Tres preguntas a Camila Andrea Galindo sobre las elecciones en Colombia

A pocos días de las elecciones presidenciales previstas para el 29 de mayo, la tensión es palpable en Colombia, donde la izquierda rara vez ha estado tan cerca de ganar. Los partidarios de Gustavo Petro, el candidato de la izquierda, están divididos entre el entusiasmo y el miedo, ya que su candidato está amenazado de muerte. Ante una posible victoria de la izquierda, la derecha más feroz de América Latina no escatima esfuerzos para impedir cualquier dinámica popular y social.


 

Daniel Mendoza Leal, abogado y periodista refugiado en Francia, pide a este país que proteja al candidato presidencial Gustavo Petro. ¿Está Colombia realmente bajo la amenaza de un golpe de Estado?

 

Creo que estamos bajo la amenaza de un golpe de Estado, que se ha agravado en las últimas semanas, y que se ha hecho evidente en el contexto del paro armado de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia y el Clan del Golfo. Es necesario demostrar que estos grupos armados responden a la lógica de los grupos paramilitares, y que su persistencia y fortalecimiento en los territorios es consecuencia del incumplimiento del Acuerdo de Paz.

En el escenario del paro armado se vislumbra la connivencia entre las fuerzas de seguridad y estos grupos paramilitares, así como la estrategia del llamado “golpe seco”, que consiste en la total falta de respuesta de las fuerzas militares a las acciones de estos grupos. También se teme un ataque violento contra Gustavo Petro, así como un intento de fraude electoral mediante la manipulación de los resultados en las urnas, como ocurrió en las últimas elecciones legislativas.

 

Al mismo tiempo, un tribunal de Bogotá ordenó a finales de abril el juicio del ex presidente y líder del partido gobernante Álvaro Uribe por cargos de corrupción y manipulación de testigos. ¿Existe una posibilidad real de que sea juzgado, dado el poder que ha conservado?

 

De hecho, el ex presidente Uribe se ha distinguido por la influencia que ejerce. También organizó la cooptación de los órganos judiciales y de control por parte del partido gobernante, que es el partido dirigido por el ex presidente Uribe. A pesar de todo, creo que los colombianos siguen confiando en que será juzgado en un proceso que, aunque ha habido intentos de paralizar e incluso de abandonar, se mantendrá.

 

¿Cuál es la situación de los acuerdos de paz? Parece que la derecha trata de sabotear la situación de forma desproporcionada. ¿Cuáles son los intereses extranjeros en la degradación de esta situación?

 

El gobierno de Iván Duque y su partido en el poder han seguido una estrategia de amagar la implementación del acuerdo de paz ante la cooperación internacional y los países garantes del acuerdo. Los avances en la implementación del acuerdo han sido mínimos, e incluso el gobierno ha utilizado recursos destinados al acuerdo de paz para agravar el conflicto, como lo ha hecho con las llamadas “zonas de futuro” que hacen parte de su plan gubernamental de “paz con legalidad”, que no es más que el aumento de la militarización de los territorios y la persecución militar al movimiento social.

Es precisamente en varias de estas “zonas de futuro” donde se ha reforzado la presencia militar, donde se han multiplicado los casos de asesinatos de líderes y defensores de los derechos humanos, así como las masacres. Asimismo, en los últimos meses de este escenario electoral se ha producido un aumento de la violencia, incluso mayor que la experimentada durante el mandato del actual gobierno.

 

Traducido por Edgar Rodríguez para Investig’Action

Fuente: Investig’Action