América Latina en Resistencia: Cambio en la Casa Blanca

Editorial / ¿Qué esperar de Joe Biden?

 

Los analistas y encuestadores estuvieron muy cerca de un déja vu, pero al final el candidato Joe Biden emergió como vencedor de las elecciones presidenciales norteamericanas. ¿Qué nos traerá la administración Biden en los próximos cuatro años?

Muchos respiran de alivio por no tener la Casa Blanca ocupada por un billonario abiertamente racista, xenófobo y misógino que legitimó y sigue legitimando grupos extremistas, supremacistas blancos o abiertamente fascistas. Sin embargo, Trump no es la enfermedad, es simplemente un síntoma.

Dicho de otra forma, Trump expresa lo que son creencias latentes de buena parte de la sociedad estadounidense, y al hacerlo permite que muchos hagan lo mismo. El racismo no surgió en 2016, como tampoco terminó cuando se eligió el primer presidente afro-americano. Se trata de un fenómeno estructural de EEUU desde su génesis, y además inherente al propio sistema de explotación capitalista. Elegir una vice presidente afro-americana es poner una curita en una herida de bala.

Con el regreso de los demócratas se puede esperar un cierto freno a algunos de los elementos más extremistas, que no es despreciable, pero por lo general será un cambio más de formas que de sustancia. Eso será suficiente para que los medios pierdan inmediatamente esta falsa imagen de cuestionar el poder.

Sería difícil elegir un personaje que encarne el sistema mejor que Joe Biden. El ex-senador y vicepresidente ha apoyado rescates de bancos, recortes neoliberales, ataques contra sindicatos y todo lo que genera las desigualdades de la sociedad norteamericana. Si hablamos de racismo estructural, hay que recordar que las políticas que generaron el incremento gigantesco de la población encarcelada (por ejemplo, las sentencias mínimas obligatorias) son en gran medida responsabilidad de administraciones demócratas como la de Bill Clinton.

Mientras los medios corporativos descubrieron su afán periodístico cuestionando los negocios de Trump y sus episodios de abuso de poder y de género, invirtieron la misma energía en suprimir todo y cualquier incidente que pudiera poner en peligro la imagen y las posibilidades de un candidato que generó muy poco entusiasmo.

El caso más emblemático es el de Hunter Biden, hijo del presidente electo. En resumidas cuentas, el hijo del futuro presidente hizo negocios y ganó sumas abultadas utilizando la influencia política de Joe Biden en beneficio de ciertas corporaciones en países como Ucrania. Sin embargo, desde los grandes medios hasta redes sociales como Twitter, el esfuerzo fue concertado para suprimir la información lo máximo posible. Hasta el periodista de investigación Glenn Greenwald tuvo que abandonar el medio Intercept al ver su trabajo sobre Biden censurado por los editores. 

En lo que corresponde a la política exterior, también hay que moderar las expectativas sobre la nueva administración. Figuras de extrema derecha como Jair Bolsonaro perderán su “faro” en Washington, pero seguirán siendo aliados útiles. Tendrán que escuchar un regaño de vez en cuando, pero mientras los negocios de las trasnacionales sigan sin trabas no habrá conflictos de fondo.

Los defensores de Trump señalan que el empresario no empezó ninguna nueva guerra, y hasta promovió negociaciones en Afganistán y Corea del Norte, pero tampoco sería adecuado tildarlo de un presidente “pacifista”. En particular, Trump rompió el acuerdo con Irán y aumentó las tensiones con el país más incómodo para el imperialismo norteamericano en la región.

Mientras Trump benefició de un cierto giro a la derecha en la región, Biden llega en un momento en que los vientos están cambiando. El golpe en Bolivia fue derrotado de forma aplastante en las urnas, mientras aliados fieles como los gobiernos de Chile y Colombia se ven cada vez más cuestionados.

De igual modo habría que ver si Biden vuelve a plantear una (mínima) apertura hacia Cuba como hizo la administración Obama, no por tener cualquier contemplación por la naturaleza criminal del bloqueo, sino por admitir que no era una política eficiente en los intentos de derrocar la Revolución Cubana.

Finalmente, Venezuela sigue estando en el ojo del huracán imperialista. Biden se pronunció públicamente durante la campaña en favor del autoproclamado Guaidó, acusando a la administración Trump de no estar haciendo lo suficiente para lograr el anhelado “cambio de régimen”.

Es posible que América Latina y Venezuela no sean una prioridad para la nueva administración, y que por lo menos surja algún alivio en la política de sanciones que tanto sufrimiento viene causando en el pueblo venezolano. Pero la política exterior norteamericana seguirá siendo guiada por los halcones en las instituciones y por los intereses corporativos. La lucha contra el imperialismo sigue dependiendo de la resistencia de los pueblos. 

 

Breves

 

Chile / Nuevo episodio de violencia policial

 

Nueva denuncia contra los Carabineros en Chile (El Desconcierto)

Carabineros de Chile hirieron de bala a dos adolescentes, de 14 y 17 años, que se encontraban en la residencia Carlos Macera de Talcahuano, bajo el resguardo del Servicio Nacional de Menores (SENAME).

Uno de los jóvenes tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. El hecho suscitó el rechazo del pueblo y la comunidad internacional. «Ninguna situación justifica que Carabineros haga uso de armas de fuego para contener incidentes que involucran a menores de edad, especialmente si se encuentran bajo la protección del Estado», señaló Unicef.

Asimismo, el hecho inició una nueva ola de protestas que exigen la renuncia del presidente, Sebastián Piñera, y el Jefe de Carabineros, Mario Rozas.

 

Perú / Nuevo presidente interino

 

Francisco Sagasti tomó posesión como el nuevo presidente interino de Perú, convirtiéndose en el tercer mandatario del país en ocho días y el cuarto en el período presidencial 2016-2021.

El nuevo Jefe de Estado llegó a la primera magistratura tras ser elegido por el Parlamento, con 97 votos a favor, 26 en contra y ninguna abstención. La votación se dio tras la renuncia de Manuel Merino, quien había asumido la Presidencia tras la destitución de Martín Vizcarra, ocurrida el 9 de noviembre.

Sagasti instó al Ministerio Público a profundizar investigaciones sobre los incidentes violentos ocurridos durante las protestas contra la destitución de Vizcarra, que resultaron en la muerte de dos jóvenes.

 

Bolivia / Evo Morales reasume la presidencia del MAS

 

Evo Morales reasumió la presidencia del MAS (Reuters)

El expresidente depuesto de Bolivia Evo Morales fue electto presidente del Movimiento Al Socialismo (MAS), días después de haber regresado al país tras casi un año de asilo político luego del golpe de Estado en su contra.

Con Evo a la cabeza, el MAS anunció que comenzará a trabajar en la selección de los candidatos para los comicios departamentales programados para el 7 de marzo de 2021.

En las llamadas elecciones subnacionales, los bolivianos elegirán gobernadores en los 9 departamentos que componen el territorio, y los alcaldes de 337 municipios.

 

Argentina / Avanza debate sobre el aborto

 

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, envió al Congreso un proyecto para legalizar el aborto hasta la semana 14 de gestación, en medio de una amplia expectativa de los feminismos que prometen movilizarse nuevamente de manera masiva para que la iniciativa sea aprobada.

Según Fernández, cada año se hospitalizan alrededor de 38.000 mujeres por abortos mal practicados. Y desde la recuperación de la democracia murieron más de 3.000 mujeres por esta causa.

El mandatario también envió una segunda propuesta que busca instituir el “Programa de los 1.000 días” para fortalecer la atención integral de la salud de la mujer durante el embarazo y de sus hijos en los primeros años de vida.

 

Colombia / Huracán Iota destroza las costas

 

Daños del huracán Iota en Colombia (Soy502)

Colombia declaró al archipiélago caribeño de San Andrés, Providencia y Santa Catalina como “zona de desastre” tras el paso del huracán Iota que destruyó más del 90% de la infraestructura.

Según establece la normativa presidencial, el decreto estará vigente por 12 meses y será prorrogable por un periodo más.

Además, se activaron albergues y subsidios de arrendamiento temporal para los miles de damnificados evacuados sus viviendas y se instruyó la reconstrucción de las casas afectadas o destruidas.

 

 

Entrevista

 

Chile / Pablo Sepúlveda Allende: «La nueva Constitución debe recoger las demandas populares»

 

El pueblo chileno, luego de meses de protestas, alcanzó una victoria histórica en el plebiscito que aprobó la redacción de una nueva Constitución. El médico y activista Pablo Sepúlveda Allende, nieto del fallecido presidente chileno Salvador Allende, habló con I’A sobre el plebiscito y las luchas que se siguen.

 

El pueblo chileno aprobó masivamente la redacción de una nueva constitución en el plebiscito del 25 de octubre. ¿Qué significó este momento?

Creo que el momento trascendental, más allá del plebiscito, fue como se gestó. El plebiscito surge  a través de un alzamiento popular, por un acumulado de luchas y de descontento, tras años de haber sido siempre ninguneados, se soltó una olla de presión que explotó y provocó una rebelión de una magnitud nunca antes vista antes, que puso contra las cuerdas al gobierno de Sebastián Piñera de un momento a otro. El gobierno se vio obligado a dar una salida, una válvula de escape institucional, porque sino iba a caer. Por eso se dio el llamado oficial a un plebiscito, ya que todas las demandas confluían en la necesidad de una nueva Constitución para cambiar el modelo económico y político que viene rigiendo a Chile desde el golpe de Estado de 1973. 

Creo que lo más significativo es eso: que el proceso representa esa rebelión de octubre del año pasado y todo el proceso que se viene dando desde entonces. Es el comienzo del fin del modelo neoliberal hacia algo nuevo con más carácter social y democrático, este es el principal hito. Además, la ciudadanía se ha dado cuenta del poder que tiene cuando se organiza y se moviliza masivamente.

Los principales dirigentes, Piñera incluido, trataron de reivindicar el resultado del referendo. ¿Qué sigue ahora? ¿A qué terrenos se traslada la batalla?

En estos momentos la disputa se traslada, en el campo popular, a la construcción de un proyecto de Constitución anti-neoliberal y democratizador, y que este proyecto sea el que la convención constitucional, que es el organismo que va a redactar la nueva Constitución, recoja. 

Se necesita que esa convención constitucional recojan las demandas populares y que sea soberana, que elija sus propios criterios para aprobar esa nueva Constitución. Porque parte del acuerdo al que se llegó es que tiene bastantes limitaciones esa convención constitucional por lo que no es una Asamblea Constituyente como tal, soberana y democrática. 

¿Qué garantizará que esta convención constitucional sea realmente soberana y popular?

Hay que cambiar las reglas electorales que están rigiendo en este momento, donde hay una preferencia muy marcada por los partidos políticos inscritos que en su gran mayoría son todos los que tienen un alto desprestigio y han mantenido todo este modelo neoliberal después de la dictadura. Es decir, la llamada  centro izquierda y la derecha, la Concertación y la derecha, todos han participado en la profundización del modelo neoliberal, y todos ellos tienen preferencias para elegir a sus candidatos y candidatas. 

Además, se debe lograr la eliminación de los quórum de dos tercios para poder aprobar las leyes constitucionales de la nueva Constitución. Entonces hay que ver cómo se democratiza para que dirigentes populares, sociales y sindicales también puedan participar en ese órgano que va a redactar la nueva Constitución. 

 

Mural de David Alfaro dedicado a la Revolución Mexicana.

 

Venas abiertas / La Revolución Mexicana

 

El 20 de noviembre de 1910, Francisco Madero llamó a una revolución contra la dictadura de Porfirio Díaz. Luego de 10 años de combates, los «maderistas» o «constitucionalistas» lograron derrotar a los «porfiristas» o «federales».

Aunque Madero llegó a asumir como presidente en 1911, su asesinato en 1913 en un golpe liderado por Victoriano Huerta (con apoyo de EEUU) abrió camino a años de cruentas batallas.

Del lado constitucionalista se destacaron líderes como Emiliano Zapata y Pancho Villa. Sin embargo, serían los sectores más “tradicionales”, con Venustiano Carranza a la cabeza, quienes asumirían el poder, poniendo un freno a los cambios revolucionarios.

 

¿Cuáles son los temas de América Latina que más te interesan o aquellos donde las coberturas mediáticas te generan más dudas que respuestas? Escríbenos tus sugerencias al [email protected]

Las opiniones expresadas son de los autores y no necesariamente se corresponden con las que poseen los miembros de la redacción de Investig’Action. 

Fuente: Investig’Action