Ruido de botas y cortina de humo en América Latina

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, trata de desviar la atención del centro del problema: la violación por parte del ejército colombiano, del territorio ecuatoriano. No es ninguna primicia, los paramilitares colombianos entran a Venezuela con regularidad. Con el lanzamiento del “Plan Colombia”, el país se ha habituado a hacer incursiones militares a los países vecinos a través del trabajo conjunto de los grupos paramilitares y de los Estados Unidos.

Dichas incursiones se han multiplicado oficialmente en nombre de la lucha antidroga. Una cobertura fácil para la represión política o las operaciones puramente militares. Pero sobre todo existe un contesto, un plano de fondo del que no se habla. Colombia y Venezuela tienen además un conflicto fronterizo sobre el reparto del Golfo de Maracaibo el cual posee una gran cantidad de petróleo offshore. Las provocaciones de Álvaro Uribe permiten preparar la útil diabolizacion de Chávez ante los eventuales conflictos públicos sobre éste tema.

El anuncio hecho por Bush de apoyar totalmente (brrr!) la “democracia colombiana” es también todo un programa. Supongamos que sea el odio que éste le profesa a Venezuela, pero por qué callar sobre la intrucción militar colombiana de la que fue víctima el Ecuador? Pues no podemos olvidar que este país también es una democracia!

Tomemos nota de lo que es la democracia colombiana. Uribe ha sido elegido en dos ocasiones gracias al clima de terror que conduce a la mayoría de la población a no votar: 56% de abstención en las elecciones presidenciales de 2006, sin embargo obtuvo las riendas del poder con el 62% del sufragio. Pequeña mención especial: Álvaro Uribe no dudó en hacer modificar la constitución en 2004 para poder ser reelegido en 2006!

Esta posibilidad de reelección indefinida, hasta entonces estaba excluida en la constitución de 1991. Nadie hasta el momento ha sido capaz de reprocharle lo mas mínimo a los Estados Unidos. Sin embargo una propuesta similar fue violentamente denunciada contra Chávez por nuestros robots informativos europeos.

Es sorprendente verlo denunciar a Chávez por financiar la guerrilla y otras tantas acusaciones que hacen las delicias de los Estados Unidos. Evidentemente hasta el momento Colombia no ha dado prueba alguna sobre las acusaciones sensacionalistas contra Venezuela y Ecuador. En materia de financiamientos ilícitos o dudosos, el presidente Uribe debería ser discreto. En 1991, un informe oficial del Pentágono, (informe de la Defense Intelligence Agency, publicado por el semanal News Week de agosto de 2004), clasificaba a Uribe entre los primeros cien personajes directamente implicados en el sostenimiento del narcotráfico en Colombia.

Desde la época en que se desempeñó primero como alcalde, luego como gobernador y mas tarde como senador de Antioquia, era ya señalado por los Estados Unidos como un “político y senador especializado en colaborar con el Cartel de Medellín en las altas esferas gubernamentales” y “amigo intimo” del famoso padrino de la mafia, Pablo Escobar. El mismo informe norteamericano precisa que lejos de la leyenda familiar de persecución por parte de las FARC, que Uribe retoma sistemáticamente, su padre, Alfredo Uribe, fue “asesinado por sus nexos con los narcotraficantes”.

Álvaro Uribe ha logrado que los Estados Unidos hagan borrón y cuenta nueva, a cambio de un apoyo incondicional de Colombia a su política imperial en la región. Pero eso no es todo: como gobernador de Antioquia, sostuvo directamente la puesta en marcha de las redes paramilitares “Autodefensas Unidas de Colombia” (AUC), quienes aterrorizan al país. Uribe ha contribuido al clima de impunidad del que ellas gozan. En Medellín, siendo senador, se especializó en “técnicas de gestión de conflictos”, particularmente por la militarización de la población civil y el desarrollo de la delación. Sostuvo al general “pacificador” Rito Alejo del Río, comandante de la 17ava Brigada, quien cometió múltiples exacciones y masacres en masa.

He aquí la figura de proa de la “democracia colombiana”! En que medio informativo podemos leerla o escucharla? Falta el resultado. El asesinato del numero 2 de las FARC, Raúl Reyes, fragiliza las posibilidades de liberación de los secuestrados. Álvaro Uribe manipula la opinión internacional. Será que le estamos ayudando al dejarle hablar a sus anchas?

http://www.jean-luc-melenchon.fr/?p=578

Traducción: Maria Piedad Ossaba