América Latina en Resistencia: ¿Cumbre sin Américas?

Editorial / Influencia de EE.UU. puesta a prueba

 

La política de administración Trump hacia América Latina estuvo marcada por sanciones, amenazas militares y comentarios racistas. Con la llegada de Biden, los imperialistas más entusiastas esperaban una fachada más sofisticada que permitiera reafirmar la hegemonía norteamericana en el continente.

Sin embargo, el plan no ha funcionado y se acerca un evento que puede poner aún más en jaque la influencia de Washington en la región: la IX Cumbre de las Américas en Los Angeles, del 6 al 10 de junio.

Como país anfitrión, EE.UU. tiene la potestad de marcar la pauta y decidir a quienes invitar. Con su soberbia característica, Washington decidió excluir a Cuba, Nicaragua y Venezuela por no cumplir con sus estándares de “democracia”. Simplemente porque se niegan a doblegarse y a abdicar de sus respectivos proyectos.

En la imaginación de los asesores de la Casa Blanca, el resultado sería una cumbre llena de discursos bonitos sobre “libertad” y “democracia”, con líderes regionales afirmando su lealtad a Washington. La realidad ha sido distinta, en una clara señal que la credibilidad de la EE.UU. está muy baja en los días que corren.

El primer aviso vino del embajador de Antigua y Barbuda en Estados Unidos, Ronald Sanders, quien reveló que los países de la Comunidad del Caribe (Caricom) consideran ausentarse de la cumbre si se concreta la exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua de la cita.

“La Cumbre de las Américas no es una reunión de EE.UU., por lo que EE.UU. no puede decidir quién está invitado y quién no”, afirmó Sanders.

Aunque todavía no confirmada, es una toma de posición firme por parte de los pequeños Estados caribeños. Pero la política de Washington se ha enfocado únicamente en aislar a Cuba o impedir que los países de Caricom formen lazos con China.

Las respuestas de otros países no tardó. Algunos, como Argentina, criticaron la postura de la administración Biden aunque sin comentar sobre su participación. En cambio, los presidentes de Bolivia y México, Luis Arce y Andrés Manuel López Obrador, afirmaron que no participarán en la cumbre si se excluye al “eje del mal”, enviando delegaciones de más bajo perfil.

López Obrador ha sido tajante en criticar los planes de la Casa Blanca, visitando Cuba y denunciando el bloqueo estadounidense recientemente.

Otra ausente notable será Xiomara Castro, nueva presidenta de Honduras. El gesto diplomático es significativo ya que viene de un país que durante más de 10 años fue un fiel lacayo de EE.UU.

Para la administración Biden, las próximas semanas serán de mucho nerviosismo y control de daños. Necesita evitar a toda costa que una cumbre organizada en su suelo se vuelva un desastre de relaciones públicas. Pero al mismo tiempo no puede retroceder e invitar a los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La cumbre de junio podrá paradójicamente convertirse en un impulso para las iniciativas de integración regional independientes de EE.UU. López Obrador, por ejemplo, viene argumentando que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) debería sustituir la moribunda Organización de Estados Americanos (OEA).

El nerviosismo norteamericano solo aumentará con una mirada al calendario electoral que se acerca. Es bastante probable que los candidatos de izquierda salgan victoriosos en las elecciones presidenciales en Colombia y Brasil, los dos aliados clave de EE.UU. en Suramérica.

Si en Brasil Lula habla de una moneda común para fomentar el desarrollo latinoamericano, en Colombia Petro habla de reestablecer relaciones diplomáticas con Venezuela.

Sus victorias respectivas no significarán una amenaza de muerte para los intereses estadounidenses en la región, especialmente para sus empresas multinacionales. Este análisis se extiende también a Chile, donde Boric resultó electo. De hecho, muchos líderes o candidatos de centro-izquierda, por cobardía u oportunismo, se han sumado al discurso “oficial” que cuestiona las elecciones o el respecto a los derechoso humanos en Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Pero al mismo tiempo es claro que no estarán dispuestos a sumarse a las descaradas operaciones de cambio de régimen promovidas por Washington, lo que es un cambio significativo si recordamos el triste papel que han jugado presidentes títeres como Piñera (Chile) o Duque (Colombia).

EE.UU. no quedará de brazos cruzados mientras su hegemonía en el continente se desvanece poco a poco. Los precedentes han sido sangrientos. Pero nadie dijo que derrotar al imperio sería tarea fácil.

 

Breves

 

Brasil / Lula promete “la mayor revolución pacífica” de la historia

 

Lula lidera las encuestas en Brasil (Twitter)

El exmandatario brasileño Luiz Inácio “Lula” da Silva lanzó su candidatura para las elecciones presidenciales de octubre prometiendo encabezar «la mayor revolución pacífica» de la historia de Brasil.

«Queremos volver para que nadie nunca más pueda desafiar la democracia y para que el fascismo sea devuelto a la alcantarilla», afirmó Lula desde el centro de convenciones de Sao Paulo, donde estuvo acompañado por unas 4.000 personas.

Durante el acto, Lula también anunció a su compañero de fórmula y quien en el pasado fue su acérrimo enemigo político, Geraldo Alckmin, del Partido Socialista Brasileño (PSB).

 

Ecuador / Bruselas rechaza extraditar a Correa

 

Bélgica rechazó la petición de las autoridades ecuatorianas de extraditar al expresidente Rafael Correa. Además, asegura que tampoco cooperará en el proceso judicial en su contra.

Al respecto, Correa señaló que la actitud de Bruselas es “una bofetada” a la persecución política ecuatoriana y una muestra de que siempre ha sido un «perseguido político».

Bruselas otorgó el mes pasado asilo político a Correa, quien reside en ese país desde 2017 cuando culminó su mandato en el país suramericano.

El exjefe de Estado fue condenado en Quito a ocho años de prisión por presunta corrupción dentro del denominado ‘Caso sobornos’.

 

Perú / Congreso peruano archiva propuesta de referéndum

 

El Congreso peruano descartó un referéndum constitucional. (Wikimedia)

La Comisión de Constitución en el Congreso de Perú aprobó archivar el proyecto de ley del oficialismo que proponía convocar un referéndum para un eventual llamado a una Asamblea Constituyente que elabore una nueva Constitución

La decisión de archivar la propuesta se dio con 11 votos a favor y 6 en contra. De esta forma, el proyecto no será tratado por el plenario. El grupo de congresistas está conformado por una mayoría de partidos opositores, y su presidenta es la fujimorista Patricia Juárez.

Castillo pretendía que el referéndum se hiciera junto a las elecciones municipales y regionales del 2 de octubre.

 

México / AMLO: EE.UU. no destina «absolutamente nada» a Centroamérica

 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador repudió a EE.UU. por no destinar «absolutamente nada» a Centroamérica en contraste con todo el apoyo a Ucrania.

«No se debe de comparar a tabla rasa, pero ya se aprobaron más de 30.000 millones de dólares para apoyar la guerra a Ucrania. Llevamos cuatro años, planteando que se nos apoye con 4.000 millones de dólares, y hasta el día de hoy absolutamente nada», indicó López Obrador.

Sin embargo, AMLO agregó que seguirá insistiendo “en la necesidad de colaboración», pues reiteró que «más allá del fenómeno migratorio», EE.UU. debe ir «hacia una integración económica y comercial del continente sin exclusiones».

 

Venezuela / EE.UU. suaviza restricciones petroleras

 

Chevron podría aumentar sus operaciones en Venezuela. (PDVSA)

La empresa norteamericana Chevron recibió autorización por parte del Departamento del Tesoro de EE.UU. para negociar sus actividades petroleras directamente con la estatal venezolana PDVSA.

Sin embargo, Chevron no tiene permiso para firmar cualquier acuerdo, y una licencia que le permita reanudar sus operaciones en el país caribeño es una incógnita todavía. De igual modo, la administración Biden busca que empresas europeas compren crudo venezolano, algo prohibido por las sanciones, para suavizar la crisis energética en Europa.

Por su parte, el gobierno venezolano confirmó las conversaciones con empresas norteamericanas y estadounidenses, pero reafirmó su exigencia que se retiren por completo las sanciones sobre la economía del país.

 

Entrevista

 

Colombia / Martha Lía Grajales: “Está en juego un nuevo contrato social”

 

Gustavo Petro, candidato del Pacto Histórico, lleva ventaja en las encuestas para las elecciones presidenciales en Colombia, cuya primera vuelta es el próximo 29 de mayo, y podría convertirse en el primer presidente de izquierda de la nación suramericana. En esta entrevista, Martha Lía Grajales, activista de derechos humanos e integrante del Pacto Histórico en Venezuela, explica lo que está en juego y los retos por delante.

Se acercan unas elecciones cruciales en Colombia. Si tuvieras que resumir “qué está en juego” en esta contienda ¿qué dirías?

En estas elecciones lo que está en juego es el modelo, un nuevo contrato social tal como está propuesto en el programa de gobierno de Gustavo Petro y Francia Márquez.

Creo que precisamente eso es lo que generó una polarización política tan marcada y el despertar del interés de los sectores que históricamente han estado excluidos o eliminados de la contienda política en Colombia. En el modelo propuesto por el llamado ‘Pacto Histórico’ se pone como eje central la verdadera implementación de los acuerdos de paz y transformar el modelo colombiano. Esto se contrapone al modelo de la muerte, la guerra, el extractivismo que es lo que representa el uribismo y sus candidatos de turno.

Hay una masividad, una efervescencia, en las zonas rurales, menos visibles, y creo que eso es una expresión de lo que implican estas elecciones. Por supuesto me parece muy importante resaltar que el antecedente del paro social que se llevó a cabo en el 2020-2021 fue un escenario que posibilitó y alimento este proceso de politización y participación masiva de los marginados.

Durante la campaña hemos visto amenazas contra Petro y una injerencia abierta por parte de las Fuerzas Armadas en su contra. ¿Es posible que impidan su triunfo o que asuma el poder?

Lamentablemente los antecedentes en la historia política de Colombia evidencian que esto es un riesgo real. En los 80 e inicios de los 90 varios candidatos presidenciales de la izquierda o el liberalismo progresista fueron asesinados porque representaban una opción distinta al poder hegemónico de las castas.

Pero, además de esto, la violencia es una realidad que no ha dado ningún tipo de respiro. Apenas van 5 meses del año e INDEPAZ ya contabiliza 70 líderes y 18 excombatientes asesinados, y 17 masacres. Es decir, las amenazas son reales. Por eso, hay riesgos de que Petro o Francia puedan sufrir algún atentado.

Por otro lado, tenemos a los militares que han confrontado de forma directa e indirecta a Petro y han expresado su descontento ante su eventual presidencia. Además, los militares, y ha quedado aún más en evidencia por los testimonios que han compartido ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), tienen relaciones con grupos paramilitares y narcotraficantes que han dado lugar a los 6400 asesinados en los conocidos falsos positivos pero también en el control de rutas, territorios, etc.

Obviamente estos grupos están descontentos con Petro y representa un riesgo muy importante de cara al acatamiento de los resultados en las elecciones. Además, ahorita estamos viendo los efectos del paro armado como consecuencia de la extradición de Otoniel del Clan del Golfo, que logró paralizar a 11 de los 32 departamentos del país, digamos, fue una expresión impresionante del control territorial y el ejercicio del miedo que poseen estos grupos y cada vez más cerca de centros urbanos.

Pero pese a todo este escenario tan truculento, existe algo distinto a los 80 o 90, y es que hay élites que se oponen a las políticas de Uribe. No acompañan a Petro en su propuesta de gobierno, pero se han convertido en enemigos políticos de lo que representa Uribe y sus candidatos de turno, lo que podría ayudar a que una candidatura como la de Petro pueda lograr su objetivo.

En las elecciones recientes de Perú y Chile hemos visto como el mandato popular no se traduce automáticamente en gobernabilidad. En el caso de Petro, asumiendo que sale victorioso ¿cuáles podrían ser algunas de sus prioridades?

Creo que habría que dividirlas en prioridades a corto, mediano y largo plazo. A corto, consolidar una base social fuerte, sólida, que le permita un margen de maniobra ante las grandes disputas que vendrán contra los verdaderos poderes fácticos tras el poder político formal. A la par, deben implementar propuestas de impacto inmediato para mejorar las condiciones de vida y de participación política de los sectores más excluidos.

Creo que uno de sus retos más importantes es también establecer alianzas con sectorese que le garanticen gobernabilidad política y económica sin que implique una traición a su programa de gobierno. Es algo bastante complicado, pero Petro es un político con mucha experiencia, que sabe manejarse en la realpolitik.

Ahora, a mediano y largo plazo, debe lograr que el Estado se fortalezca y garantice el control territorial y democrático de la violencia porque en este momento se ha hecho evidente que el uso de la fuerza no está en manos del Estado sino de muchos grupos armados, cada vez más desideologizados, al servicio de lógicas y tramas del narcotráfico y el crimen organizado.

Igualmente hay que mantener la unidad, porque el Pacto Histórico articula a diferentes y variopintas fuerzas políticas que se necesitan para garantizar una alternativa al sistema hegemónico.

 

Mural dedicado al Cordobazo.

 

Venas abiertas / Cordobazo 

 

El 29 de mayo de 1969 fue uno de los grandes episodios de resistencia del pueblo argentino contra la dictadura militar.

Conocido en la historia como el “Cordobazo”, la insurrección tuvo su epicentro en Córdoba y estuvo encabezada por los sindicatos, principalmente la Confederación General del Trabajo (CGT), quienes convocaron a una huelga general.

La represión policial provocó una reacción de la población civil y de los estudiantes, pero finalmente la intervención del ejército aplastó la rebelión. Aún así, el Cordobazo debilitó el regimen de Juan Carlos Onganía, abriendo paso a las elecciones presidenciales de 1973.

 

¿Cuáles son los temas de América Latina que más te interesan o aquellos donde las coberturas mediáticas te generan más dudas que respuestas? Escríbenos tus sugerencias al investigactionAL@gmail.com

Las opiniones expresadas son de los autores y no necesariamente se corresponden con las que poseen los miembros de la redacción de Investig’Action.

 

Fuente: Investig’Action