelar lo que fue ganado gracias a las movilizaciones populares en los años 1990 y 2000: ayuda social a los más desprotegidos, derechos de los trabajadores, ley sobre el monopolio de los medios …

Es cierto que las presidencias de Cristina Kirchner, Lula Da Silva, Dilma Roussef y Rafael Correa no destruyeron los cimientos del sistema, pero sí abordaron el vasto problema de desigualdad estructural en América Latina.

Prácticas que ahora deben ser deslegitimadas, para que nadie se atreva a considerarlos como algo posible durante mucho tiempo.

 

Y ¿cómo hacerlo? Primero, difamando a los actores de estas “Revoluciones Ciudadanas” a través de un encarnizamiento muy ideológico : acusación de “populismo” y / o “castrochavismo”, intoxicación visual y mental a través de dosis diarias de un veneno mediático anti-Venezuela, amalgama de todo lo que vaya más allá del consenso en favor de una economía basada en el libre comercio …

 

Luego, usando la justicia como arma de guerra (“lawfare”), cortando las alas de líderes latinoamericanos que disfrutan de un apoyo popular masivo como Lula o Correa. Así, los casos “Odebrecht” y “Lava Jato” han sido instrumentalizados para eliminar a personas clave de gobiernos progresistas como Jorge Glas o el propio Lula.


Su mensaje es claro : tengan cuidado, políticos que permiten a la gente hacerse cargo gradualmente de los problemas reales y convertirse en sujetos de su futuro. Atrévanse a darle esperanza a la gente, y les espera la prisión.

Sin embargo, el trasfondo político de esta batalla desigual que se desarrolla en el terreno legal y mediático es algo obvio para todo el mundo.

Y el tendón de Aquiles está bien a la vista : si atacan a tan grandes líderes de manera descarada, es porque el sistema teme a la revolución más que nunca. Sobre todo, lo que esta batalla expone es el desprecio por los “condenados de la tierra”, porque los poderosos de este mundo no conciben que puedan estar provistos de una iniciativa histórica.

Entonces nuestro mensaje es igual de claro: tengan cuidado ustedes a cambio, porque la resistencia a los representantes del “mal gobierno” ya se está multiplicando, y eso influye en el equilibrio de fuerzas en este año electoral, lo que podría traerle algunas sorpresas.

 

Fuente : Le Journal de Notre Amérique