América Latina en Resistencia: Victorias y nuevos retos

Editorial / Boric gana en Chile

 

El próximo 11 de marzo, el izquierdista Gabriel Boric asumirá como el presidente más joven y más votado en la historia de Chile. A sus 35 años, el diputado del Frente Amplio obtuvo el 55,9 % de los votos frente a 44 % del ultraderechista José Antonio Kast.

De esta forma, Boric logró revertir de forma contundente la desventaja de la primera vuelta y así detener avance de la ultraderecha en la región.

El margen terminó siendo más amplio y cómodo de lo que sugerían las encuestas. Aún así, un porcentaje significativo votó por un candidato que abiertamente se identificaba con la dictadura militar de Pinochet y que disparó en popularidad con un discurso abiertamente conservador y xenófobo al estilo Trump y Bolsonaro.

No obstante, los retos más duros estarán por delante. La elección presidencial chilena surge en un contexto creado por la insurrección social de finales de 2019, que dio paso a un proceso constituyente y puso en cuestión la solidez del principal bastión del neoliberalismo en el continente.

Boric, él mismo un producto de la “generación” anterior de protestas, llega al poder con impulso pero en una posición frágil en el parlamento. Con la redacción de la nueva constitución en curso, la creciente polarización y el regreso del discurso rancio anti-comunista, se avecinan equilibrios complicados para el ex-líder estudiantil. Pero su victoria asegura que el proceso de cambio puede seguir adelante.

Del punto de vista de la famosa “gobernabilidad”, el nuevo presidente tendrá que establecer sus prioridades.

Entre sus propuestas de campaña, Boric aseguró que fortalecería el Estado, aumentaría el gasto fiscal e incrementaría la carga tributaria en más o menos ocho puntos del Producto Interno Bruto (PIB) en un horizonte de seis a ocho años. Propone crear un impuesto a las grandes fortunas del país, aplicar un royalty minero a las grandes mineras, y crear nuevos tributos para financiar la agenda social. Para apuntalar la reactivación económica, propone políticas pro empleo a través de incentivos para la contratación con el foco puesto en las mujeres.

El político de izquierda plantea eliminar el actual sistema de pensiones administrado por las (privadas) AFP y reemplazarlo por un órgano público y autónomo. Desea también crear un Fondo Universal de Salud (FUS) encargado de administrar los fondos que aportan los trabajadores y los recursos que aporta el Estado para así eliminar las llamadas Isapres (seguros privados de salud).

Por fin, en la educación, uno de los motores de las luchas recientes en Chile, Boric pretende ampliar el beneficio de la gratuidad en la educación superior, así como condonar de manera progresiva las deudas estudiantiles.

Su programa no tenga nada de radical. Boric además se benefició del anti-comunismo de los medios para derrotar el candidato del Partido Comunista en las primarias. Pero aún así el nuevo presidente recibirá una oposición inclemente por parte de élites muy poco dispuestas a abdicar de sus privilegios, y que además controlan buena parte del aparato comunicacional.

Hasta el momento, Boric ha seguido un camino que ya ha conducido al fracaso una y otra vez: el de intentar “moderar” sus posiciones. Así, ha prometido ser “responsable” fiscalmente, sumado gente tecnócrata a su equipo y se ha sumado al coro que condena los “régimenes” de Venezuela, Cuba o Nicaragua. Pero de nada sirve. Los medios de derecha siguen diciendo que es un “comunista.”

En el plano internacional el escenario es un poco diferente. Los medios, siempre cercanos a las directivas del Departamento de Estado, aseguran que Boric es de una “nueva” izquierda, que no expropia a multinacionales y se lleva bien con el capitalismo. En parte tienen razón, el nuevo presidente no ha sugerido ninguna gran amenaza al capital, todo lo contrario.

La cuestión es que hasta los más mínimos cambios que pongan en peligro las ganancias y el control sobre la economía se encontrarán a una furibunda reacción. En esos momentos, Boric tendrá de decidir entre dar un paso atrás, y abandonar a los deseos de cambio de la mayoría, o movilizar y confrontar. El caso de Perú es paradigmático, con el nuevo presidente Pedro Castillo víctima de constantes ataques para sacarlo aunque haya efectivamente abandonado sus principales promesas de campaña.

Los vientos soplan hacia la izquierda en el continente, y se acercan elecciones en Brasil y Colombia en los próximos meses. Aún en tiempos de crisis económica y pandemia, hay cada vez más condiciones para desafiar la hegemonía de Washington y construir una agenda de integración donde los pueblos estén por encima del capital. Pero eso depende en buena medida de la audacia de los liderazgos.

 

Breves

 

Venezuela / Oro sigue en disputa

 

El oro venezolano sigue retenido en Londres (TeleSUR)

Venezuela rechazó el «desconcertante» pronunciamiento de la Corte Suprema británica, que remitió nuevamente el caso del oro venezolano retenido al Tribunal de Comercio.

Londres ha impedido a Venezuela recuperar las 31 toneladas de oro depositadas en el Banco de Inglaterra, evaluadas en 1,7 mil millones de dólares. Las autoridades judiciales han argumentado que no pueden contrariar el reconocimiento del gobierno al opositor Juan Guaidó como «presidente interino» de Venezuela.

El gobierno de Nicolás Maduro había firmado un acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para vender el oro y usar los recursos usados para combatir la pandemia, pero el caso seguirá en los tribunales.

 

Argentina / Fuga de dólares sigue

 

La economía argentina sigue en un contexto delicado. Las reservas internacionales han caído más de 5 mil millones de dólares desde agosto con las inyecciones de dinero para controlar la tasa de cambio.

La inflación sigue por encima de los 50% anuales mientras el gobierno de Alberto Fernández entra en la recta final de la renegociación de una deuda de cerca de 40 mil millones de dólares al Fondo Monetario Internacional contraída por su antecesor, Mauricio Macri.

Los inversionistas se han quejado de falta de “confianza” en la política económica del gobierno, que viene de una derrota en las elecciones legislativas y lidia con un número creciente de casos de Covid-19.

 

Ecuador / Lasso contra la confederación indígena

 

Leonidas Iza ha rechazado la «actitud fascista» de Lasso. (La República)

El mandatario ecuatoriano, Guillermo Lasso, tildó de «anarquista» al presidente de la confederación indígena, Leonidas Iza, y aseguró que lo enfrentaría «con todo el poder del Estado».

Iza no se quedó atrás y le pidió al mandatario dejar a un lado “la actitud fascista” que “solo demuestra su incapacidad de resolver los problemas de los ecuatorianos”.

El líder agregó que el movimiento indígena seguirá luchando contra toda forma de privatización y la imposición del Fondo Monetario Internacional. “Pararemos su agenda neoliberal», enfatizó.

Estas declaraciones surgen tras un diálogo fallido  para tratar de evitar nuevas protestas como las vividas por la subida del combustible en el 2019.

 

México / Centro de identificación de desaparecidos

 

México creará un Centro Nacional de Identificación Humana tras sobrepasar los 95.000 desaparecidos.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, reconoció que existe una crisis de derechos humanos que se profundizó ante viejas omisiones del Estado, que en muchos casos dejó las tareas de búsqueda en manos de los familiares.

Durante los primeros tres años de su gobierno, se crearon centros de identificación en los estados de Coahuila –en donde actualmente se analizan más de mil cuerpos encontrados en fosas comunes–, San Luis Potosí y Tamaulipas. Además, se realizaron 2.200 jornadas de búsqueda de cuerpos en 28 estados del país.

 

Perú / Tensión en Las Bambas

 

Mina Las Bambas (El Comercio)

Comunidades campesinas siguen esperando respuestas del gobierno peruano en la provincia de Chumbivilcas, en el Departamento de Cusco.

Las poblaciones locales han estado en pie de guerra contra la explotación de la mina Las Bambas, una de las más grandes de la región. Voceros de la lucha argumentan que el proyecto, desarrollado por la empresa china MMG y que produce 2% del cobre mundial, no beneficia a las comunidades locales.

Los movimientos de la zona levantaron recientemente un bloqueo de semanas mientras esperan nuevas propuestas del gobierno de Pedro Castillo, quien había prometido combatir las multinacionales mineras en su campaña.

 

Entrevista

 

Mariano Saravia: «Las olas progresistas son autogestionadas»

 

En Latinoamérica, el año termina con importantes victorias electorales de la izquierda en Honduras y Chile. Con elecciones acercándose en Brasil y Colombia, podrán ser cuatro importantes aliados de EE.UU. perdidos para las alternativas progresistas. ¿Cómo leer la coyuntura actual en el continente? ¿Se puede hablar de una segunda ola progresista? Hacemos un balance en esta entrevista con Mariano Saravia, periodista, escritor, y magíster en Relaciones Internacionales argentino.

En 2021 tuvimos la derrota (inesperada) de la izquierda en Ecuador, pero también victorias en Perú, Nicaragua, Honduras y ahora Chile. ¿Cuál es tu balance del “tablero político” continental cuando termina el año? ¿Se puede hablar de una 2da ola progresista?

América Latina es un territorio en disputa y el balance creo que es muy bueno para la izquierda en este momento. A estas victorias hay que sumarles el triunfo en las elecciones subnacionales de Bolivia y el del chavismo en las elecciones regionales. El haber logrado que la oposición participara en los comicios fue un reconocimiento del fracaso de la estrategia golpista de Guaidó. Me parece que en general es un balance positivo, salvo lo de Ecuador y lo de Argentina.

Se puede hablar de una segunda ola siempre y cuando aclaremos que las olas son autogestionadas. No son las olas del mar, no es algo automático que va y viene, no significa que ‘tras tantos años progresistas, vienen reacciones conservadoras, luego vuelve el progresismo”. Son olas creadas por nosotros. A mí me gusta mucho más hablar de una disputa permanente pues en realidad por acá nos disputamos todo: los sentidos, el sentido común, las cuestiones civilizatorias, nuestra relación con la madre tierra, con los pueblos originarios, los temas de género, la distribución, todo. Por eso, tampoco podemos comparar una ola con otra. Exigirle, por ejemplo, a Luis Arce que sea igual a Evo Morales es un error, exigirle a Maduro que sea Chávez o a Alberto Fernández que sea Néstor Kirchner es un error. El mundo es distinto, las situaciones son distintas, las construcciones políticas también. Es una trampa ese “ay, como Alberto no es Kirchner entonces está todo mal, me desanimo, me desilusiono”. De esto y de nosotros depende si esta será una ola para subirse y surfear o una olita.

El próximo año trae nuevas contiendas importantes. ¿Cuáles dirías que son los principales retos para la izquierda en la coyuntura actual (tanto para los que acaban de regresar al poder como para los que lo harán en el futuro cercano)?

El año que viene son dos elecciones claves, Brasil y Colombia, claves por distintos motivos. En el caso de Colombia lo emparento más con Chile y Perú, esos países que parecían monolíticos, donde el sistema neoliberal era más fuerte y “nunca” iba a cambiar. Bueno, ya cambiaron, por supuesto habrá que ver la profundidad pero hay un cambio. Son 2 países que parecía que nunca iban a moverse de su destino liberal pero puede que Colombia se sume.

El caso de Brasil es distinto porque sería la decisión de volver a un proyecto progresista, de izquierda o nacional y popular, como quieran llamarlo, después de los fracasos de Michel Temer y Bolsonaro, es decir, los fracasos del neoliberalismo y el fascismo. Esto sería reafirmar la vuelta a lo que dio resultados, al que fue quizás la mejor presidencia de la historia de Brasil, la de Lula da Silva. Son dos procesos electorales fundamentales. 2022 va a ser muy importante.

Hablando de Argentina, Alberto Fernández sufrió un revés en las elecciones legislativas y no parece lograr la estabilidad. ¿Cuáles son las condiciones externas y los errores propios que señalarías para explicar esta situación?

Alberto Fernández y el gobierno nacional tuvieron un revés importante en las legislativas de medio término pero no fue la derrota contundente que se preveía despúes de las primarias de agosto. El golpe de nocaut que esperaba dar la derecha no lo dio. Se recuperó bastante el peronismo. Hubiese sido una derrota de nocaut y de inmediato habría empezado un proceso desestabilizador y golpista.

Pero lo cierto es que en Argentina también está avanzando una derecha extrema, fascista, xenófoba, racista, con mucho odio político y con el miedo y la desconfianza al otro como proyecto de país. Creo que Alberto Fernández tiene la posibilidad de empezar a construir legitimidad para después poder hacer lo que quiere hacer, pero tal vez por la pandemia o por sus propias limitaciones aún no lo ha hecho, no logra la estabilidad política. Tiene que empezar a jugar más porque ya estamos en el segundo tiempo y tiene que dejar de ser tan conservador y temeroso para arriesgarse a hacer más. Por ejemplo, a nivel internacional, la política exterior de Argentina no es ni chicha ni limonada, sobre todo con respecto a Venezuela o Nicaragua, donde ha sido muy zigzagueante. Creo que esto no le da resultado, no le sirve querer negociar con la derecha ni internacionalmente ni en la política interior, por eso debería empezar a escuchar más al pueblo y a cambiar el rumbo de su gobierno pues aún está a tiempo. Estoy esperanzado en eso.

 

Mural de Siqueiros dedidicado a la Revolución Mexicana.

 

Venas abiertas / Natalicio de David Alfaro Siqueiros

 

David Alfaro Siqueiros fue un pintor y artista mexicano. Uno de los más grandes exponentes del realismo social, es considerado uno de los principales muralistas mexicanos, junto a Diego Rivera y José Clemente Orozco.

Con tan solo 18 años, Siqueiros participó en la Revolución Mexicano del lado constitucionalista. En este período pudo viajar y tener contacto con la cultura en los diferentes rincones del país.

Su carrera duró décadas, pintando desde cuadros a murales gigantes tanto en México como en otros países. Pero su visión de izquierda dando protagonismo a las clases populares fue una constante.

Militante del Partido Comunista Mexicano, Siqueiros fue acusado de participar en un atentado fallido contra Leon Trotsky, entonces exiliado en Ciudad de México.

 

¿Cuáles son los temas de América Latina que más te interesan o aquellos donde las coberturas mediáticas te generan más dudas que respuestas? Escríbenos tus sugerencias al investigactionAL@gmail.com

Las opiniones expresadas son de los autores y no necesariamente se corresponden con las que poseen los miembros de la redacción de Investig’Action. 

 

Fuente: Investig’Action