América Latina en Resistencia: Diálogo y sanciones

Editorial / Nuevas negociaciones entre el gobierno venezolano y la oposición

 

El gobierno de Venezuela y la oposición radical —que en 2019 intentó armar un Estado paralelo en Venezuela con la autoproclamación de Juan Guaidó— comenzaron una nueva mesa de diálogo con la mediación del canciller de México, Marcelo Ebrard, y el representante del Centro Noruego para la Resolución de Conflictos, Dag Nylander.

El primer paso fue la firma de un memorando de entendimiento con siete puntos, desde garantías democráticas y electorales a la renuncia de la violencia, así como el levantamiento de las sanciones. Con este punto de partida, las dos partes se volverán a sentar en los primeros días de septiembre.

Dado el primer paso, ambas las partes trataron de “vender” el diálogo a sus apoyantes. Veamos qué busca el gobierno y la oposición en este nuevo proceso de negociación.

El gobierno de Nicolás Maduro presentó el proceso y la firma del memorando como una victoria inmediata, al haber forzado los sectores “golpistas” a sentarse. Además, en el memorando está un reconocimiento (implícito) de que hay un gobierno y una oposición. No hay ninguna mención de ese circo conocido como “gobierno interino”.

No hay duda que el gobierno llega a esta mesa con clara ventaja tras el fracaso y agotamiento de la operación de “cambio de régimen” impulsada por Estados Unidos. Como tal, expresa abiertamente sus «tres exigencias firmes»: el levantamiento inmediato de las sanciones extranjeras, el reconocimiento a las autoridades legítimas/constitucionales, y que la oposición renuncie «a la violencia y conspiración».

Del lado opositor, el representante Gerardo Blyde admitió que el proceso será complejo y «seguramente tendrá momentos muy difíciles». Guaidó y sus aliados insisten en lograr «un consenso serio» que consiga convocar «un cronograma» para «elecciones libres y justas», con énfasis en la presidencial y que tenga «observación y respaldo internacional».

Además, el sector anti-chavista más radical pide la liberación de «presos políticos»,  «garantías democráticas para todos los actores», y promete trabajar con «las potencias internacionales» en el «levantamiento progresivo de las sanciones» si se cumplen los objetivos acordados.

Esta última admisión es reveladora de la verdadera “negociación” en curso. Dicho de otro modo, el gobierno no está realmente dialogando con la oposición, sino que con las potencias imperialistas, Estados Unidos más que todo. Son estas quienes impusieron sanciones y tienen la potestad de retirarlas.

En ese sentido, Washington, Ottawa y Bruselas publicaron un comunicado horas después de la firma del memorando, saludando (cínicamente) el diálogo y dejando, como los propios líderes de la mafia, la promesa de considerar levantar las medidas coercitivas unilaterales si creen que hubo “progreso”, sin especificar qué significa eso específicamente. Hay que recordar que los procesos de negociación anteriores, en 2018 y 2019, fueron torpedeados por Estados Unidos.

Ningún observador que preste un poco de atención creerá que el cambio de régimen dejó de ser el objetivo. Simplemente se exige un cambio de táctica porque la “máxima presión” no ha funcionado y este experimento de un gobierno paralelo se convirtió en un chiste. Pero no se puede descartar a Guaidó luego de decir, absurdamente, que este era el líder legítimo del país. Es necesario algún giro para que no se vea como un fracaso total.

También en el campo opositor el autoproclamado se ha convertido en un estorbo, impidiendo que sectores moderados participen en las contiendas electorales en las mejores condiciones. Las “mega-elecciones” regionales del 21 de noviembre permitirán medir si los sectores menos extremistas logran debilitar la posición del sector de Guaidó y Leopoldo López.

Sin embargo, la presión hacia el levantamiento de las sanciones viene creciendo, tanto por parte de expertos de derechos humanos como incluso de miembros del Partido Demócrata. Biden ha mantenido todas las medidas crueles, e ilegales, de su antecesor, pero la presión de sectores progresistas de su partido y el hecho de que el gobierno de Maduro se mantiene firme hace esta política cada vez menos sostenible.

Frente a una agresión criminal que ha causado más de 100 mil muertos, Venezuela ha resistido digna y heroicamente. El proceso actual abre un horizonte donde el país pueda volver a respirar económicamente. El reto, para el Chavismo y los movimientos de solidaridad internacional, es asegurar que en ningún momento esté en juego la soberanía y la autodeterminación del pueblo.

 

Breves

 

Haití / Terremoto dejó más de 300 desaparecidos

 

El terremoto en Haití dejó más de 2000 muertos (AP)

La Protección Civil de Haití informó que el terremoto del 14 de agosto dejó un total de 2.207 muertos y 12.268 heridos, mientras que más de 300 personas siguen desaparecidas.

Días atrás, los rescatistas encontraron con vida a más de 20 personas una semana después del devastador terremoto de magnitud 7.2

El primer ministro Ariel Henry declaró estado de emergencia en el país y se comprometió a «actuar con más celeridad» para ayudar a los damnificados. Las elecciones presidenciales y legislativas serán postergadas.

 

Perú / Castillo designa a nuevo canciller

 

El presidente de Perú, Pedro Castillo, designó a Oscar Maúrtua de Romaña como nuevo canciller, luego de que Héctor Béjar renunciara por cuestionamientos de la oposición, a solo 19 días de asumir.

Maúrtua ocupó el cargo de ministro de Relaciones Exteriores entre los años 2005 y 2006, durante la presidencia de Alejandro Toledo. El nombramiento generó descontento en el partido del presidente, Perú Libre.

A la par, Castillo agregó que anunciará cambios políticos, en los precios del gas y de los alimentos durante las próximas semanas.

 

Colombia / Mercenarios relacionados con sistema electoral

 

Gustavo Petro (Wikipedia)

El senador colombiano Gustavo Petro denunció que la empresa que contrató a los mercenarios para asesinar al presidente de Haití, Jovenel Moïse, es la misma que habría provisto el software para elecciones en Colombia.

«O sea, parte de las empresas que cuidan la transparencia del voto son las mismas que contrataron a los mercenarios para ir a matar al presidente de Haití», dijo Petro.

De acuerdo a su denuncia, estas empresas –aunque solo una se ha vinculado con el magnicidio– controlaron también el software en el plebiscito sobre los acuerdos de paz (entre ex-FARC y el Gobierno colombiano), que se celebró en octubre de 2016, entre otros comicios.

 

Ecuador / Gobierno reduce presupuesto educativo

 

Ocho universidades ecuatorianas cofinanciadas por el Estado anunciaron que no podrán dar becas a estudiantes debido a los recortes presupuestarios de Guillermo Lasso.

El anuncio llegó después de que el Consejo de Educación Superior resolviera reducir en más de 12 millones de dólares el presupuesto universitario.

Anteriormente, 26 centros educativos también expresaron sus preocupaciones ante los recortes.

El rector de la Universidad Católica de Cuenca, Enrique Pozo Cabrera, explicó que para matricular a las personas «que llegan de los quintiles más pobres, la universidad dejará de invertir en la infraestructura y la renovación de la tecnología».

 

México / AMLO: La oposición está muy desesperada

 

AMLO ganó la mayoría legislativa en las elecciones recientes (Reuters)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), afirmó que los líderes opositores “están muy desesperados” y por eso fueron a denunciarlo  ante la OEA.

La oposición sostiene que hubo «intromisión del crimen organizado» durante las elecciones intermedias del 6 de junio, en las que el partido oficialista Morena ganó la mayoría de las gubernaturas que se disputaron.

México vivió los comicios más grandes de su historia en un contexto de violencia electoral que afectó a todos los partidos políticos, pese a una inmensa estrategia de seguridad a nivel nacional. Durante el proceso electoral se registraron el asesinato de 102 políticos.

 

Entrevista 

 

Brasil / Brian Mier: “Bolsonaro está copiando la estrategia de Trump y Keiko Fujimori”

 

Brasil vive días convulsionados, con polémicas casi diarias y un presidente que amenaza no respetar las reglas democráticas. El periodista Brian Mier, corresponsal de TeleSUR English, analiza la actualidad política cuando falta poco más de un año para las próximas elecciones presidenciales.

La justicia detuvo a Roberto Jefferson, presidente del Partido Laborista y aliado del presidente Jair Bolsonaro, por su presunta participación en una organización criminal digital para atacar instituciones democráticas ¿En qué consistía esto?

Jefferson, del Partido Laborista Brasileño (PTB), de derecha, es un mentiroso compulsivo y el arquitecto del escándalo Mensalão de 2005 que llevó a la criminalización política de dos de los principales dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT), José Dirceu y José Genoino. Los denunciaron por cargos de corrupción que más tarde se comprobaría que fueron infundados.

En las últimas semanas, en sus redes sociales, viene lanzando acusaciones falsas y promoviendo actos de violencia contra jueces de la Corte Suprema. Llamó a los seguidores de Bolsonaro a tomar las armas para invadir y derrocar a la Corte Suprema. También hizo amenazas homofóbicas contra varios jueces, lo que es un crímen en Brasil. En total, le fueron imputados 13 cargos, sin derecho a fianza. Actualmente está en una cárcel común en Bangú, Rio de Janeiro, esperando la audiencia.

Bolsonaro afirmó que las elecciones de 2022 «no serán confiables» después que la Cámara de Diputados rechazara la propuesta de voto impreso: ¿Podría esto indicar que el mandatario no reconocerá el futuro resultado? ¿Cuál es su plan?

Bolsonaro está siguiendo los consejos de Steve Bannon. Su hijo Eduardo se reunió con él en una conferencia en EE.UU. organizada por Dave Lindell, dueño de MyPillow, que supuestamente financió la invasión del Capitolio en Washington DC el 6 de enero. Bolsonaro está copiando la estrategia de Trump y Keiko Fujimori de gritar fraude antes de las elecciones. Este es un intento de movilizar a sus seguidores para que rechacen una posible derrota y asalten el Congreso, como los apoyantes de Trump hicieron el 6 de enero.

Se trata de una hipocresía descarada. Jair Bolsonaro sigue afirmando públicamente que la elección de Joe Biden fue fraudulenta, pero EE.UU. utiliza el mismo sistema de votos impresos que Bolsonaro quiere introducir en Brasil. Mientras que el sistema electrónico de Brasil no ha tenido ningún caso probado de fraude desde su implementación en 1996. Además, fue el que se usó cuando Bolsonaro ganó las elecciones. En esencia, sus posiciones ya no tienen que tener sentido para los seguidores, quienes creen en todo tipo de teorías de conspiración de extrema derecha. Este es un ejemplo más del constante juego de espejismos para desviar la atención mediática de los hechos de los que ha sido acusado como un caso de malversación de varios millones de dólares en compras fraudulentas de vacunas. Además está señalado por genocidio contra pueblos indígenas en la Corte Penal Internacional. Son dos puntos muy relevantes que quedan olvidados por toda la conmoción sobre el regreso de los votos impresos.

Lula ya inició su gira por estados norteños de Brasil. Con una gran ventaja en las encuestas, ¿cuál es su estrategia?

Su estrategia es trabajar con los sindicatos y movimientos sociales para generar un bloque político de base confirmado por quienes rechazan el gobierno golpista de Michel Temer, las medidas profundas de austeridad y privatización de Jair Bolsonaro, y los niveles crecientes de pobreza y desempleo en el país. Otra estrategia exitosa ha sido el diálogo con las iglesias evangélicas brasileñas, en vez de rechazarlas como hace el Partido Demócrata en EE.UU. Esto fue una reflexión profunda de Lula en la cárcel – la importancia de la fe para la clase obrera brasileña.

Como resultado de este diálogo, las encuestas más recientes muestran que la mayoría de los evangélicos cristianos apoyan a Lula sobre Bolsonaro. Una vez que representan el 31% del electorado, son un factor importante en cualquier contienda política en estos días y fueron clave en la victoria de Bolsonaro en el 2018.

 

Gaspar Yanga y la rebelião de esclavos en Veracruz.

 

Venas abiertas / San Lorenzo de los Negros

 

En 1609, Gaspar Yanga, príncipe de una tribu en África Occidental llevado para América 30 años antes, lideró una revuelta de esclavos en México.

El pueblo, en el actual estado de Veracruz, tomó el nombre de San Lorenzo de los Negros. Las fuerzas españolas intentaron durante años someter a los cimarrones, pero no tuvieron éxito. Finalmente, el virrey español se vería forzado a reconocer la autonomía del territorio en 1630.

En el siglo XIX, después de la independencia de México, Yanga fue reconocido como “el primer libertador de América” y el pueblo fue rebautizado en su honor.

 

¿Cuáles son los temas de América Latina que más te interesan o aquellos donde las coberturas mediáticas te generan más dudas que respuestas? Escríbenos tus sugerencias al investigactionAL@gmail.com

Las opiniones expresadas son de los autores y no necesariamente se corresponden con las que poseen los miembros de la redacción de Investig’Action. 

 

Fuente: Investig’Action