América Latina en Resistencia: Elecciones en Bolivia

Editorial / ¿El regreso del MAS?

 

En Bolivia, faltan pocas semanas para los comicios y el Movimiento Al Socialismo (MAS), liderado por el expresidente depuesto, Evo Morales, alerta a la comunidad internacional lo que considera un intento del Gobierno de Jeanine Áñez de evitar las elecciones.

La denuncia surge después de que Luis Almagro, secretario general de la OEA, reunido en Washington con Arturo Murillo, ministro de Gobierno de Bolivia, escribió en su cuenta de Twitter su preocupación por un posible “fraude” en las elecciones. Sin embargo, días antes, el organismo había anunciado “el envío de una misión de la OEA en Bolivia para la cooperación electoral previa a las elecciones” y reiteró “el llamado a la pacificación del país”.

Almagro y la OEA jugaron un papel fundamental en los acontecimientos de hace un año, tanto en el punto inicial de la escalada golpista al poner en duda los resultados electorales del 20 de octubre, como en acelerar la caída de Morales el 10 de noviembre presentando el informe de la auditoría de forma adelantada. El informe alegando “fraude” fue más tarde demostrado como siendo falso y sesgado, pero ya había cumplido su objetivo.

Un año más tarde, Murillo es uno de los encargados de liderar la política de amenazas y persecuciones contra el gobierno caído, con el beneplácito de Washington y la OEA. De hecho, Murillo ha estado desde el primer momento al frente del ministerio de Gobierno y se ha mantenido en un gabinete donde solo quedan siete de los 20 ministros originales.

Ante este escenario, el candidato presidencial por el Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, espera que «ojalá no estén recibiendo instrucciones de que no se lleven adelante las elecciones o finalmente, como ocurrió en Honduras, hacer fraude electoral». El ejemplo de Honduras es un paralelo peligroso, ya que Zelaya fue derrocado en un golpe en 2009, y el régimen de Juan Orlando Hernández aseguró su re-elección de forma fraudulenta en 2017.

Y el apoyo al gobierno golpista no proviene solamente de Washington. Este mes, la canciller de Karen Longaric acudió al Parlamento Europeo (PE) en Bruselas (Bélgica), donde fue fuertemente criticada por hacer un “mitin electoral” en lugar de explicar cómo se garantizarán elecciones libres, transparentes y si se respetarán los resultados si es que gana el Movimiento Al Socialismo (MAS) como indican las encuestas de intención de voto. 

A pesar de toda la propaganda mediática, represión y persecuciones judiciales, el partido de Evo Morales sigue en ventaja en las encuestas. Según el sondeo más reciente del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica CELAG, el candidato del MAS lidera las preferencias electorales con un 44,4 % de los votos, seguido de Carlos Mesa, con un 34,0 %.

Como tal, no es sorprendente que personeros del gobierno de Jeanine Añez busquen obligar al Tribunal Supremo Electoral (TSE) a anular la personería jurídica del MAS y sacarlo de la carrera electoral, acusando a Arce por “comentar encuestas internas fuera del cronograma estipulado”. Añez cumplió su papel, abandonando su candidatura en favor de Mesa para no dividir el voto de la derecha. Pero aún así el MAS sigue siendo favorito a reconquistar la presidencia en la primera vuelta.

Los próximos días serán decisivos para entender cómo se moverán las fichas del gobierno de facto y de la derecha boliviana para tratar de subvertir la voluntad del pueblo boliviano en las urnas. Los sucesivos intentos de ganar tiempo postergando los comicios fueron derrotados por la movilización en las calles.

Al mismo tiempo, las elecciones no son el único foco de inestabilidad en el país andino. El gobierno de Añez ha sido muy criticado por sus políticas ante el coronavirus. Mientras tanto, se prevé que la caída de la economía boliviana sea –en el caso más optimista– del 6% (según Banco Mundial; y muy similar al dato del Banco Central de Bolivia). Aunque seguramente será mucho mayor.

Todos estos elementos son un caldo de cultivo para un período tenso y decisivo. De un lado, los sectores conservadores bolivianos, cada vez más descredibilizados, buscan a toda costa impedir el regreso al poder del MAS. Del otro, el propio MAS y los movimientos populares bolivianos, tratando de restaurar el orden democrático. Lo que sí se sabe es que en el imperialismo no se puede confiar. Ni un tantico así.

 

Breves

 

Venezuela / Maduro impulsa Ley Antibloqueo

 

Venezuela aprobó la «ley antibloqueo» (Prensa Presidencial)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, consignó ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) un proyecto de Ley Constitucional Especial Antibloqueo para enfrentar el impacto de las sanciones impuestas por EE.UU.

Según Maduro, la normativa impulsará «nuevas modalidades que burlen y derroten” todos los mecanismos del bloqueo estadounidense a través de «adaptaciones y flexibilizaciones» del marco jurídico nacional.

El presidente afirmó que, por culpa de las sanciones, entre 2014 y 2019, Venezuela experimentó la más brusca caída de ingresos externos de su historia. Al respecto, explicó que “de cada 100 dólares o euros que el país obtenía por la venta de petróleo en el 2014, hoy obtiene menos de uno”.

 

Colombia / Moción de censura contra el Ministro de Defensa

 

El ministro para la Defensa de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, deberá enfrentar un debate de moción de censura en la plenaria del Senado el próximo 13 de octubre por no haber solicitado el aval del Senado para la misión de asesoramiento que EE.UU. desarrolla en el país.

Tras el debate, la plenaria deberá votar si las respuestas del funcionario cumplieron con las expectativas y determinar si puede o no seguir en el cargo.

En las últimas semanas, Holmes Trujillo también ha sido cuestionado por incumplir una orden de la Corte Suprema de Justicia que exigía la reestructuración general del uso de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad del país, incluyendo la suspensión del uso de escopetas de calibre 12 por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

 

Chile / Nuevos abusos de los carabineros

 

Nuevo episodio de violencia de los carabineros en Chile (EMOL)

En Chile se reactivó el malestar ciudadano ante la violencia policial después que el carabinero Sebastián Zamora arrojase a un adolescente de 16 años desde un puente durante una manifestación en la ciudad de Santiago.

En el vídeo del hecho se observa también cuando el policía se asoma, ve el cuerpo del joven tirado sobre un río y se marcha. No obstante, el ministro de Interior chileno, Víctor Pérez, aseguró que la policía «actuó bien» porque llamó a los bomberos y a un servicio médico.

Esta versión fue descalificada por la fiscal, Ximena Chong, quien aseguró que los carabineros no le prestaron ningún tipo de ayuda a la víctima e imputó a Zamora por delito frustrado de homicidio. Al tiempo que solicitó la prisión preventiva del oficial.

 

Costa Rica / Oposición al FMI

 

Los costarricenses se alzaron contra una posible negociación del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 1.750 millones de dólares, lo que traería consigo una brutal subida de impuestos, a menos de dos años de la aprobación de una polémica reforma tributaria que causó una extensa huelga sindical.

Tras las fuertes movilizaciones, el presidente Carlos Alvarado, anunció el retiro de la propuesta de negociar con el FMI e hizo un llamado a diversos sectores, a un diálogo nacional para buscar soluciones a los problemas económicos del país.

Las proyecciones oficiales indican que el país cerrará el 2020 con un déficit fiscal del 9 % del Producto Interno Bruto (PIB), una deuda acumulada del 70 % del PIB y una caída del 5 % de su economía.

 

Ecuador / Se presenta el binomio Arauz-Rabascall

 

«Binomio de la esperanza» en Ecuador (API)

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador validó la inscripción de Andrés Arauz como candidato presidencial y Carlos Rabascall como vicepresidente, en reemplazo de Rafael Correa, quien fue desautorizado por un fallo judicial el pasado 7 de septiembre. 

Este dúo, bautizado como “el binomio de la esperanza” competirá por el correísmo en las elecciones de 2021.

Correa, quien considera que el Gobierno de Lenin Moreno “está destrozado y tratará de evitar la victoria popular», definió a Rabascall como un hombre muy cercano, aunque no haya formado parte de la «Revolución Ciudadana». 

 

 

Entrevista 

 

Mark Weisbrot: “Los pilares de la política de EEUU hacia América Latina se han mantenido en el siglo XXI”

 

Mark Weisbrot es economista y co-director del Center for Economic and Policy Research (CEPR), una organización no gubernamental en Washington DC dedicada a reformar la política exterior de EEUU hacia América Latina. En esta entrevista, Weisbrot habla de la política de Trump en el hemisferio, los posibles cambios si Joe Biden gana las elecciones, y las elecciones presidenciales en Bolivia.

 

¿Cuáles dirías que han sido los ejes principales de la política de la administración Trump hacia América Latina? ¿En un eventual segundo período se podría esperar algún cambio?

Los principales pilares de la política de Trump hacia América Latina han sido constantes en la política norteamericana en el siglo XXI. El primero es apoyar y ayudar a los gobiernos de derecha en el continente. En Brasil, por ejemplo, ayudaron en la persecución del Partido de los Trabajadores. En Honduras, cuando Juan Orlando Hernández “robó” las elecciones en 2017 Washington primero ordenó que el gobierno mexicano del momento reconociera los resultados antes de sumarse. Más recientemente la administración Trump también aprobó fondos para Ecuador, donde hay un gobierno que le agrada.

El otro pilar es intentar derrocar a los gobiernos que no son suficientemente leales, con ayuda de los gobiernos de derecha. El principal ejemplo fue el golpe en Bolivia en noviembre de 2019. Vimos otro intento de “cambio de régimen” en Nicaragua hace poco, y naturalmente los mayores esfuerzos son contra Venezuela, donde Trump realmente aumentó las sanciones que han matado a decenas de miles, quizás cientos de miles de venezolanos. En esos casos los gobiernos de derecha fueron útiles en una coalición.

Joe Biden lidera en las encuestas de opinión. ¿Qué podría esperar el continente de una administración Biden? En casos como Venezuela el candidato más bien ha criticado a Trump por su falta de empeño en la operación de cambio de régimen

Yo no tomaría demasiado en serio lo que diga Biden antes de las elecciones en el sentido de posicionarse a la derecha de Trump. Se trata de política electoral, y la Florida es un estado decisivo. Por otro lado, será difícil forzarlo a cambiar la política más allá de lo que vimos en las administraciones Obama, que fue terrible. El problema es que la mayoría de los presidentes no se preocupa mucho por América Latina, entonces deja las políticas a cargo de las instituciones de lo que podemos llamar “el estado de seguridad nacional”. Es por eso que vimos tantas similitudes entre Obama y Bush, mientras Trump ha sido mucho más extremista en la oposición a los gobiernos independientes y apoyo a los gobiernos de derecha.

No sabemos qué tanto podría cambiar Biden, pero creo que hay muchas más posibilidades de moverlo en otra dirección. Pero los cambios van a depender de la presión de las bases del Partido Demócrata y de algunas personas en el Congreso. Por ejemplo, Ilhan Omar ha propuesto una ley que sería como la Resolución de Poderes de Guerra de 1973, que forzaría a que las sanciones fueran aprobadas en el Congreso. Eso sería un tremendo paso hacia adelante.

El CEPR fue uno de los grupos más dedicados en analizar y desmontar la tesis de “fraude” planteada en larga medida por la OEA que a su vez abrió paso al golpe de Estado en Bolivia. ¿Qué podemos esperar de las elecciones que se acercan en lo que respecta a la integridad del proceso?

Es difícil predecir lo que va a pasar en las elecciones, porque la OEA tendrá nuevamente el papel de observador y claramente no se puede confiar en ella. Es bastante claro que la OEA mintió sobre las elecciones del año pasado. Sus acciones fueron deliberadas y acusaron al gobierno boliviano de fraude cuando no había ninguna prueba. De un lado positivo, la Unión Europea decidió enviar algunos miembros del Parlamento Europeo como observadores, aunque ellos no siempre actúen de forma independiente de EEUU, y también habrá observadores independientes. Será necesario mucho escrutinio y organización para asegurar unas elecciones transparentes. No se puede confiar en la OEA, a pesar de que mucha gente la estará mirando después de enterarse de que las acusaciones del año pasado eran falsas.

 

Palacio de Carondelet, donde se escribió la constitución del Estado de Quito

 

Venas abiertas / El Estado de Quito

 

El 11 de octubre de 1811, en medio del caos de las invasiones napoleónicas, la Junta Soberana de Quito proclamó una república independiente en la entonces provincia del virreinato de Nueva Granada. 

Liderado por figuras como Ruiz de Castilla, el obispo José de Cuero y Caicedo y Carlos Montúfar, el Estado de Quito tuvo su propio gobierno, ejército y constitución.

El Estado independiente sobrevivió más de un año antes de ser derrotado por las tropas realistas en la batalla de Ibarra, el 1 de diciembre de 1812. A pesar de su corta existencia, fue uno de los precursores de la independencia que empezaba a tomar forma en las colonias españolas.

 

¿Cuáles son los temas de América Latina que más te interesan o aquellos donde las coberturas mediáticas te generan más dudas que respuestas? Escríbenos tus sugerencias al investigactionAL@gmail.com

Las opiniones expresadas son de los autores y no necesariamente se corresponden con las que poseen los miembros de la redacción de Investig’Action. 

 

Fuente: Investig’Action