Abel Prieto: «El papel de la cultura es más imprescindible que nunca»

El martes 10 de octubre por la mañana, en el Press Club Brussels Europe de Bruselas, el ministro de Cultura de la República de Cuba, Abel Prieto, ofreció una rueda de prensa en la que explicó los detalles de su visita a Bélgica y ofreció interesantes reflexiones acerca del papel de la cultura en la sociedad cubana.

 

La embajadora Norma Goicochea Estenoz, que fue la encargada de presentar el evento, destacó la importancia de poder contar con la presencia de un ministro cubano, debido a que, según apuntó, no es frecuente recibir, en las instituciones europeas, la visita de diplomáticos y miembros del gobierno cubano. De hecho, prosiguió, las instituciones europeas suelen dar mucho espacio a las visiones sesgadas de la realidad cubana y, en este contexto, la visita de un ministro del gobierno cubano no es sino un acontecimiento excepcional, que sin duda hay que saber valorar.

La visita del ministro Abel Prieto fue organizada por el grupo parlamentario de la izquierda europea GUE-NGL, dentro de un programa de cooperación internacional que tiene como objetivo dar a conocer y divulgar la realidad de Cuba en el seno de las instituciones europeas y, de este modo, poder contribuir al levantamiento del bloqueo que sufre la isla.

La embajadora Norma Goicochea aprovechó la ocasión para presentar el programa de actividades de la Semana de la Cultura Cubana en Bélgica, que este año se celebra entre Bruselas y Gante.

Tras presentar la agenda de actividades, la embajadora le cedió la palabra a Abel Prieto. El ministro de cultura empezó recordando que el día de la cultura cubana se celebra el 10 de octubre para conmemorar el primer estallido revolucionario que tuvo lugar en Cuba en 1868.

Prieto citó también una frase de Fidel Castro para dar a conocer el rol relevante de la cultura en la sociedad cubana, una frase que sigue retumbando en la mente y los corazones de los cubanos, actuando como un talismán que le da fuerza al pueblo cubano cuando más la necesita: «La cultura es lo primero que hay que salvar».

Las palabras de Fidel que el ministro citó sirvieron para explicar la difícil situación que vive la isla tras el paso del ciclón Irma. «Estamos en un momento difícil —Trump y el huracán—, y en este momento difícil el papel de la cultura es más imprescindible que nunca», afirmó el ministro. A pesar de los enormes daños materiales provocados por el ciclón, los cubanos han podido salvaguardar tanto el patrimonio artístico de los museos como el de los centros educativos y de investigación.

Porque en Cuba la cultura es un aspecto mismo de la existencia y no es considerada como un abalorio, un accesorio o un objeto de lujo como se concibe en el capitalismo. En Cuba, como señaló Prieto, «las cuestiones culturales no vienen después de las cuestiones materiales, sino que van juntas».

En este sentido, el ministro contó la experiencia, muy emotiva, que surgió tras el paso del huracán: artistas, músicos y actores cubanos, comprometidos con su propio pueblo, realizaron una gira por los lugares más afectados por el huracán y, tras su visita, la gente afectada, gente que lo había perdido todo, les acogió con mucho cariño y enorme agradecimiento, al compartir con ellos su solidaridad, su amistad y su fuerza en un momento difícil.

A pesar de la fuerza destructora del huracán, Cuba ha seguido en pie construyendo cultura y, como anunció el ministro, la programación cultural, con esfuerzos gigantescos, no se va a ver afectada. Ya han tenido lugar eventos como el de Casa Tomada en la Casa de las Américas, el festival de rock Patria Grande y se espera que se desarrollen, con gran dificultad, pero con total normalidad, los eventos más importantes de la cultura cubana: el festival de cine, el festival de ballet y, sobre todo, la Feria del Libro.

Además de pasar revista a la situación cubana, el ministro ofreció interesantes reflexiones acerca del papel de la cultura en la sociedad cubana y, sobre todo, en el nuevo contexto de actualización del modelo económico. Prieto apuntó que «vamos a seguir haciendo de nuestra cultura una cultura de la resistencia» y destacó que en Cuba la cultura ha sido, es y tiene que seguir siendo «algo vivo. La cultura y el patrimonio no puede ser algo arqueológico, contemplativo y frío que se encuentra en una estantería. La cultura tiene que estar viva».

Del mismo modo, subrayó el relevante papel que desempeña la educación en la sociedad cubana. La educación, dijo, «pone al ser humano en el centro del mundo, frente al modelo neoliberal donde la educación funciona como una fábrica de especialistas al servicio de las corporaciones».

Mientras que en el sistema capitalista los indicadores de crecimiento se valoran en base a fríos porcentajes y estadísticas que, en verdad, ocultan grandes crueldades y donde el ser humano está considerado como una fría suma de estadísticas, en Cuba se coloca al ser humano en el centro y se intentan cubrir todas sus necesidades, materiales pero también culturales.

Frente al modelo neoliberal, donde los individuos solitarios compiten entre sí y se aplastan entre ellos, en Cuba, apuntó Abel Prieto, «la felicidad es un proyecto colectivo de vida».

El ministro acabó su intervención recordando otra célebre frase de Fidel: «El mejor antídoto frente el consumismo es la cultura».

 

Fuente : Investig’Action