¡ Bahar Kimyongur no es un terrorista !

 

Más de dos millones de personas se manifestaron el pasado verano en Turquía a lo largo de 80 ciudades. 

Lo que querian: la dimisión del primer ministro;
el grito de guerra: «¡la rebelión está por todos lados!»; 
su objetivo: acabar con el régimen autoritario de Ankara.

Policial, esa fue la única respuesta que tuvieron las movilizaciones: 

terror masivo, balas de goma, bombas de gas disparadas directamente a las cabezas de los manifestantes.

La reacción del AKP :

tomar a todos los médicos que se encargan de atender a los heridos, a los abogados que defienden a los manifestantes y a los periodistas que documentan los hechos… 

tomarlos a todos por terroristas. 

La respuesta de Erdogan a los que protestaron en la plaza Taksim y Gezi: 

represión y nada más que represión.

El balance: 6 muertos y 8500 heridos.

Ese estado que disparó sobre su propio pueblo,

ese estado que tildó de criminales a todos aquellos que osan oponerse a sus propósitos

…es el estado que ahora está acusando a Bahar de ser un terrorista.

«Bahar Kimyongür no es un terrorista»… Ese fue el veredicto emitido por la justicia belga después de cuatro procesos y dos derogaciones.

Bahar es un inconformista y un opositor político»…Ese fue el dictamen de la justicia holandesa que rechazó extraditarlo en 2006 a Turquía.

Pero a Turquía poco le importan las decisiones judiciales.


En efecto, Turquía sigue ensañándose y persiguiendo a este ciudadano belga. Por otro lado, mientras las autoridades turcas reprimían violentamente a los manifestantes de Estambul y Ankara, también ordenaban el arresto de Bahar en España donde estaba pasando unas vacaciones con su familia.

Para responder a esta nueva ofensa de nuestros derechos y libertades, un movimiento de solidaridad se ha desarrollado en Bélgica. Por eso, 100 representantes de la sociedad civil, entre los cuales está el secretario general del sindicato FGTB de la Valonia, el del FGTB de Bruselas, el del sindicato CNE; los presidentes de la liga de habla francesa y neerlandesa por los derechos humanos, y decenas de profesores de las universidades del norte y del sur del país; han expuesto una petición muy simple: Bélgica debe hacer todo lo posible para evitar que extraditen a Bahar a Turquía. ( freebahar.com )

Pero todo apunta a que Didier Reynders (Ministro de asuntos extranjeros) no se lee los periódicos, ya que desde el ministerio de asuntos extranjeros solo hemos recibido silencio. 

Peor incluso; cuando el senador Benoit Hellings le ha pedido por escrito que tome responsabilidad en este asunto, recibe esta respuesta del señor Reynders: 

"como Bahar tiene un abogado ¡se las puede arreglar él solo!"

¿Acaso Bahar ha cometido un crimen? 

No, no ha cometido ningún crimen.

¿Acaso un delito?

Tampoco, Bahar no ha cometido ningún delito.

A no ser que consideremos un delito decir la verdad, o consideremos un delito la crítica a la política turca, o consideremos que la denuncia de las violaciones de los derechos humanos por parte del régimen de Ankara sea también un delito.

Queridos amigos, «El caso Kimyongür» está poniendo a prueba a la democracia belga. La crisis económica nos ha recordado a todos que la Unión Europea es la Europa del dinero. 

Y cada vez que detienen a Bahar, ¡nos hacen ver también la Europa policial! 

Y a los dirigentes políticos que tanto aman las palabras “democracia” y “libertad”, les exigimos que actúen. 

Didier Reynders tiene que tomar responsabilidades en este asunto y ponerse manos a la obra para sacar a Bahar Kimyongür de la situación kafkiana donde se encuentra y para impedir que caiga en las garras de aquellas personas cuyos crímenes denuncia.

¡Nuestra prioridad y nuestra urgencia es su liberación! Italia está reteniendo a un preso político, a un ciudadano belga, ¡que está encarcelado por sus ideales!

Señoras y señores, si estamos hoy aquí protestando delante del consulado de Italia en Bruselas (1), es para mostrarles nuestra firmeza y determinación y para reivindicar alto y claro:

¡Libertad para Bahar!”

Nota:

 

1) Este texto es el discurso pronunciado por Daniel Flinker durante la concentración a favor de la liberación de Bahar del lunes 25 de noviembre 2013 ante el Consulado de Italia en Bruselas.

 

Para seguir la actualidad del caso " Bahar Kimyongur": 

https://www.facebook.com/pages/Libertad-para-Bahar-Kimyong%C3%BCr/1413397762236711

 

Traducido por Enrique Cebrian para  Investig'Action 

 

Fuente: Investig'Action