¿Qué hay detrás de las opciones del gabinete de Trump?

Desde la elección, los medios corporativos se han centrado en el gabinete del presidente electo y en los nombramientos del personal de la Casa Blanca, a menudo anunciados por tweets y filtraciones. La disputa entre las facciones de la clase gobernante por la coordinación de vastos ministerios gubernamentales sigue siendo una lucha viciosa, con subterfugios, filtraciones, escándalos repentinos y exposiciones personales de hechos sucios del pasado.

 

Enormes balances cuelgan en el equilibrio. Los individuos nominados son abrumadoramente reaccionarios y multimillonarios. Sus nombramientos confirman una nueva etapa de guerra total contra la gente pobre y trabajadora. Esta superación puede provocar desde abajo una nueva fase de lucha de clases militante.

Los departamentos que supervisan la educación pública, la atención de la salud, la vivienda y la protección del medio ambiente están en manos de los administradores que buscan el desmantelamiento y destrucción de estos logros. Los nombramientos confirman que ninguna sección de la clase obrera pertenece a la base real de Donald Trump. Sus compinches son abrumadoramente millonarios corporativos y operadores de fondos de cobertura, todas las personas de su estrato estrecho y privilegiado.

Su gabinete será el más rico en la historia de los Estados Unidos. Preservación de sus posiciones y beneficios personales a pesar de sus muchos ataques durante la campaña contra Goldman Sachs y sobre las conexiones de Hillary Clinton a Wall Street, los nombramientos de Trump incluyen tres banqueros actuales o antiguos de Goldman Sachs y otros inversionistas multimillonarios, además de directores generales de grandes corporaciones.

Cada uno de los nombramientos de Trump se ocupará de los servicios gubernamentales que dispensan miles de millones de dólares en ingresos de impuestos para las empresas privadas.

 

El gabinete de Trump y el capitalismo

 

Qué dicen las designaciones de Trump sobre el propio sistema capitalista? Durante tres generaciones, la clase dominante estadounidense ha comprado la paz social en su país para luchar contra las guerras en el extranjero. Pero la decadencia del capitalismo, la desindustrialización, una economía globalizada y la fuga de capitales que persiguen los salarios más bajos posibles ha socavado las ganancias pasadas de la clase obrera de los Estados Unidos.

Incluso antes de la elección de Trump, los Estados Unidos habían quedado rezagados con respecto a todos los demás países industrializados sobre los estándares mensurables de expectativa de vida, mortalidad infantil y niveles educativos. El impulso para maximizar los beneficios es cada vez más despiadado. Cada ganancia social ganada a través de décadas de lucha de clases en los Estados Unidos está siendo atacada.

Durante la campaña electoral, Trump repetidamente acusó a Goldman Sachs explotar a la clase trabajadora. No obstante, eligió al presidente de Goldman Sachs, Gary Cohn, para dirigir el poderoso Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca. Nombró a Steven Mnuchin, que trabajó en Goldman Sachs durante 17 años, como secretario del Tesoro. Wilbur Ross, CEO de la empresa de banca de inversión Rothschild Inc. y con un valor de $2.5 mil millones, fue nominado para dirigir el Departamento de Comercio.

Un titular del New York Times del 10 de diciembre aplaudió estas opciones de gabinete como “obstinadas”. Tales decisiones “difíciles” incluyen a la multimillonaria Betty DeVos como secretaria del Departamento de Educación. Su objetivo es socavar la educación pública y dar vales escolares para financiar escuelas privadas y religiosas.

Tom Price como secretario de Salud y Servicios Humanos quiere desentrañar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Es co-patrocinador de un proyecto de ley para otorgar a los fetos igual protección bajo la Enmienda 14 y es para prohibir la cobertura de salud y todos los fondos federales para el aborto.

Jeff Sessions, nombrado como fiscal general, es un senador republicano de Alabama cuyo enfoque está en las políticas de inmigración despiadadas. Es un defensor racista del encarcelamiento masivo, con la excusa de combatir las drogas adictivas.

Andrew Puzder como Secretario del Trabajo quien es un Presidente Ejecutivo (P.E.) en la industria de la comida rápida que se opone a un aumento en el salario mínimo federal.

El congresista republicano Mike Pompeo, quien instó al Congreso a restablecer la recolección a granel de registros de llamadas domésticas, fue nombrado director de la CIA. Las elecciones militares de Trump deberían ser una alarma para aquellos que tenían la ilusión de que Trump tendría un enfoque menos amenazante que Clinton, quien habló de una “zona de no vuelos” en Siria, la expansión de la OTAN y el circunvalación de Rusia y China.

Él nombró al General de la Marina, James “Mad Dog” Mattis como Secretario de Defensa, al General, John Kelly, jubilado de la Marina como Secretario de Homeland Security y el general jubilado, Michael Flynn como su consejero de seguridad nacional. Todos estos generales son considerados militaristas extremistas, aún por los estándares del Pentágono.

La incredulidad en el cambio climático y una fuerte alianza con las industrias del petróleo y del carbón son las calificaciones de Cathy McMorris Rodgers, para dirigir el Departamento del Interior. Ella apoya la perforación en tierras del tratado del nativo americano y la apertura de tierras federales intactas.

Scott Pruitt como administrador de la Agencia de Protección Ambiental pide “libertad para las empresas estadounidenses” y el fin de las regulaciones.

Para cualquier persona preocupada por el medio ambiente, el cambio climático y la guerra, la nominación prevista de Rex Tillerson, el CEO de ExxonMobil – “gran petróleo” – como secretario de Estado es especialmente ominoso. ExxonMobil es la fuerza más poderosa en la negación del cambio climático y tiene inversiones multimillonarias en Oriente Medio, Rusia, China, Venezuela y más allá.

 

El camino a seguir

 

La feroz lucha en la clase dominante que está surgiendo entre los intereses corporativos contendientes desestabilizará aún más el proceso político y reducirá la confianza en el orden capitalista. El Partido Demócrata hará todo lo posible para guiarlo hacia canales electorales seguros y controlados. La escala del asalto a la clase obrera proyectada por estas nominaciones despertará una resistencia sin precedentes de los más oprimidos. El papel del liderazgo revolucionario es ayudar a despertar una resistencia de la clase obrera que lucha por sus propios intereses.

 

Fuente: Workers